Crítica sin spoilers de “Blade Runner 2049”, de Denis Villeneuve, con Ryan Gosling y Harrison Ford

Rodar la secuela tardía de todo un clásico supone un reto muy complicado, pero por una vez se logran resultados dignos. Crítica sin muchos spoilers de “Blade Runner 2049”, de Denis Villeneuve, con Ryan Gosling y Harrison Ford.

Ridley Scott no consiguió demasiado éxito en 1982 con “Blade Runner”, ni siquiera el reconocimiento unánime de la crítica, pues por ejemplo, en España Diego Galán la calificaba como ‘historieta’,en El País. Ejemplo claro de película de culto, no sólo fue ganando adeptos con el tiempo, sino que se convirtió en un punto de inflexión del cine de ciencia ficción, sobre todo a nivel estético. Llena de imágenes hipnóticas y frases ya legendarias, hoy en día está considerada una de las cumbres del género, que propone una sólida reflexión sobre la esencia del ser humano.

Así las cosas, suponía una empresa tan ingrata como dificultosa rodar una secuela 35 años después. La acomete con valentía Denis Villeneuve, canadiense que ha demostrado su buen hacer en títulos como “Incendies”, “Prisioneros”, “Sicario”, o “La llegada”, y que se declara fan del original. Su elección por los productores, entre los que se encuentra el propio Scott, suponía una garantía de cierta calidad que esperanzaba a los apasionados de Rick Deckard.

Sinopsis de “Blade Runner 2049”, la maleta enterrada

Protagonista

Ryan Gosling, K, en “Blade Runner 2049”.

En la proyección de prensa, un rótulo en la pantalla alertaba de una petición del propio Villeneuve, que ruega que no se desvele demasiado, para no estropear las sorpresas. Aún así, se puede adelantar que en 2022 se produjo el Gran Apagón, caos causado por supremacistas humanos que se enfrentaron a los replicantes. Tras la quiebra de la empresa que los fabricaba, Tyrell, la sustituye en este cometido Wallace Corporation, dirigida por el enigmático Niander Wallace. Se supone que la nueva generación, Nexus 8, no se rebela contra la humanidad, por lo que ha desaparecido la fecha de caducidad; los nuevos modelos tienen una esperanza de vida normal.

Una de estas unidades, KB36-3.7, conocido como K, que comparte apartamento con Joi, una novia virtual, ejerce como blade runner, lo que significa cazar a los antiguos Nexus 6 que aún andan al margen de la justicia. Tras encontrar a uno de sus objetivos en una granja, su superior, la teniente Joshi le encarga investigar los sospechosos restos de un misterioso ejemplar de ‘pellejudo’ encontrados en una maleta enterrada.

Crítica sin muchos spoilers de “Blade Runner 2049”, de Denis Villeneuve, con Ryan Gosling y Harrison Ford

Secuela de "Blade Runner"

Imagen del film.

Tiene bastante mérito Denis Villeneuve que logra un trabajo bastante digno, a pesar de la dificultad de la empresa; sobre todo resulta apabullante a nivel visual, las imágenes del director de fotografía, Roger Deakins pueden calificarse como asombrosas, crean una estética propia, al tiempo que rinden tributo al original. Lo mismo ocurre con la partitura de Hans Zimmer y Benjamin Wallfish, que a veces tratan de recordar a Vangelis, pero que otras veces se apartan con maestría. Abundan los planos que remiten al original, cuando no insertos visuales o sonoros del mismo, en homenajes que demuestran el profundo amor de los involucrados hacia aquél.

Por su parte, los actores cumplen con sobrado margen, sobre todo Ryan Gosling, que con carisma suple las carencias de su personaje en el guión, y tiene una enorme química con Harrison Ford, que defiende mejor a este viejo personaje que a Han Solo en “El despertar de la Fuerza”, y finalmente sale mucho mejor parado. Asombra como es habitual Robin Wright, como superior del protagonista, pero también Sylvia Hoeks, una villana que figura entre los mejores hallazgos de la cinta, o Ana de Armas, la novia-holograma.

Retoma el tema central del original, los límites de la condición humana, expandiéndolo hacia la paternidad, pues quién osaría afirmar que carece de alma alguien que no ha sido creado artificialmente, sino que ha nacido. Se establece un debate sobre la justicia social, pues por utilitarismo se subyuga a quien se ha despojado sin razón de la condición humana, porque como afirma uno de los personajes se piensa que “ninguna gran civilización llegó a la cima sin recurrir a esclavos”. Que se imponga la verdad no conviene, llevaría consigo un desmoronamiento de las bases sobre las que se asienta la sociedad.

Sin embargo, las comparaciones se hacen más odiosas que nunca, ninguna secuencia llega a la altura de las más legendarias de “Blade Runner”, nada pervivirá en el recuerdo de los espectadores mucho tiempo. Se hace confusa en algunos puntos, si no se tiene muy fresca la entrega anterior –los espectadores neófitos que ni lo intenten–. Y el metraje se alarga demasiado, sus 146 minutos se hacen interminables, con significativos bajones de ritmo, y se hace rogar la esperada aparición de Harrison Ford (con quien la película remonta bastante).

Pero su principal problema reside en la excesiva frialdad. Ningún personaje parece tener emoción (nadie pasaría el test de Voight-Kampff, que mide la empatía). Ni la historia de amor con el holograma logra el deseado dramatismo, pero es que además, salvo en el caso de los personajes de Wright y Ford, aquí nadie parece tener sentimientos reales. Al film le falta alma.

Comprar “Blade Runner”, en Blu-ray y DVD

Recomendamos Amazon por la calidad del servicio y la rapidez de los envíos. Se puede comprar pinchando en los enlaces.

Edición del 30 aniversario en Blu-ray. La más completa y recomendable.

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Blade Runner – Montaje Final, Blu-Ray, 4K, Ultra HD.

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.