Los juegos de mesa son una estupenda oportunidad para pasar tiempo en familia. Se trata de una actividad divertida que permite desarrollar nuevas habilidades en los pequeños. Una opción inmejorable para regalar en Navidad.

padres hijos juegos de tablero

Los juegos de mesa permiten que padres e hijos compartan una divertida actividad. Imagen by Bill Branson

Los juegos de mesa no son sólo una excelente forma de entretenimiento. Además de ser extremadamente divertidos, los juegos de mesa aportan un elevado número de beneficios al desarrollo del niño, ya que activan la mente, proponen nuevos desafíos y aprendizajes y estimulan las habilidades sociales. He aquí algunas importantes razones para que este tipo de juegos se conviertan en uno de los regalos estrella de estas navidades.

Los juegos de mesa fortalecen los lazos familiares

Compartir tiempo de calidad y actividades comunes enriquecen la vida familiar y mejora las relaciones entre padres e hijos. Los juegos de mesa son una forma estupenda de pasar tiempo en familia y vivir juntos momentos especiales. Además, ofrece a padres e hijos la oportunidad de conocerse mejor y aprender los unos de los otros. Sí, porque los niños no sólo aprenden: también tienen mucho que enseñar, incluso a sus padres.

Sentarse de forma habitual juntos en torno a una mesa para compartir un juego, adecuado a los intereses y al nivel madurativo de los hijos, estrechará los lazos afectivos y favorecerá la comunicación entre padres e hijos.

Los juegos de mesa contribuyen al desarrollo cognitivo

Los juegos de mesa activan la mente y favorecen el desarrollo de distintas habilidades cognitivas, como la lógica, la memoria, la capacidad estratégica, el lenguaje, las nociones espaciales o la creatividad, dependiendo del tipo de juego.  Así, arrojar los dados o calcular puntuaciones les permitirá practicar el cálculo mental, mientras que leer y entender las reglas del juego favorece la comprensión lectora. El ajedrez trabaja la capacidad estratégica, mientras que el Pictionary estimula la creatividad y el Quién es quién ejercita la memoria.

Los juegos de mesa favorecen la adquisición de nuevos aprendizajes

Los juegos de mesa permiten asimilar nuevos conceptos de forma entretenida. Sin darse cuenta, los niños adquieren nuevos aprendizajes que abarcan los ámbitos más diversos. Así, gracias al Scrabble podrán ampliar su vocabulario, el Trivial Edición Familia les dará nociones de cultura general y con el Monopoly Junior trabajarán conceptos matemáticos.

Los juegos de mesa enseñan a pensar

Frente a otro tipo de entretenimientos, que convierten al niño en un receptor pasivo, los juegos de mesa requieren una activa implicación mental del niño. Así, dependiendo del juego elegido, se estimularán distintas capacidades, como la observación, la concentración, la agilidad mental, la resolución de problemas y el pensamiento crítico.

Todas estas habilidades serán cruciales lejos del tablero de juego, es decir, en su vida cotidiana. De esta forma, irá adquiriendo herramientas mentales fundamentales que podrá aplicar en otros ámbitos.

juegos de mesa infantil

Los juegos de mesa contribuyen al desarrollo social y cognitivo del niño. Imagen by Efraimstochter

Los juegos de mesa desarrollan habilidades sociales

Los juegos de mesa ofrecen una oportunidad excelente para practicar la interacción social, tanto con los padres como con niños de su misma edad. Durante una partida, los niños deben establecer relaciones sociales con los otros participantes. De esta forma, practican una serie de habilidades sociales que después podrán trasladar a su vida cotidiana, como aprender a cooperar para lograr un objetivo común, esperar turno, compartir… Así, los juegos de mesa estimulan la participación, el juego en equipo y la comunicación.

Diset- Disney Juego Party, 27.2 x 26.7 x 8.9 (46504)

Amazon España: EUR 26,99

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: EUR 26,99

Los juegos de mesa favorecen el cumplimiento de normas

Los juegos de mesa favorecen la comprensión, aceptación y cumplimiento de normas. Pero esta faceta no se limita sólo a las reglas establecidas previamente por el fabricante. Los niños aprenderán a pactar reglas y también a crearlas, dependiendo de la dinámica del grupo participante. De esta forma, desarrollará otras habilidades como la negociación o la creatividad.

Como veíamos en este artículo sobre el juego infantil, hasta los 5 años los niños no están realmente preparados para practicar el juego de reglas. Antes de los 5 ó 6 años, los niños pueden participar en juegos de mesa sin problema alguno. No están preparados para interiorizar las reglas, pero jugarán por imitación o de manera simbólica, es decir, del tipo de juegos acordes a su desarrollo madurativo, tal como señala el Observatorio del Juego Infantil, promovido por la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes e integrado por expertos catedráticos, doctores y asesores pedagógicos.

Los juegos de mesa fomentan la autonomía

Otro aspecto fundamental de los juegos de mesa es que enseñan a los niños a ser autónomos y a tomar decisiones. Durante el juego, el niño deberá asumir riesgos, elegir entre distintas opciones, buscar soluciones, valorar sus posibilidades de éxito y tomar la iniciativa. De esta forma, ganará seguridad en sí mismo y aprenderá de forma amena a tomar decisiones de forma independiente y afrontar las consecuencias, ya sea el éxito o el fracaso de un movimiento o una respuesta.

Por este motivo, es muy importante no presionar al niño durante el juego ni desanimarle, pero también tener en cuenta que dicho juego debe ser adecuado a su edad y a su desarrollo.

Los juegos de mesa enseñan valores

Los juegos de mesa fortalecen una serie de importantes valores indispensables para el desarrollo del niño, como la paciencia, la constancia o la honestidad. Así, aprenderán a esperar su turno de juego, a perseverar para lograr un objetivo y a no engañar ni hacer trampas.

Asimismo, aprenderán a gestionar emociones complejas, afrontar fracasos, disfrutar más del proceso que del resultado y a practicar una competitividad sana. Todo ello les llevará a fortalecer la tolerancia, que les permitirá asumir una partida perdida, y la deportividad, para asumir con una actitud positiva los logros ajenos.

Los juegos de mesa mejoran la autoestima

Además de asumir los logros ajenos, también podrá disfrutar de los propios éxitos. Responder acertadamente a las preguntas, ganar una partida o cualquier otro logro conseguido durante el juego, reforzarán la autoestima del niño y, por tanto,  la seguridad en uno mismo.

Los juegos de mesa son divertidos

Por último, pero no menos importante, no sólo debemos valorar los juego de mesa por su capacidad educativa. Los juegos de mesa son divertidos y este aspecto debe ser considerado cuidadosamente a la hora de elegir el regalo. Si no se adapta a los intereses del niño y no va a disfrutar del juego, es mejor buscar otro juego. Existen infinitas opciones en el mercado, que abarcan todas las edades y los intereses más dispares. Por este motivo, es importante elegir un juego de mesa que vaya a captar la atención del niño. No hay que olvidar que es un juego y, como tal, debe cumplir con el objetivo de entretenimiento del niño.

Los juegos de mesa aportan un considerable número de beneficios al desarrollo de los niños, por lo que se convierten en una opción de regalo perfecta. Si quieres comprar a tus hijos un juego de mesa, te dejamos nuestra selección de juegos de mesa para niños menores de 6 años y nuestra propuesta para niños a partir de 6 años. No olvides echar un vistazo a esta selección de juegos de mesa de Toys´R´Us para encontrar el más adecuado a los intereses de tu hijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.