El apagón analógico y la televisión digital terrestre

Televisor pronto quedará obsoleto por el apagón analógico para dar paso a la televisión digital terrestre gratuita.

Televisor analógico que pronto dejará de recibir la señal de TV abierta.

En la información oficial que difunden la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) sobre el apagón analógico en México se señala que no es necesario que los televidentes tengan que deshacerse de sus televisores analógicos pero se advierte que es deseable contar con una televisión digital o, en su defecto, instalar un decodificador o convertidor para poder gozar gratuitamente de la televisión digital terrestre, es decir, de la denominada televisión abierta.

Al parecer en México se ha tomado muy al pie de la letra aquello de “no sólo de pan vive el hombre”… ni la mujer, complementaríamos las mujeres feministas o no. Y no porque se esté orientando la vida del mexicano hacia la espiritualidad. Las cifras de pobres, con sus distintos matices, desde pobreza a secas hasta pobreza extrema, pasando por la pobreza alimentaria, han aumentado en el país de manera alarmante. Programas sociales van y vienen pero el problema crece, con todos los agravantes de salud, educación, trabajo, justicia y seguridad.

En millones de hogares apenas hay para pan, o tortillas, que son prácticamente indispensables en la alimentación nacional. Los precios de la canasta básica, o sea, de aquellos bienes y servicios que satisfacen las necesidades de consumo de la familia se han disparado de manera alarmante en los últimos años. En 2012 el precio del kilogramo de huevo, por ejemplo, subió de la noche a la mañana cien por ciento, debido al sacrificio de millones de aves por un brote de gripe aviar y el aumento en el precio del maíz. En ese entonces se importó huevo para cubrir la demanda y estabilizar los precios, sin embargo, superado el problema en vez de bajar el precio al regularizarse la producción quedó caro, como si la contingencia continuara.

Los televisores forman parte de la canasta básica

¿Qué tiene esto que ver esto con el apagón analógico? Todo. Resulta que entre los 80 productos y servicios que integran la canasta básica están los televisores, lo cual tiene sentido desde el punto de vista de que además de alimentarnos debemos cubrir otras necesidades, entre ellas, la de informarnos ‒sobre los aumentos de precios de la canasta básica y de muchas otras calamidades que azotan al mundo‒ y entretenernos o evadir la realidad y para eso nada como la tele.

¿A qué se deberá que los libros no formen parte de la dichosa canasta básica? Bueno, aquí el tema es la televisión, ya veremos en otra entrega el papel de los libros en la vida de los mexicanos.

De acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en 2013 había 31 millones de hogares, de los cuales 69% contaban con televisores analógicos, mientras 25.8% tenían televisores digitales (o con servicio de televisión por cable o satelital, con el que captaban la señal digital), mientras que el 5.2% carecían de un televisor.

La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), dependencia responsable de atender a la población de escasos recursos, cuenta con un padrón de alrededor de 12.6 millones de hogares, que en su mayoría, dice el documento, dependen de la televisión abierta analógica. Y es esta instancia gubernamental la que ha determinado cuáles hogares recibirán un televisor digital gratuito, como una forma de garantizar el acceso a la televisión digital terrestre gratuita.

En tanto que el programa denominado Transición a la Televisión Digital Terrestre, de la SCT, atiende “el mandato constitucional de contribuir al desarrollo social, fomentar la igualdad de oportunidades entre la población –especialmente la de escasos recursos– y propiciar el acceso a la Sociedad de la Información y el Conocimiento, en estricto apego al Artículo 6° de la Constitución que establece: …el Estado garantizará el derecho de acceso a las tecnologías de la información y comunicación, así como a los servicios de radiodifusión y telecomunicaciones”.

Nuestros lectores se preguntarán ¿por qué no garantizar ese derecho con computadoras u otros dispositivos para garantizar, sobre todo a los estudiantes de escuelas públicas, acceso a las TIC?

Entre otras cosas porque la Reforma de Telecomunicaciones beneficiará a los actuales y futuros explotadores de las cadenas de televisión. Al duopolio televisivo (Televisa y TV Azteca) se enfrentarán, dicen que para competir, dos nuevas cadenas, con lo que los canales de televisión abierta se multiplicarán por cuatro o cinco y ni modo que se queden sin millones de televidentes, quienes no obstante que sean pobres consumen y votan en las elecciones. Aquí no sólo está en juego el negocio sino el poder que detentan y ejercen las televisoras en México como en todo el mundo.

Televisores LED de 22 pulgadas gratuitos para más de 12,6 millones de hogares

Como parte de la estrategia seguida por la SCT para la transición a la televisión digital terrestre y para que no queden al margen 12,6 millones de hogares, que por su condición de pobreza quedarían a oscuras tras el apagón analógico, se decidió la distribución de televisores digitales LED, de 22 pulgadas, que les serán entregados gratuitamente. Eso sí, sólo un televisor por hogar, independientemente del número de miembros y familias que habiten en él. La condición es que en dicho hogar vivan beneficiarios de alguno de los programas de la Sedesol.

En el documento elaborado por el Programa de Trabajo para la Transición a la Televisión Digital Terrestre, como parte del Plan Nacional de Desarrollo 2012-2018, se justifica la decisión de obsequiar televisores y no convertidores analógicos, como se hizo en el programa piloto implementado en Tijuana, por el ahorro de energía que se logra con la tecnología LED de los televisores, lo cual repercute en menor subsidio en las tarifas eléctricas que otorga el gobierno, así como en ahorro de energía por parte de los televidentes.

Aunque hay una campaña en los medios sobre el apagón analógico y las ventajas de la televisión digital terrestre todavía mucha gente cree que el gobierno le va a obsequiar el convertidor. Eso no va a ocurrir.

Para que tengas una idea de cómo es el convertidor o decodificador vale la pena ver el que ofrece Amazon.

Insisto, sólo recibirán un televisor los hogares que sean beneficiarios de alguno de los programas de la Sedesol. Para obtener toda la información relacionada con el apagón analógico y para verificar si estás en el padrón de beneficiarios la SCT pone a disposición del público el teléfono 01 800 286 7427.

El resto de la población tendrá que enfrentar el apagón analógico con recursos propios, ya sea adquiriendo un nuevo televisor, contratando un servicio de televisión por cable o satélite o comprando un convertidor digital, los que por el momento no se están comercializando en todas las tiendas departamentales o especializadas.

Antes de comprar un televisor es recomendable comparar modelos, precios y características

En el documento citado se aborda el precio de los televisores. Para ello se recurrió a un estudio realizado por  la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO), el cual señala que en el segundo semestre de 2013, los precios de los televisores digitales más baratos, de 22 pulgadas, en promedio son equivalentes a 59 días de salarios mínimos, y éstos llegan a representar hasta 163 días de salario mínimo para televisores de 40 pulgadas. Cabe mencionar que el salario mínimo general de 2013 era de $63.00 (en promedio, considerando las diferencias entre zonas geográficas), por lo que la institución está reportando un precio de alrededor de 282 dólares ($13.15 por dólar, al momento de escribir este artículo).

Por lo que antes de comprar un televisor LED digital vale la pena comparar precios y no dejarse llevar por las promociones de meses sin intereses u ofertas de marcas desconocidas, porque en ocasiones terminamos pagando mucho más que si compráramos de contado.

El apagón analógico concluirá el 31 de diciembre de 2015 (año de elecciones en México), por lo que imagino que la entrega de televisores culminará antes de que millones de mexicanos vayan a las urnas, de manera que todavía quedan varios meses para ahorrar y aprovechar las ofertas que seguramente abundarán. Si ves un modelo físicamente en una tienda y encuentras que el precio en línea es más atractivo ya sabrás qué estás comprando.

Mientras tanto no estará de más investigar si en tu entidad existen centros de servicio de la marca seleccionada porque generalmente en las tiendas ofrecen garantía de siete días y pasados éstos, si la tele presenta alguna falla habrá que reportarla al fabricante y éste tal vez esté ubicado en una recóndita aldea china. Por otro lado, conociendo la falta de calidad en los contenidos de la televisión abierta mexicana, quizá valga la pena explorar otras posibilidades de entretenimiento más provechosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.