El caso griego

El revuelo mediático del NO griego a las exigencias de la Troika en el referéndum celebrado el pasado día 5-7-2015 fue tan grande que los rumores acerca de una posible salida de Grecia del Euro, fenómeno bautizado como “Grexit“, se sucedieron sin parar. Valga pues este artículo para intentar clarificar un poco cómo se llegó a esta situación.

grecia

Primeramente debo clarificar que, para hablar de Economía, a veces es necesario inevitable de Política, aunque ello sea de pasada y en este caso la política y la Economía van cogidas de la mano. Veamos los componentes del presente fenómeno de manera somera;  al principio de la actual crisis, en 2007-2008,  Grecia fue el primer país de la UE que precisó un rescate, rescate que ha sido renovado y renegociado en diversas ocasiones y que ha expirado recientemente, la falta de acuerdo sobre su posible renovación ha llevado a las autoridades helenas a implantar un estricto control de capitales, o ”corralito“, a no permitir a la Banca Griega abrir al público con normalidad y ha llevado al espacio “euro” a niveles de incertidumbre nunca antes conseguidos. Se podría opinar que la situación de Grecia se ha producido por las asfixiantes condiciones impuestas por sus acreedores para su rescate, ávidos de cobrar, de recuperar lo invertido en Grecia. También se puede opinar que la culpa de la situación viene derivada de la debilidad del sistema económico griego, de su economía sumergida y del “maquillaje” de sus cuentas públicas con motivo de su entrada en el euro. Quizá la realidad sea un compendio de todas estas causas, algunas en mayor grado que otras, pero lo importante no es que Grecia pueda caer, que lo es, sino el efecto dominó que se pueda producir con su caída. A modo de entendimiento, valga una simple reseña histórica reciente:

Todos recordaremos la caída en 2007 de Lehman Brothers, aquel banco de inversión americano al que el Gobierno estadounidense había dejado caer en nombre del Libre Mercado y cuya caída fue el detonante de la crisis actual, del pinchazo de la Burbuja Inmobiliaria y tantos y tantos efectos indeseados. No obstante, en el momento en que se vio que la caída de Lehman iba a provocar la caída de otras instituciones financieras americanas, las autoridades estadounidenses reaccionaron rescatándolas y evitando otras caídas en cadena y quién sabe qué otros males mayores. En este caso en concreto, el bien de la comunidad en su conjunto se demostró más importante que las normas del Libre Mercado.

Este caso, aunque los actores son estados soberanos, se parece al actual. La disyuntiva es, en nombre del libre mercado y del interés en recuperar a toda costa la inversión en Deuda Griega hecha en su mayoría por Alemania y Francia, continuar exigiendo hasta lo indecible a un Estado soberano miembro de la UE, o bien renegociar un plan de pagos que sea lo suficientemente flexible como para que la maltrecha Economía Griega pueda recuperarse, plan que puede conllevar condonaciones de deuda (quitas), alargamiento de plazos y etc. Si sólo nos fijamos en el interés particular, es normal que un acreedor quiera recuperar lo prestado, pero la pregunta es si ello es sostenible en el plano del interés común.

En la votación del referéndum heleno se pudo ver como la población griega estaba cansada de tantas medidas de austeridad que la habían empobrecido como mínimo en un 20% desde el inicio de la crisis, aunque también fuera cierto que quizá la decisión de convocar esta votación llevara la situación de Grecia en la UE hasta un límite incierto. Si bien la democracia es la democracia, y el veredicto de las urnas es tan inapelable como previsible era su resultado, la pregunta es si el efecto de esta votación hará reaccionar a los gobiernos europeos en un sentido u otro, cosa harto difícil de prever. Ganado el SÍ el Gobierno Griego ha salido fortalecido ante su opinión pública, ha cumplido con su mandato electoral y ahora el camino se abrirá para intentar negociar un nuevo acuerdo, que creo se producirá, ya que dejar caer de manera brusca a Grecia podría representar otro “Lehman Brothers”, y eso no interesa a nadie, recordemos el caso americano anterior. Para entender el efecto de la quiebra de un estado en sus acreedores, valga el símil de una empresa, así como la caída en mora de cualquier empresa provoca una pérdida en sus empresas acreedoras, lo mismo pasa con los estados en lo referente a su Deuda. Estas pérdidas sobrevenidas podrían llegar a afectar al cálculo del PIB de los países afectados, a ralentizar su recuperación, amén otras consecuencias de todo tipo como turbulencias sociales en Grecia, cambios políticos en toda Europa y fenómenos económicos a nivel global. Vamos, que queda claro que, en este caso, el bien común es más importante que el bien particular, y los países acreedores deben tomar buena nota, sino lo han hecho ya.

Por ello, en mi opinión, el acuerdo es necesario e inevitable. Del mismo modo que Estados Unidos rescataron a sus bancos ante el riesgo de contagio por lo de Lehman, igual debe hacer la UE, rescatar de nuevo a Grecia pero mediante un acuerdo que aporte viabilidad y credibilidad al sistema en su conjunto. Puede ser que Grecia a la larga deba salir del euro, que sea inevitable, como también puede ser que ello se pueda evitar, de la negociación de este nuevo acuerdo dependerá el cómo y el cuándo. En cualquier caso, tanto en caso de salida a la larga del euro como de recuperación griega, los efectos negativos de la situación siempre serán menores si se produce de manera gradual en el tiempo que si se produce de sopetón; los mercados reaccionan siempre mejor ante procesos continuados que ante un cúmulo de imprevistos. Hasta ahora se ha hablado demasiado de Europa como de una Unión de Estados pero poco como una Unión de Europeos, quizá el caso griego sea un buen comienzo para acometer una transformación a mejor de la UE. Brindo por ello.

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.