Crítica de “Misión Rescate”, de Ridley Scott, con Matt Damon

“Misión Rescate”, mejor conocida como “The Martian”, es una carismática e inventiva oda a la ciencia y al espacio de manos de Ridley Scott. Estelarizada por Matt Damon.

La disyuntiva del avance de la ciencia y la exploración del universo ha encontrado diversas adaptaciones cinematográficas de autores clásicos como Philip K. Dick (Blade Runner, Minority Report) e Isaac Asimov (Yo, robot), así como de Douglas Adams (Guía del Viajero Intergaláctico) y Orson Scott Hard (El Juego de Ender).

La exploración de los planetas tampoco es la excepción, siendo el rojizo Marte el preferido de ellos. La más reciente, “Misión Rescate” (The Martian, 2015), va más allá de ejecutar una investigación en las inmediaciones del planeta en sí y ofrece una historia de supervivencia, diversos puntos científicos y un rescate a contrarreloj.

Trama de “Misión Rescate”: Un astronauta sobreviviendo en Marte

En Marte y tras una violenta tormenta, el astronauta Mark Watney (Matt Damon) sufre un accidente y es dado por muerto por sus compañeros, quienes abortan la misión sin percatarse que sigue con vida.

Abandonado por accidente en el planeta, contando con una medida ración de alimentos y sin recursos suficientes, tendrá que utilizar su ingenio, inteligencia y fortaleza para sobrevivir en Marte y encontrar la manera para notificar a la NASA de su paradero.

Crítica de “Misión Rescate”: Una carismática, ingeniosa e inteligente odisea sideral

The Martian

Misión Rescate (2015) 5colorofanerdgirl tumblr

Después de ofrecer el fallido periplo bíblico de Moisés en “Éxodo: Dioses y Reyes” (Exodus: God and Kings, 2014) y la soporífera intriga narcotraficante de “El Abogado del Crimen” (The Counselor, 2013), el realizador británico Ridley Scott regresa al género que lo consolidó en el eje cinematográfico a través de una propuesta que, además de exaltar a la ciencia, irradia carisma.

Basándose en “The Martian”, novela de Andy Weir que encontró su publicación por primera vez en un blog del propio autor (pasando posteriormente a Amazon y finalmente a la casa editorial de Crown), Scott no únicamente ofrece suspenso y pinceladas del drama en la adversidad que enfrenta el astronauta en un planeta hostil. Con la pluma de Drew Goddard (La Cabaña en el Bosque), aunque el ritmo decae un poco en el segundo acto del filme, al tono también lo enriquece el ingenio y, de manera sorpresiva, el humor en su esperanza por sobrevivir o al conversar con su bitácora tal cual un “Robinson Crusoe” espacial, sin olvidar presentar los preceptos científicos concernientes al viaje espacial, a la ingeniería y a la botánica que ayudarán al protagonista en su sobrevivencia. Así, se diferencía de varias cintas de Marte en ese sentido, siendo mucho más entendible y fácil de digerir que la ambiciosa visión de Christopher Nolan en Interestelar (Interstellar, 2014).

Aunado al resalte de los alcances que puede lograr la ciencia y el misterio latente en el espacio lo acompañan también otros aspectos que lo enriquecen, como el leve sentido de humanidad que aún existe en la preocupación auténtica por el prójimo, la búsqueda de la preservación de una correcta imagen ante los medios de comunicación y los intereses manejados en una agencia gubernamental, encargada de manejar la suma de acontecimientos a su propia conveniencia.

Como Watney, Matt Damon logra una interpretación sólida y por instantes reflexiva que captura gracia, ingenio y pinceladas de pesimismo necesarios para la prueba por la que atraviesa su personaje, apoyado por la precisa participación del resto del elenco.

Cada una de la variopinta cantidad de personajes realiza una toma de decisiones que determina la acción de la historia y el destino del “náufrago espacial”, además de reunir una gama de personalidades que los definen: el estoico director de la NASA preocupado más por la imagen de la organización que en detalles humanos (Jeff Daniels), los obstinados ingenieros encargados de crear métodos para acelerar el rescate, evidenciando un poco de rebeldía (Sean Bean y Chiwetel Ejiofor) y la determinación y estoicismo en la toma de decisiones de la comandante Lewis (Jessica Chastain).

Amenizado por un soundtrack conformado por los “gustos culposos” centrados en la antaña música disco, da como resultado un original contraste entre el género y el ambiente en el que se desarrolla el relato, además de los cuidados rasgos en su concepción visual y los trajes de los astronautas en Marte, similares a lo exhibido en Prometeo (Prometheus, 2012).

Desfachatada, concisa, inteligente, capaz de mantener la expectación en torno a la adversidad y de paso evidenciando la importancia de la toma de decisiones y de las capacidades científicas, “Misión Rescate” coloca una vez más a Ridley Scott como el realizador que dio gratas sorpresas en el mundo de la ciencia ficción con el cultismo a Alien (1979) y “Blade Runner” (1982).

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Ficha de la Reseña/Análisis (Obligatorio)
Fecha de la reseña/análisis de producto (Obligatorio)
Obra/producto reseñado (Obligatorio)
Misión Rescate
Rating del autor
41star1star1star1stargray

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.