Crítica de “La teoría del todo”, biopic de Stephen Hawking

En “La teoría del todo”, el joven Eddie Redmayne, conocido por títulos como “Mi semana con Marilyn” y “Los miserables”, encara el reto más complicado de su carrera: interpretar al conocido astrofísico Stephen Hawking.

Fotograma de "La teoría del todo", película biopic de Stephen Hawking

“La teoría del todo”.

Stephen Hawking posiblemente sea hoy en día el científico más popular a nivel dmundial por sus aportaciones respecto a las singularidades espaciotemporales y su predicción de que los agujeros negros emiten radiación. Pero también por sus libros, especialmente “Breve historia del tiempo”, uno de los grandes éxitos recientes de la divulgación científica.

“La teoría del todo” lleva a la pantalla su vida, a partir del libro “Travelling to Infinity: My Life with Stephen”, las memorias de Jane Hawking, su esposa desde 1965 hasta 1991.

Se estrena en España el 16 de enero de 2015.

Sinopsis de “La teoría del todo”, unidos frente a la adversidad

"La teoría del todo" narra la vida del científico Stephen Hawking

“La teoría del todo”.

El film se centra en los esfuerzos del joven Hawking, que en 1963 estudia Cosmología en la Universidad de Cambridge, preocupado por encontrar “una explicación sencilla y elocuente del origen del universo. Tras conocer a Jane Wilde, alumna de la Facultad de Arte, en Cambridge, se enamora perdidamente de ella.

Pero Stephen Hawking tendrá que hacer frente a un desafío inesperado cuando le diagnostican un trastorno de la neurona motora. La enfermedad atacará sus piernas y brazos, y también sus sentidos se verán afectados, limitando así su capacidad de hablar y moverse. Y los médicos consideran que no le quedan más de dos años de vida. Aún así, Stephen contrae matrimonio con Jane, dispuesta a apoyarle, y que le alienta a terminar el doctorado…

Crítica de “La teoría del todo”, otra mente maravillosa

Escena de la película "La teoría del todo", biopic sobre Stephen Hawking

“La teoría del todo”.

Se centra demasiado en la historia de amor, y pesan un poco sus evidentes esfuerzos por emocionar fácilmente, con un esquema muy similar al de “Una mente maravillosa”, también sobre una mujer que siente un amor abnegado por un científico. Se echa un poco de menos que muestre un poco más el trabajo del científico, que queda en segundo plano en relación con su esposa. Sin embargo, “Teoría del todo” describe muy bien a los personajes principales, y desarrolla satisfactoriamente el choque entre el ateísmo militante de Hawking –obsesionado por crear una teoría que demuestre la inexistencia de Dios– y la fe evangélica de su pareja.

Además, el realizador James Marsh, que hasta ahora había brillado sobre todo con sus excelentes documentales “Man on Wire” (oscarizado en 2008) y “Proyecto Nim”, imprime a la historia el ritmo adecuado y dirige con talento, optando por una puesta en escena bastante clásica. Sobre todo se luce a la hora de dirigir a los actores, con un estupendo trabajo de Redmayne, que podría optar con fuerza al premio de la Academia, al haber sabido plasmar de forma muy creíble la degeneración paulatina del personaje. Le secunda con gran talento la menos conocida Felicity Jones (“La abadía de Northanger”), que realiza una convincente encarnación de su sacrificada ‘partenaire’.

Las mejores secuencias se benefician de la fuerza de una cuidada banda sonora repleta de cuerdas del islandés Jóhan Jóhannsson, que se consagra por completo tras haber sorprendido con algunas partituras como la del film “Prisioneros”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.