Crítica de “Un lugar tranquilo”: Cinta terrorífica de John Krasinski

En la Tierra ha ocurrido una gran catástrofe. El espectador no sabe nunca lo que ha sucedido verdaderamente, pero el resultado es que ahora nuestro planeta es dominado por unos seres monstruosos y repulsivos, tremendamente peligrosos y depredadores, de los que el espectador tampoco nunca sabe su origen. Tienen aspecto de arañas enormes y pueden erguirse, y además tienen la cualidad de sumergirse bajo el agua. También pueden correr a velocidad vertiginosa sobre sus patas, y tienen la característica de ser ciegos y, por ello, solo se mueven y atacan a sus presas por su oído finísimo. Parece ser que han acabado con la civilización, que casi han terminado con la especie humana.

Por ello, la familia protagonista de Un lugar tranquilo, un hombre y una mujer jóvenes y su hija adolescente con problemas de audición y su hijo pequeño, sobreviven en el interior de un bosque, y para ello conviven sin provocar ningún tipo de ruido, ni el más mínimo, para no hacerse notar y para que estos monstruos no intenten acabar con ellos….

La vida es así difícil, porque siempre pueden ocurrir despistes. Pero a pesar de todo, logran convivir, utilizando el lenguaje de signos y el lenguaje de miradas, y quererse. Aunque un día sucederá algo que les marcará para siempre: en un viaje a un pueblo cercano y deshabitado, que hacen descalzos para no hacer ningún ruido, con el fin de recoger ropa y comida de las tiendas que ya nadie regenta, a la vuelta el niño pondrá en funcionamiento en pleno bosque una nave espacial de juguete que se había escondido bajo el abrigo con la complicidad de su hermana… Con la desaparición del muchacho, la vida en esa familia ya no será la misma…

Un lugar tranquilo: Criaturas pesadillescas en mundo terrible

Esa tensión asfixiante, ese desconsuelo y esa angustia en la que viven esta familia atormentada, el director norteamericano John Krasinski y los actores (el mismo Krasinski encarna con mucho acierto al padre de la familia, y Emily Blunt está estupenda como la madre entregada) han logrado transmitirlo estupendamente a un espectador que, desde las primeras imágenes, queda atrapado por esta historia distópica y frenética. El espectador vive los 95 minutos del metraje en una continua zozobra, sin un respiro, viviendo todo lo que ocurre en la cinta como si fuera él mismo esos personajes aterrorizados.

Porque Un lugar tranquilo no es solo un film de ciencia-ficción, postapocalíptico, es también una lograda historia de asfixiante suspense, de intriga, de acción, y sobre todo de terror, de verdadero y profundo terror que no dejará a nadie indiferente, y que recuerda a cintas tan angustiosas como Alien, el octavo pasajero, Soy Leyenda, Monstruoso o a Predator: personajes perseguidos por engendros que parecen imbatibles, insuperables; y que solo con ingenio e inteligencia se podrá vencerlos.

Un lugar tranquilo –tercera cinta ya del director, después de la comedia Entrevistas breves con hombres repulsivos (2009) y la comedia dramática Los Hollar (2016)– no solo es recomendable para los amantes del cine de género, lo es también para todo tipo de público que le gusta disfrutar de buen cine. Estupendamente dirigida e interpretada, consigue con sobriedad y eficacia lo que pretende; y el espectador, a pesar de pasar un rato de angustia y de estar cercano a un ataque de nervios, lo agradece.

Quizá hay que recomendar que se abstengan de ir a la sala los delicados de corazón.

Título original: A Quiet Place

Año: 2018.

Duración: 95 min.

País: Estados Unidos.

Dirección: John Krasinski

Guion: Scott Beck, Bryan Woods y John Krasinski (Historia de Bryan Woods, Scott Beck).

Música: Marco Beltrami.

Fotografía: Charlotte Bruus Christensen.

Reparto: Emily Blunt, John Krasinski, Millicent Simmonds, Noah Jupe, Cade Woodward,Leon Russom, Doris McCarthy

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.