Crítica de “Manchester frente al mar”, con Cassey Affleck

Kenneth Lonergan se zambulle en la dirección de su tercer largometraje con una historia muy profunda que revuelve hasta las entrañas.

La elección del guionista y director de Manchester frente al mar de Casey Affleck como protagonista es tremendamente acertada ya que su actuación es el punto central de la película. La trama que primero se muestra es la de un hombre que debe regresar y enfrentarse al pasado, aún desconocido por el espectador, en su ciudad natal, debido al fallecimiento de su hermano. La vuelta trae consigo duras tareas como la de encargarse del entierro y cuidar de su sobrino. Las primeras imágenes que aparecen de Lee Chandler (Cassey Affleck) reflejan a una persona derrotada por la vida pero que sigue deambulando por el mundo de los vivos. Tiene un trabajo al que no falta e incluso se toma un par de cervezas al finalizar su jornada laboral. Cosa que quizás se pudiera entender como una liberación de la tediosa rutina laboral, pero no es así.

Una marea de emociones

Manchester se torna en un viaje emocional que se mezcla con flashbacks de la vida anterior de Lee. Estas pequeñas miradas al pasado se construyen con una buena conexión con el presente, lo que hace que los saltos no resulten nada bruscos y alimenten la necesidad del conocer la historia oculta de Lee.

El ritmo de la narración es lento pero necesario ya que se crea con ello un continuo análisis de cada situación mostrada. Son momentos llenos de emoción contenida que necesitan de tiempo para digerir. Quizás por eso venga el título del film: una marea de emociones que transcurre lentamente y con un potencial asombroso debajo de las olas.

La actuación de Cassey Affleck es la clave

Tras revelarse la verdadera tragedia que soporta el protagonista, se comienza a percibir todo lo que no se ve y la lucha interna y dolorosa que ha tenido que llevar y aún lleva consigo Lee Chandler. Un tormento que combina sufrimiento, impotencia, rabia, pérdida, arrepentimiento… y un largo etcétera que aumenta el asombro por la contención emocional que existe en él. Una extraordinaria actuación de Cassey Affleck que bien merecida tiene la nominación al Óscar de este año.

Bajo el velo negro que porta el protagonista, se atisban pequeños rayos de sol con la presencia de Patrick (Lucas Hedge), el sobrino, debido a la enérgica adolescencia que no abandona después de la pérdida de su padre; o con algunos secundarios como Michelle Williams, C.J. Wilson o Kyle Chandler.

Manchester frente al mar es una ventana a la vida misma. Con sus inevitables penas que la acompañan pero con un mensaje que no se debe olvidar: La vida sigue a pesar de todo.

Manchester frente al mar  se estrena el 3 de febrero de 2017. Consulta horarios y cines de tu ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.