“Desayuno con diamantes”, un gran clásico con Audrey Hepburn

Audrey Hepburn protagonizó la legendaria adaptación de la obra de Truman Capote dirigida por Blake Edwards. Paul Varjak (George Peppard), escritor que solo ha publicado un libro, se muda a un apartamento neoyorquino. Allí conocerá a su curiosa vecina de abajo, Holly Golightly (Audrey Hepburn), una mujer que sueña con ser rica.

Mientras Varjak tiene una amante mayor que él (Patricia Neal) que paga sus facturas, Holly sobrevive con el dinero que le saca a hombres adinerados en las numerosas fiestas a las que acude, Además, está relacionada con la mafia. Ansiosa por casarse con un millonario, está a punto de conseguirlo, pues José da Silva Pereira, un millonario brasileño, le pide que se case con él.

“Desayuno con diamantes” adapta una novela breve de Truman Capote en la que este satirizaba a la alta sociedad neoyorquina de la época. En un primer momento, Audrey Hepburn se negó tajantemente a participar en el proyecto, aunque su marido, Mel Ferrer logró convencerla de que necesitaban el dinero, para garantizar el porvenir de su hijo recién nacido. Finalmente, Audrey aceptó, aunque se lo pensó mucho, pues no le acababa de convencer interpretar a la protagonista, una chica de dudosa moralidad, ni tampoco se veía en las secuencias más cómicas del filme, pues no se creía demasiado capacitada para ese género.

Paramount había comprado los derechos del libro, que se había convertido en un gran éxito, encaramando a la cima del éxito a Capote. El guionista contratado por Paramount, George Axelrod, adaptó muy libremente el texto. Puesto que tenía poca acción, tuvo que inventarse acontecimientos. Además, suavizó los aspectos que pudieran haber resultado más polémicos, convirtiendo al escritor, al que le puso el nombre de Paul Varjak, en un claro heterosexual enamorado de Holly, mientras que en el libro sentía hacia ella una atracción platónica. También cambió sustancialmente a Holly Golightly, que en el original era una devoradora de hombres. Se quedó solamente en una mujer soñadora. En cualquier caso, es de justicia señalar que aunque Axelrod tenía que respetar la directriz de convertir la historia en una película asequible para todos los públicos de la época, cumplió su misión de forma ejemplar, y sus diálogos son realmente brillantes.

Un personaje pensado para Marilyn Monroe

Audrey Hepburn en "Desayuno con diamantes"

Audrey Hepburn en una imagen promocional de “Desayuno con diamantes”.

Cuando Axelrod escribía el guión, estaba previsto que la protagonista fuera Shirley MacLaine, pese a las reticencias de Truman Capote, que escribió el libro pensando en su buena amiga Marilyn Monroe. Al final, MacLaine declinó el ofrecimiento, porque el papel de amante de hombres adinerados le parecía demasiado similar al que justamente acababa de interpretar en El apartamento. Fue entonces cuando los jerifaltes de Paramount se dieron cuenta de que el papel era ideal para Audrey Hepburn, y consiguieron que esta aceptara, insistiendo en que su personaje iba a ser distinto al de la novela y se iba a suavizar su falta de escrúpulos.

Al parecer, Audrey vetó al director que en un principio iba a dirigir la cinta, John Frankenheimer, que por aquel entonces era un veterano de la televisión, pero en cine solo había dirigido Un joven extraño, de 1957, que no había tenido ningún éxito. Como Audrey Hepburn jamás había oído hablar de él, el estudio decidió despedirle, y se contrató a Blake Edwards, que aunque por aquel entonces prácticamente estaba empezando también su carrera, ya había despuntado con títulos como Vacaciones sin novia, y la ingeniosa Operación Pacífico. Cuando Blake Edwards llegó, el guión ya estaba acabado, pero improvisaría algunas secuencias, como la fiesta en el piso de Holly Golightly.

El miedo de Audrey Hepburn ante el rodaje

Cuando Audrey se incorporó al rodaje, estaba muerta de miedo, pues se daba cuenta de que el personaje no tenía nada que ver con ella misma, y tenía miedo de no resultar creíble. Se puso más nerviosa todavía cuando Blake Edwards y el compositor Henry Mancini se reunieron con ella para informarle de una curiosa novedad: Mancini había compuesto una canción con letra de Johnny Mercer, especialmente para que ella la cantara. Se trataba de Moon River, hoy en día todo un clásico musical. Según Mancini, se había inspirado en ella y en sus grandes ojos.

El director Blake Edwards tuvo que hablar mucho con la actriz para que se calmara. Insistía en que era una actriz lo suficientemente cualificada para el papel. Además, le puso un profesor de canto, y le permitió que diera clases y más clases hasta que se sintiera lo suficientemente suelta. No realizarían la grabación de Moon River hasta el final. Hubo un ambiente bastante cordial durante el rodaje. Audrey se hizo muy amiga de la actriz Patricia Neal, aunque el que menos se integró en el equipo fue el actor George Peppard, que se enfrentaba constantemente al director.

Aunque para muchos apasionados de Capote la película es una traición absoluta al espíritu de la obra original, lo cierto es que las comparaciones son absurdas. Sencillamente, el libro amargo y sarcástico sobre la chica sin escrúpulos tiene muy poco que ver con la colorista película de exacerbado romanticismo. Si Capote escribió una obra maestra literaria, Blake Edwards se limitó a tomarla como base para filmar una obra maestra del cine, que iba por otros derroteros. La única pega del filme de Edwards es que no eliminara las secuencias de Mickey Rooney, muy sobreactuado en su interpretación del vecino japonés. Por otra parte, el aristócrata madrileño José Luis de Vilallonga resultó ser ideal para interpretar al millonario José Da Silva.

Es curioso cómo Blake Edwards consiguió tratar en los años 60 temas muy delicados y difíciles de tratar en la pantalla, como las fiestas salvajes y la desinhibición sexual. Pero lo hizo con sutileza y elegancia, y además, introdujo grandes dosis de romanticismo que conquistó al grueso del público de la época. Los diseños del modisto Givenchy se convirtieron en un icono para toda una generación.

Desayuno Con Diamantes [Blu-ray]

Amazon España: EUR 13,00

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: EUR 13,00

Más información en el libro del autor de este artículo “Audrey Hepburn, icono de la gran pantalla”.

Audrey Hepburn: Icono de la gran pantalla

Amazon España: EUR 8,00

Amazon Reino Unido: £7.17

Amazon Estados Unidos: EUR 8,00

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.