Diabetes y edulcorantes

1

Afortunadamente en nuestros días no es necesario renunciar al dulce, existen excelentes alternativas al azúcar de mesa, pero ¿son seguras?, ¿son todas iguales?. Vamos a dar respuesta a estas y otras cuestiones.

Además de la diabetes,  existen otros motivos para consumir edulcorantes: mantener la línea, corregir excesos de azúcar en la dieta… No obstante, en torno a ellos han surgido multitud de leyendas urbanas. En este artículo vamos a estudiar algunos de ellos.

La sacarina y el aspartamo  fueron descubiertos por casualidad.

Sacarina: también se puede encontrar en las etiquetas de los alimentos como “E-954”. Como curiosidad, cabe destacar que  fue el primer edulcorante sin calorías conocido, lo descubrió por casualidad el químico Constantine Fahlberg mientras estudiaba el alquitrán de hulla. Según la autoridad europea de seguridad alimentaria (por sus siglas en inglés EFSA), la ingesta diaria admisible (IDA) de la sacarina es de 2,5mg por kilo de peso al día. Su poder edulcorante es unas 300 veces superior al del azúcar, aunque presenta un regusto amargo.

SACARINA PG 600 COMP DOSIFICADOR

Amazon España: EUR 3,95

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: EUR 3,95

Si bien la  sacarina como tal no altera los niveles de glucosa en sangre, existen productos etiquetados como sacarina que sí contienen sustancias capaces de modificarlos. A modo de ejemplo, entre los ingredientes de la siguiente etiqueta podemos encontrar dextrosa, que es una forma de glucosa.

Composición de un producto etiquetado como sacarina.

Composición de un producto etiquetado como sacarina.

 

Aspartamo: lo encontramos en algunas etiquetas como “E-951”. Al igual que ocurrió con la sacarina, el aspartamo también fue descubierto por casualidad, lo hizo James M. Schlatter mientras trataba de desarrollar un medicamento contra las úlceras. Pese a las múltiples leyendas urbanas ligadas a este edulcorante y a los estudios malinterpretados, la EFSA ha concluído en varias ocasiones que el apartamo es seguro, su IDA es de 40mg por kilo de peso al día y su poder edulcorante es de unas 200 veces  el del azúcar.

La Stevia y la Taumatina provienen del mundo vegetal.

Stevia: también etiquetada como “E-960”. Se trata de una planta originaria de Paraguay, fue el químico Olivio Rebaudi el primero en publicar un estudio sobre esta sustancia, en él descubrió un glucósido con una capacidad para endulzar unas 200 veces más que el azúcar. La Stevia Rebaudiana no es apta para el consumo humano, pero los glucósidos del esteviol sí, de hecho, la EFSA estima que la IDA de este producto es de 4mg por kilo de peso al día, (diez veces menos que la del aspartamo).

Pompadour, 241121, Dispensador de Endulzantes, 120 Comprimidos

Amazon España: EUR 5,70

Amazon Reino Unido: £5.87

Amazon Estados Unidos: EUR 5,70

Taumatina: se identifica con el código “E-957”. Este edulcorante se obtiene de un arbusto originario del oeste de África, su poder edulcorante es unas 2.000 veces el del azúcar, pese a su gran capacidad para endulzar su sabor es muy diferente al del azúcar, por ello se utiliza en combinación con otros edulcorantes. Su IDA es de 50mg por kilo de peso al día.

Algunos edulcorantes son muy poco conocidos.

Maltitol: se etiqueta como “E-965”. Para las personas que padecen diabetes no es la mejor opción, ya que tiene un índice glucémico relativamente elevado. Como principales ventajas cabe destacar que  cuenta con un poder edulcorante muy similar al del azúcar y también tiene un comportamiento parecido , por lo que podemos sustituir el azúcar de nuestras recetas por maltitol sin problemas.

Sucralosa: se marca con el código “E-955”. Se trata del único edulcorante bajo en calorías que se fabrica a partir del azúcar, y es unas 600 veces más dulce que esta. Cuando ingeriemos sucralosa la mayor parte ni tan siquiera es absorbida, por lo que se excreta en las heces. Se le atribuye una IDA de 15mg por kilo de peso al día.

SUCRALIN LIQUIDO 84 ml

Amazon España: EUR 4,90

Amazon Reino Unido: £11.01

Amazon Estados Unidos: EUR 4,90

Neohesperidina DC: la encontramos como “E-959”. Se obtiene mediante la modificación de una sustancia presente en las naranjas amargas y es unas 1.500 veces más dulce que el azúcar, tiene la ventaja de enmascarar sabores amargos, por ello se suele utilizar en bebidas y productos farmacéuticos. Cuenta con una IDA de 5mg por kilo de peso al día.

Como hemos visto en este artículo, contamos con multitud de opciones para sustituir parte del azúcar de nuestra dieta, a la hora de  elegir la más adecuada debemos dejarnos llevar por nuestro sentido del gusto y por las evidencias científicas, obviando los mitos que circulan por internet.

Una Respuesta

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Haz la operación aritmética: *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.