Crítica de “El Nuevo Nuevo Testamento”, de Jaco Van Dormael, con Catherine Deneuve

“El Nuevo Nuevo Testamento”, del realizador belga Jaco Van Dormael, es una mordaz sátira en torno a la imagen de Dios y las creencias, así como también de la contrariedad de los actos humanos.

La representación de creencias define gran parte de la humanidad por la variedad de sus religiones en torno a la existencia de Dios. Como bien se conoce, la gran mayoría de ellas lo representan como deidad suprema, hacedor del universo, ser omnipotente y omnipresente que además de juez, es bondad y benevolencia, el guía invisible para el aprendizaje del hombre en suelos terrenales.

Nadie puede afirmar con cierta certeza cómo es la apariencia de la deidad ni la naturaleza misma en sí que guarda. ¿Existe el paraíso? ¿Las coincidencias? ¿Cómo es?. La suma de dichas interrogantes son retratadas por “El Nuevo Nuevo Testamento” (Le Tout Nouveau Testament, 2015), una propositiva sátira en la que, además de presentar al ser supremo y sus cavilaciones para el funcionamiento del universo, retrata las mismas contrariedades en las que el humano vive.

Trama de “El Nuevo Nuevo Testamento”: Dios vive en Bruselas

El Nuevo Nuevo Testamento (2015)

El Nuevo Nuevo Testamento (2015) cartelecine tumblr

Dios (Benoit Poelvoorde) vive en Bruselas, Bélgica, ocupado en mantener los códigos establecidos en el universo, particularmente con la Tierra y los habitantes. Su comportamiento, negativo y malhumorado, repercute en el todo, en su familia, su esposa (Yolande Moreau) y su hija Ea (Pili Groyne).

Harta de los maltratos y pésimo trabajo de su padre, así como de la mundanidad de su existencia, Ea decide cambiar al mundo, tomando cargo de la computadora que alberga los datos de todos los habitantes de la Tierra, revelándoles a cada uno la fecha de su muerte. Así, provocará un tumulto de acontecimientos en la que todos buscarán cambiar sus existencias e inclusive reflexionarlas a causa del tiempo que les queda por vivir.

Crítica de “El Nuevo Nuevo Testamento”: Una mordaz, ingeniosa y simpática sátira religiosa

El científico alemán Albert Einstein afirmó que “El Azar no existe; Dios no juega a los dados”. De manera similar a la reflexión del creador de la Teoría de la Relatividad, el realizador Jaco Van Dormael (Las vidas posibles de Mr Nobody) plantea a la figura divina, encargada de designar los destinos de todos los mortales a través de la deliberada computadora.

Con gran ingenio, la clásica imagen bonachona y bondadosa usual en la recreación divina desaparece para resaltar a Dios, una persona en bata permanentemente malhumorada y pesimista, quien, con perversidad, busca crear leyes que pretenden complicar la vida de la humanidad, cínico inclusive con el sufrimiento ajeno y encargado también de maltratar a su mujer e hija. Así, los personajes estelares, con poderes espirituales fuera de lo terrenal, adquieren un grado de vulnerabilidad al compartir experiencias similares a los mortales al momento de descender a sus suelos, moldeando dos perspectivas diferentes y tornándolos un tanto humanos: la de la esperanza y la desgracia, igual a la vida misma.

Con un estilo visual y técnico evocador de la nitidez y estética de “Amélie” (2001) de Jean Pierre- Jeunet, la voz en off por parte de Ea se dedica a explicar las acciones del padre, de la contraposición de ideas y de su nuevo propósito de vida, la creación del “Nuevo Testamento” en cuestión bajo el punto de vista de selectos mortales, los seis nuevos apóstoles y sus respectivos evangelios. Así, los personajes no están exentos de puntos jocosos en sus vidas ni de personalidades dispares (la madre de Ea aficionada al béisbol o el goce de Dios en jugar con trenes o aviones para provocar accidentes), aunque algunos de ellos decayendo en interés por la falta de desarrollo en su origen, como la mujer inconforme con el marido con atracción hacia un gorila (Catherine Deneuve).

Más que una sátira hacia la religión, un drama o una fantasía, el guion de Thomas Gunzig y el propio Dormael, en un tono sarcástico, un poco ácido y acompañado de humor negro, explora las contrariedades en los seres humanos, como las mismas desesperadas acciones con las que buscan salvar sus vidas a costa de lo que sea en cuanto se aproxima la hora marcada, el hartazgo de Ea ante las opresivas reglas del padre, siendo la mujer (presentándose una liberación femenina capaz de poner sobre la mesa algún tipo de discusión con respecto a su importancia en el mundo) la encargada de marcar nuevas pautas de juego, la que intenta establecer una redención en la existencia, con excepción de la misma deidad citada.

Si bien la conclusión para lograr el cambio en el mundo es un tanto rosa, con un ritmo que pierde agilidad, aunque sin dejar de preservar su comicidad, agudeza y humanismo, “El Nuevo Nuevo Testamento” es una original, graciosa y entretenida revisión de la humanidad, sus actos, su vulnerabilidad, sus tribulaciones y los instantes en los que la esperanza resurge en sus individuos, con o sin ayuda eclesiástica de por medio.

 

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.