El ascendente en la carta natal

Muchas veces, los interesados en saber algo de sí a través de los signos del zodiaco, se confunden al enterarse de la existencia del ascendente.

Los interesados en la astrología, aquellos quienes sin estudiar la materia sin embargo se inclinan a consultar la carta natal, el horóscopo o páginas web sobre el tema, del conocimiento general sobre signos del zodiaco y planetas pasan a saber de la existencia de elementos tales como el ascendente, el Medio Cielo o los nodos lunares. No obstante, pocas veces se explica bien acerca de la consistencia y significación de estos elementos.
Cualquier persona sabe cuál es su signo astrológico solar, nada más que por saber su fecha de nacimiento, sin embargo, al entrar por primera vez en contacto con el mundo de los astrólogos, vendrá a enterarse que además posee un signo ascendente, que no necesariamente será el mismo que el signo solar (el de nacimiento o cumpleaños), con lo que comenzará la confusión.

¿Qué es el Ascendente?

El ASC (Ascendente), técnicamente, representa al horizonte terrestre, en el momento y lugar de nacimiento de una persona, que indicará por el este al grado del signo solar que entonces estaba señalando (entiéndase que los puntos cardinales de una carta astral se ven invertidos en el dibujo, respecto de cómo estamos habituados, es decir, el norte aparece abajo; el sur, arriba; el este a la izquierda y el oeste a la derecha).
Ahora bien, una persona se entera que al momento de nacer, según el lugar en que lo hizo, el horizonte señalaba el signo de Géminis, mientras que ella nació en la primera semana de octubre, es decir, pertenece al signo de Libra.
¿Qué tiene que ver esa correspondencia personal, Libra-Géminis, entonces?
Aquí se debe aclarar que, en lo que respecta a la psicología, el sol de una carta natal representa a la esencia de la persona, mientras que el ASC representa a su personalidad.
Se entiende por personalidad al conjunto de rasgos psicológicos de una persona, obtenidos por educación, herencia genética, impresiones del medio, usos y costumbres de un lugar y época determinados, atavismos.
La esencia, en cambio, es el conjunto de rasgos psicológicos que le son innatos a la persona, que no guardan relación, al menos originalmente, con nada de lo antedicho; en otras palabras, que derivan de su situación kármica, que provienen de antiguas encarnaciones.
Desde ya que este punto de vista entra en conflicto con teorías que sostienen que el origen de la realidad psicológica de una persona se debe puramente a herencia genética y condiciones culturales. Pero aquí se deberá recordar que la astrología pertenece más al terreno del esoterismo, antes que de lo científico.

Para qué sirve esta información

Aquí el lector puede preguntarse para qué le sirve saber cuál es su signo ascendente. La astrología completa es un intento siempre de análisis introspectivo, que se sostiene en el lema y filosofía del “conócete a ti mismo”.
La astrología invita al interesado a reconocer cuáles son sus necesidades reales, y cuáles las que de manera fantástica cree poseer, más que nada, por imposición e influencia del medio en que vive.
El lector de libros de signos zodiacales que busca leer las características de su signo, para ver si se identifica con estas (encontrando que a veces sí, a veces no) hallará justificación a esta ambigüedad, al detenerse en las características de su signo zodiacal ascendente, encontrando que su realidad psicológica es una combinación de los rasgos de esos dos signos.
De este modo, podrá reconocer cuáles son sus necesidades reales (las concomitantes a las características de su signo solar) y cuáles las que ha creído tener, pero eran falsas, las que respectan al signo ASC.

Para qué sirve el signo ASC

Pero el ASC no solo cumple con la función de denunciar lo que hay de falso en la gente. También, sirve de “ropaje”, de abrigo, de defensa, y de medio de comunicación para la realidad de la esencia; esta es la función de la personalidad, porque del mismo modo en que la gente no sale físicamente desnuda a relacionarse con el mundo, tampoco lo hace en lo psicológico.

Personas con el mismo signo solar y de ASC

Hay personas que pueden ser, por ejemplo, del signo de Leo, y ser también leoninas respecto del ASC. En este caso se hablará de “signos puros”; una leonina “pura”, si continuamos el ejemplo.
Ello no implica necesariamente un conflicto entre personalidad y esencia. Dependiendo de otros factores en su carta astral, podría ocurrir, sí, que resulte una persona, como comúnmente se entiende “falta de personalidad”, o de autoestima, o con una personalidad bloqueada en su manifestación, pero estos problemas también pueden ocurrir en casos de sujetos no-puros.
De otro modo, también puede ser el caso de una persona con esencia y personalidad fuertemente integradas, que prácticamente carece de necesidades irreales, en tanto que es muy poco influenciable por su medio ambiente, incluso, costumbres de su época.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.