Crítica de “Flavors of Youth”: Dulce antología en anime de Netflix

“Flavors of Youth”, de Netflix, es una sutil y no muy contundente antología animada sobre la nostalgia de la juventud, la comida, las pertenencias, las emociones y los lazos familiares.

Las decisiones determinan el futuro de una persona y de las relaciones sociales que experimenta. En el marco de los años, los sucesos ocurridos durante la juventud son aquellos que no únicamente marcan las experiencias y percepciones individuales, sino también guían a revivir y recordar los momentos más trascendentes en la vida en una situación vulnerable, valorándolos en la adultez por el efecto emocional que provocan las ausencias de los mismos.

Flavors of Youth” (Si Shi Qing Chun, 2018), o “Shiki Oriori” en su título japonés, es una recopilación de episodios que ahondan no únicamente en las reflexiones del adulto que abandonó la inocencia de la infancia, sino también observa hacia las circunstancias de los acontecimientos y las decisiones para consolidar la madurez.

Película Shiki Oriori anime Netflix

Flavors of Youth (2018) flickr seriespeliculascoatza

Trama de “Flavors of Youth”: El calor de la juventud en tres cortos

Una antología en anime dividida en tres segmentos que observan al amor, a la familia y a la simpleza de la vida, bajo la perspectiva de adultos jóvenes que viven en tres ciudades en China.

Crítica de “Flavors of Youth”: Dulce y sobre pensado compendio de primeros amores, familia y adversidades personales

Netflix, prosiguiendo con su creciente imperio en streaming, en producción cinematográfica y después de obtener cierto nivel de éxito con “Castlevania” como una serie animada, refuerza su interés por el anime con “Flavors of Youth”, de los realizadores Li HaolingJiaoshou Yi Xiaoxing y Yoshitaka Takeuchi.  Integrado por episodios que resaltan, de manera sutil, el impacto de las relaciones con la familia y la intimidad de la amistad, se apoyan con una concepción visual preciosista que remite a los detalles a la modernidad de “El Niño y la Bestia” (Bakemono no Ko, 2015) de Mamoru Osoda o incluso con la aspiración del amor de “Tu Nombre” (Your Name, 2016) de Makoto Shinkai.

No obstante, sus premisas difieren una de la otra, cada una exaltando un gusto o afición que marca el desenvolvimiento y la exaltación por los recuerdos que marcan la juventud.

El primer capítulo, “Fideos de Arroz” (Hidamari no Choshoku), referido al sazón de los tallarines en una provincia china que evocan a la convivencia del joven Xiao Ming con la abuela, enfatiza a sucesos cotidianos como el sabor de la comida casera, el despertar del primer amor y la soledad. Sin mucha creatividad en su narrativa, brinda también una sutil observación sobre la diferencia entre la cocina casera y las franquicias restauranteras, con los sabores de los tallarines ejerciendo como el vínculo que une el pasado de la infancia y su inocencia con el paso del presente y su realidad sujeta a la modernidad.

La analogía también contiene perspectivas no muy innovadoras de situaciones que se asoman a la competitividad laboral, bajo la perspectiva femenina del modelaje y la exigencia por prevalecer joven en un medio que lo demanda. “Un Pequeño Desfile de Modas” (Chiisana Fashion Show), utiliza también el mismo recurso narrativo de su predecesor, oscilando entre el recuerdo y el presente, con la evocación a la familia y su valorización por su ausencia como el medio del reencuentro con la esencia personal, el arreglo a la desatención de hermanas y la vigencia de la belleza ante las demandas de la misma. Sin arriesgar ni ofrecer interés a la monótona dinámica de Yi Lin y Lulu, hermanas que buscan consolidarse como modelo y diseñadora de modas, respectivamente.

El cierre, “Amor en Shanghai” (Shanghai Ko), se deslinda de la reiteración en el uso de la voz en off de los otros relatos para ahondar con delicadeza en las reflexiones nostálgicas, utilizando a la grabación de la música en casete como el vehículo redentor del impulsivo Limo. Así, se entrelazará su solitario presente con su alegre pasado como el adolescente que callaba su amor por Xiao Yu, su mejor amiga, quien le correspondía sus sentimientos sin percatarse de ello. Las circunstancias que los une y separa, así como la idealización romántica y la esperanza en reencontrarse una vez más la convierten, con todo y su sencillez, en la entrega más sólida de la triada, aunque reiterando en la obviedad de su trama, sin alcanzar la sacudida emocional de una cinta similar en premisa: “5 Centímetros por Segundo” (Byōsoku Go Senchimētoru, 2007).

La imitación de “Flavor of Youth” al concepto de animación japonesa en su contenido y estructura, es loable y dulce, pero sin convencer lo suficiente en la creación de sabores de una identidad propia, quedándose en el camino en su propósito.

Ficha de la Reseña/Análisis (Obligatorio)
Fecha de la reseña/análisis de producto (Obligatorio)
Obra/producto reseñado (Obligatorio)
Crítica de "Flavors of Youth": Dulce antología en anime de Netflix
Rating del autor
31star1star1stargraygray

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *