Crítica de «Batman: The Killing Joke», película animada

«Batman: The Killing Joke», adaptación animada basada en el célebre personaje de DC y en la novela gráfica de Alan Moore y Brian Bolland, es un sobrado intento por ofrecer un contexto sólido en su trama.

La figura icónica de Batman ha inspirado en la creación de novelas gráficas por parte de consolidados autores como Frank Miller (Batman: The Dark Knight Returns), Jeph Loeb (Batman: The Long Halloween), Matt Wagner (Batman and The Monster Men) y Grant Morrison (Batman: Gothic), muchas de ellas con mayor complejidad argumental más allá del cómic de Bob Kane y Bill Finger.

Calificada como una de las mejores novelas gráficas del “Murciélago de Gótica” y galardonada con el Premio Eisner en 1989, «Batman: The Killing Joke» (1988), de Alan Moore y Brian Bolland, encontró un modesto resurgimiento gracias a su reimpresión en 2009 y a su versión animada de 2016, una en la que el tono oscuro, los juegos psicológicos y la violencia están presentes bajo el rostro del Guasón, uno de los némesis más peligrosos de Bruce Wayne.

Trama de «Batman: The Killing Joke»: La dualidad de Batman y el Guasón  

Batman The Killing Joke (2016)

Batman: The Killing Joke, película animada Sam Liu, sepper2000 tumblr

Tras el escape del Guasón (Mark Hamill) de Arkham Asylum, Batman (Kevin Conroy) se da a la tarea de encontrar su paradero. Sin embargo, el villano tiene macabros planes qué cometer contra el Comisionado Gordon (Ray Wise) y su hija Bárbara (Tara Strong) con el fin de demostrar el punto concerniente a la locura.

Así, se dará un enfrentamiento entre el héroe de Gótica y el némesis, con destinos entrelazados por un nefasto suceso.

Crítica de «Batman: The Killing Joke»: Un retrato sobrado y oscuro del Guasón

Identificado por la narrativa detallada y la multiplicidad de líneas argumentales en el periplo de un grupo de superhéroes realistas en un universo alterno a la Guerra Fría en “Watchmen” (1986-1987), la especulación en torno al mito de “Jack, el Destripador” de «From Hell» (1989-1996) y la utopía de una Inglaterra anarquista en “V for Vendetta” (1988-1989), Alan Moore recrea un visionario personal en «Batman: The Killing Joke» en el cual las confrontaciones psicológicas son el hilo argumentativo.

El realizador Sam Liu retoma dicho aspecto de la obra de Moore, auxiliado con la adaptación de pluma de Brian Azzarello. Especializado en adaptaciones animadas de la casa Marvel (Thor: Son of Asgard) y también de la propia DC (Justice League: Gods and Monsters), ofrece una visión oscura y un tanto violenta, eludiendo la complejidad en la relación entre Batman y el Guasón (un destacado Mark Hamill en las diferentes facetas del famoso payaso).

Con mayor hincapié en la figura del supervillano, su pasado como comediante frustrado, alterado por su mala situación económica y preocupado por su esposa embarazada, otorga un toque humano, además de reflejar las consecuencias de la toma de decisiones para brindar un poco de contexto a los personajes principales del relato. Así, lo demonios personales del “Murciélago de Gótica” y el extravagante payaso los lleva a una interesante dinámica particular en la que ambas personalidades terminan por volverse un tanto similares, con la diferencia en la decisión del primero en luchar contra el crimen y del segundo de impartirlo sin benevolencia.

Sin embargo, los intentos por presentar la complejidad psicológica que refleja la espiral de descenso de la locura del Guasón y la fortaleza mental en la confrontación y aceptación de la pérdida humana se ve debilitada en demasía por un Batman con modestos diálogos, por la sencilla animación similar al formato televisivo y por un tambaleante prólogo ubicado en el preámbulo a la fuga del Guasón de los confines de Arkham.

En el sobrado fragmento de media hora, la relación entre Bárbara Gordon y Batman, alumna y mentor combatientes del crimen en Gótica, raya en el cliché. El intento por presentar a una mujer independiente y con fortaleza es aplaudible, pero no logra trascender en el mensaje por un cuestionable momento sexual con Batman, un débil villano sexista y por su relegamiento a un “estorbo” en su labor de heroína.

“Batman: The Killing Joke” es una inesperada alternativa que cumple por ofrecer un tratamiento distinto a la lucha contra el crimen de Ciudad Gótica en pantalla, terminando por convertirse en un superfluo relato que termina por palidecer en su oscuridad por su forzada introducción.

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.