El juego del ‘Risk’, ¿por cuál de todos decantarse?

El Risk, célebre juego de estrategia y conquista del mundo, ha conocido numerosas variantes a lo largo de los años. A partir de la tradicional batalla entre ejércitos continentales, el juego ha planteado diferentes versiones, muchas de ellas relacionadas con producciones muy relevantes de la cultura popular. Continuando con las recomendaciones para regalos navideños, desde aquí planteamos algunos de los juegos Risk más divertidos y originales, con los que, a buen seguro, proporcionaréis horas de diversión a amigos y familiares.

El Risk es un auténtico clásico de los juegos de mesa. En líneas generales, cada uno de los jugadores participantes controlará un ejército, y la estrategia a la hora de gestionarlo determinará el éxito de los rivales, cada uno de los cuales competirá por conseguir un objetivo concreto. Pero a la edición original no tardaron en añadirse nuevas variantes que incorporaban elementos que enriquecían el núcleo original del juego. De esta forma, el Risk se ha convertido en un esquema versátil sobre el que añadir nuevos rasgos, nuevos escenarios o algunas normas nuevas.

Desde aquí queremos plantear cuatro posibilidades dentro de la amplia gama de variantes del Risk. Porque, en muchas ocasiones, el exceso de oferta produce una parálisis de la demanda. En este caso, nos referiremos a cuatro variantes, incluido el imprescindible juego original. A pesar de las numerosas versiones, con esta pequeña muestra podréis cubrir un repertorio interesante y a la vez variado.

El Risk original, un clásico que nunca falla

'Risk', un popular entretenimiento para todos

El clásico juego de estrategia para la conquista del mundo.

A pesar de todas las ediciones, versiones y modificaciones, la esencia del juego original se mantiene intacta. Y su capacidad de diversión, también. Pocas palabras se necesitan para recordarlo: seis continentes (cada uno de un color, representando a cada continente; sí, el conteninente americano se divide en dos), un objetivo para cada jugador (ya sea conquistar una serie de territorios o eliminar a un ejército rival) y la sucesión de ataques y defensas gracias al caprichoso azar de los dados. El juego original es una apuesta segura: proporcionará horas de entretinimiento, y permitirá conocer al jugador zonas míticas en el imaginario popular como Kamchatka, que incluso fue un elemento del argumento de una película.

Una mirada a la historia: el Risk de las batallas napoleónicas

Similar al anterior, pero con una variante histórica: el mapa se reduce al territorio europeo, el específico en el cual Napoleón Bonaparte lideró una serie de exitosas campañas que, finalmente, se vio interrumpida en Waterloo. La mecánica es muy similar, con el aliciente de que el juego, en este caso, se desarrolla en un entorno reconocible para los amantes de la Historia.

Las grandes sagas cinematográficas en el Risk

Sin duda, tanto Star Wars como El señor de los anillos se han constituido en sagas fundamentales de la historia del cine popular en los últimos cuarenta años. Y gran parte de su éxito se ha debido a la capacidad de colonizar diversos ámbitos del mundo del ocio y del entretenimiento que ambas han demostrado. Así, videojuegos, muñecos, cómics o juegos de mesa han contado con los universos cinematográficos de George Lucas y de Peter Jackson como reconocibles escenarios.

El Risk no se ha mantenido al margen de esta cuestión, y podemos encontrar sendas versiones ambientadas en los mundos de Star Wars y El señor de los anillos. La mecánica del juego es similar: un mapa que recrea el universo cinematográfico que todos conocemos, una personalización de los ejércitos o facciones para insertarse en la narrativa de las sagas y la consecución de un objetivo gracias a la suerte con los dados.

Se acerca el invierno: el Risk de Juego de tronos

Finalizando este recorrido conviene mencionar una de las últimas versiones del juego, en este caso la basada en la serie televisiva Juego de tronos. Nos encontramos, una vez más, con elementos básicos de la estructura original: ejércitos (que en este caso representan a las casas de Poniente), un mapa con numerosos territorios a conquistar (los Siete Reinos son el escenario que sustituye al mapa tradicional) y la suerte de los dados como elemento decisivo. Ahora bien, en este caso no hay objetivos concretos (salvo que los confeccione el propio jugador), sino que todo se basa en la conquista de territorios del mapa hasta la aparición de una carta que marca el fin de la partida.

El juego cuenta con una edición básica y una ampliación. Dada la diferencia de precio y las prestaciones que ofrece la edición básica, desde aquí os redomendamos que os hagáis primero con ella antes de arriesgaros a una compra más cuantiosa sin tener la garantía de que a vuestro familiar o amigo les vaya a gustar.

Una recomendación final para concluir

Un juego de mesa siempre es un buen regalo. Si se trata del Risk, la apuesta es segura. Sin embargo, cuidado con las versiones. Si la persona a la que se le va a hacer el regalo es una gran aficionada a la Historia, bien por las batallas napoleónicas, y si es un fiel seguidor de la saga galáctica, adelante con la versión de Star Wars.

No obstante, tened en cuenta que el atractivo de esas versiones radica en su relación con determinados gustos de los jugadores. Alguien que no sepa qué es Invernalia o quiénes son los elfos no disfrutará de algunas de las variantes del juego. Por todo ello, desde aquí os recomendamos como opción preferente el Risk clásico. Un acierto prácticamente seguro y que os permitirá abordar un registro muy amplio de posibles participantes.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.