Dunkleosteus: el monstruo marino del Devónico

A lo largo de la historia de la Tierra han existido grandes depredadores marinos, pero pocos tan escalofriantes con el Dunkleosteus, un pez placodermo que alcanzaba los 6 metros de longitud y que se extinguió hace 360 millones de años.

Imagínate un pez tan largo como el tiburón blanco, pero con la cabeza cubierta por una coraza de hueso de más de 5 cm de grosor y con unos dientes como cuchillas capaces de cortar carne y huesos. Sí, ese pez existió y se llamaba Dunkleosteus, que quiere decir “hueso oscuro”. Durante el período Devónico, este monstruo ocupó el lugar más alto de la cadena trófica, pero como las especies no son eternas, hace 360 millones de años se extinguió.

La vida en el Devónico

Dibujo de una zona pantanosa del Devónico

Recreación artística de un paisaje del Periodo Devónico. Imagen en el dominio público.

El período Devónico empezó hace unos 415 millones de años y finalizó después de varios eventos de extinción hace unos 360 millones de años. Es conocido como “La edad de los peces”, debido a la gran diversificación y aparición de nuevos taxones de estos organismos: cohabitaron ostracodermos, sarcopterigios, tiburones, actinopterigios, acantodios y placodermos (clase a la que pertenecía Dunkleosteus). ¿Y qué es lo que eran los placodermos? En el siguiente apartado lo veremos, pero antes hay que destacar que en el Devónico empiezan a surgir los primeros bosques y aparecen los anfibios.

Placodermos, peces acorazados con mandíbulas

Pues eso, los placodermos eran peces que poseían una coraza ósea alrededor de la cabeza y que poseían mandíbula (si crees que tener mandíbula es lo normal, acuérdate de las lampreas). Aparecieron en el registro fósil durante el Silúrico y desaparecieron a finales del Devónico o principios del Carbonífero. No se sabe muy bien si estaban emparentados con los tiburones, con los actinopterigios o con ninguno de los dos. Lo que sí sabemos es que este grupo de peces tuvo un éxito enorme y dominaron los mares y los medios de agua dulce hasta su desaparición.

El yacimiento paleontológico de placodermos más importante es el de Gogo, en Australia, donde se han encontrado gran cantidad de restos fósiles de estos peces.

Dunkleosteus, el mayor depredador del Devónico

El placodermo más famoso es el Dunkleosteus. Sus restos fósiles se pueden encontrar en yacimientos de Estados Unidos, norte de África y Europa, o se pueden visitar en distintos museos, como el Museo de Historia Natural de Cleveland. Existen más de 10 especies de este género, pero la más conocida y terrible es Dunkleosteus terrelli.

Reconstrucción de un Dunkleosteus

Reconstrucción de un Dunkleosteus. Imagen obra de Nobu Tamura.

Su aspecto no es parecido al de ninguna criatura actual, lo que contribuye a aumentar la sensación de desasosiego que provoca. Un movimiento rápido de su mandíbula provocaba una succión muy fuerte que atraía a sus presas hacia su boca. Dicha mandíbula era capaz de ejercer una presión tan brutal que podía partir a un tiburón por la mitad y no tenía nada que envidiar a las mordeduras del cocodrilo o del Tyrannosaurus rex. Además, estamos tratando con un ser que medía 6 metros de largo y que podía alcanzar un peso de 4 toneladas.

Extinción del Dunkleosteus

Está claro que en su época, el único animal al que debía temer un Dunkleosteus era otro Dunkleosteus mayor. Y si era tan poderoso, ¿por qué se extinguió? Al igual que en el Cretácico y en el Pérmico, a finales del Devónico se produjo una extinción masiva que acabó con gran parte de la vida acuática: se calcula que desaparecieron el 82% de las especies marinas. Por regla general, cuando hay crisis bióticas tan severas, los grandes depredadores suelen sufrir las consecuencias, y así sucedió; desapareció de la Tierra uno de los animales más fascinantes y temibles.

(La imagen de cabecera es obra de Zachi Evenor y está alojada en Wikimedia Commons)

Schleich 14575 North America Dunkleosteus Toy Figure

Amazon España: EUR 11,16

Amazon Reino Unido: £13.69

Amazon Estados Unidos: $12.99

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.