Crítica de ‘El Guardián Invisible’, adaptación de Dolores Redondo

Llega a los cines la adaptación de la primera novela de la trilogía del Baztán de Dolores Redondo: El Guardián Invisible. Una adaptación que se nota en cada escena. Con un ritmo literario muy marcado que hace que los seguidores de la inspectora Salazar estén contentos con el resultado.

Amaia Salazar, inspectora de homicidios de la Policía Foral de Navarra, regresa a Elizondo, para investigar una serie de casos de asesinatos en el valle. Su vuelta no será nada fácil de sobrellevar con el difícil caso que tiene entre manos. La familia junto con los fantasmas del pasado que rodean a esta, peligran la búsqueda del asesino en serie, nublando la mente y el juicio de la policía.

La historia se mezcla con recuerdos de la infancia de Amaia que nos van desvelando los hechos que forjaron su personalidad dura, reservada y precavida. Unos recuerdos que envuelven la enfermedad de su madre y su extrema relación con ella. Un pasado que da forma y fuerza al personaje de Amaia, al permitir conocer al espectador más sobre su vida.

La mitología es un recurso utilizado que juega bien sus cartas, dotando de misterio y fantasía al relato.  El Basajaun, las brujas y los fantasmas son personajes que dan vida al valle y a muchas historias familiares de la zona. Otro elemento que se une a crear un ambiente más oscuro es el clima húmedo y nublado que puebla en Elizondo. Las lluvias y la escasez de luz generan un escenario tenebroso que aumenta el misterio.

Las mujeres, protagonistas del valle

De todo el gran reparto que compone El Guardián Invisible, tan solo destacan la protagonista Marta Etura, que sobresale por encima del resto de personajes; y Elvira Mínguez, cuyo personaje secundario hace que tiemble hasta el papel de la protagonista. Ambas son mujeres fuertes que compartieron una infancia muy distinta a pesar de formar parte de la misma familia y que acabaron tomando diferentes caminos. Marta Etura logra con una cuidada actuación compartir con el público todos sus miedos como Amaia Salazar. Y Elvira Mínguez tiene una enérgica puesta en escena que planta cierto respeto hacia su personaje.

El Guardián Invisible es un thriller bien llevado, con un reparto correcto que hará las delicias a los seguidores de la saga y atrapará a nuevas mentes deseosas de intriga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.