Crítica de “Trash. Ladrones de esperanza”, de Stephen Daldry

El director de “Billy Elliot” regresa al mundo de la infancia, con un film sobre los desfavorecidos de Brasil, con muchos puntos en común con “Slumdog Millionaire”.

Stephen Daldry  era uno de los directores teatrales más exitosos de Gran Bretaña, cuando debutó en la gran pantalla, primero con el corto “Eight”,  y posteriormente con “Quiero bailar (Billy Elliot)”, que obtuvo un enorme y merecido éxito internacional. Posteriormente, revalidó su valía con el durísimo drama “Las horas”, y fue el responsable de “The Reader (El lector”) y “Tan fuerte, tan cerca”, posiblemente su trabajo menos conseguido.

Ahora, este incansable creador, ideal para narrar historias de jóvenes, vuelve a la carga con “Trash. Ladrones de esperanza”, con la que adapta una novela de Andy Mulligan.

“Trash. Ladrones de esperanza” se estrena en España el viernes, 28 de noviembre de 2014.

Sinopsis de “Trash. Ladrones de esperanza”, los niños de las favelas de Brasil

Fotograma de la peícula "Trash. Ladrones de esperanza"

Una secuencia de “Trash. Ladrones de esperanza”.

En el basurero donde buscan a diario recursos para poder sobrevivir, Rafael y Gardo, dos niños de las favelas de Río, encuentran una cartera que ha lanzado allí antes de morir un hombre perseguido por la policía. Los dos chicos se dan cuenta de la importancia del hallazgo cuando aparecen agentes que les ofrecen una generosa recompensa por él, en caso de que lo hayan visto. Deciden callarse, y pronto el lugar se llena de personas que registran los escombros.

La cartera resulta contener únicamente objetos sin ninguna importancia, que pertenecen a un tal José Angelo. Deciden investigar el enigma, junto a su amigo Rato, pero en su periplo toparán con diversos enemigos, como Federico, un poli siniestro. Contarán con la ayuda de dos misioneros estadounidenses, el decepcionado padre Julliard y su joven asistente Olivia.

Crítica de “Trash. Ladrones de esperanza”, tras los pasos de “Slumdog Millionaire”

Escena de un niño en un vertedero de la película "Trash. Ladrones de esperanza", de Stephen Daldry

Una secuencia de “Trash. Ladrones de esperanza”.

Desde el cartel anunciador y el tráiler queda claro que el film pretende seguir el sendero abierto por “Slumdog Millionaire”, pues se trata de una fábula vitalista que no oculta la dura realidad de los niños desfavorecidos, en este caso de Río de Janeiro. El lugar donde viven los protagonistas tiene una enorme similitud con el de los niños del oscarizado film de Danny Boyle, y tiene un tono amable muy parecido, que la diferencian notablemente de otras cintas de niños brasileños como “Ciudad de Dios” o “Estación central de Brasil”, mucho más hiperrealistas.

Se nota que la adaptación está escrita por Richard Curtis, veterano guionista de títulos como “Dos bodas y un funeral”, que a pesar de algún bache, y de resolver algún conflicto con soluciones facilonas e inverósimiles, ha creado un libreto lo suficientemente ágil, con diálogos adecuados. “Trash. Ladrones de esperanza” se dirige a un público amplio, y logra ser más o menos amena, con secuencias vistosas, como la persecución por los tejados. Pero además, tiene de fondo el tema de la corrupción, y aboga por la amistad como un valor mucho más importante que el dinero.

Por lo demás, a Daldry se le notan las tablas a la hora de dirigir a los actores, especialmente al trío de chavales protagonistas,  Rickson Tevez, Eduardo Luis y Gabriel Weinstein, debutantes que resultan lo suficientemente espontáneos. Su trabajo no desmerece frente al de los estadounidenses Martin Sheen y Rooney Mara, y el brasileño Wagner Moura, recordado protagonista de “Tropa de elite” y su secuela.

Comprar otras películas de Stephen Daldry:

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.