Crítica de ‘El Papiro del César’, el nuevo cómic de Astérix y Obélix

Astérix y Obélix vuelven de la mano de sus nuevos padres, Jean-Yves Ferri (guión) y Didier Conrad (ilustración), con una obra que sigue pegada a su estilo clásico, quizás demasiado, pero que brinda un gran tributo a Goscinny y Uderzo.

Ficha técnica de El Papiro del César

  • Título original: Le Papyrus du César
  • Fecha de publicación: 22 de octubre de 2015
  • Guión: Jean-Yves Ferri
  • Ilustración: Didier Conrad
  • Color: Thiérry Mébarki
  • Traducción: Isabel Soto y Xavier Senín
  • Número de páginas: 48
  • Formato: Tapa dura
  • Editorial: Bruño (Salvat)
  • ISBN: 978-84-696-0468-7
61vYezn+VOL._SX379_BO1,204,203,200_

Portada del último cómic de Astérix y Obélix, El Papiro del César, por Didier Conrad

La historia real de los galos y César

“Estamos en el año 50 antes de Jesucristo. Toda la Galia está ocupada por los romanos… ¿Toda? ¡No! Una aldea poblada por irreductibles galos resiste todavía y siempre al invasor. Y la vida no es fácil para las guarniciones de legionarios romanos en los reducidos campamentos de Babaórum, Acuárium, Laudánum y Petibónum…”*

Con estas palabras han empezado todos los álbumes de Astérix, desde el primero, Astérix el Galo, hasta el último, que hoy nos ocupa, El papiro del César. Son las palabras que nos introducen al universo de los galos y a un contexto histórico real: el final de la Guerra de las Galias. De hecho, en ese primer número de Astérix vemos como Vercingétorix depone las armas a los pies del César, lo que marcó la conclusión de la campaña. La premisa de Goscinny ya ha dado lugar a 36 tomos, películas de animación y con actores reales basadas en ellos (algunas también con nuevas historias) y videojuegos.

César narró el conflicto en varios libros, recogidos bajo el nombre de Comentarios a la Guerra de las Galias. Su intención al iniciar el conflicto fue la de prevenir nuevas incursiones de los galos en Roma, aunque se dice que esto fue sólo el pretexto para realizar una intervención militar que le granjeara el suficiente prestigio e influencia para retomar su carrera política con más éxito (y de paso ganar fortuna para sus deudas). La famosa obra tiene su eco en las viñetas: el personaje de Julio César habla en tercera persona porque así es cómo él habla de sí mismo en los Comentarios.

*En los últimos están escritas en mayúsculas, y han desaparecido los acentos de los campamentos y ‘Acuárium’ ha pasado a ser ‘Aquarium’.

Sinopsis de El Papiro del César

En los cómics la situación de César es distinta. Ya es emperador. Ha escrito el libro para su mayor gloria. Pero su editor, Bonus Promoplús, considera que el capítulo referente a la aldea de los irreductibles galos puede resultar contraproducente para su objetivo, por lo que cree que es mejor obviarlo y ocultar esa parte de la obra. César consiente y así se ordena la destrucción de los manuscritos del capítulo. Sin embargo, uno de los escribas negros de Promoplús logra hacerle llegar a Doblepolémix, un activista galo dispuesto a difundir lo que el Imperio quiere ocultar. Esto le llevará a buscar la ayuda de nuestros queridos Astérix y Obélix.

Sugieres al César

Bonoplús sugiere a César suprimir el capítulo de su libro que habla sobre la aldea de Astérix y Obélix | Dibujo de Didier Conrad

Crítica de El Papiro del César

La historia de este segundo tomo de Ferri y Conrad recupera varias de las tradiciones de la saga, como ya hiciera Astérix y los Pictos. Además de volver a traer al antagonista más importante de la saga, se le trae acompañado de un secuaz con ansias de poder, algo que sonará familiar para los lectores veteranos.

También retoman una fórmula que dio lugar a algunas de las mejores historias de Astérix (como La Residencia de los Dioses): realizar paralelismos directos con el mundo real. En el caso de El Papiro de El César la inspiración viene del caso Wikileaks y Julian Assange. Doblepolémix está basado físicamente en el ciberactivista, así como Promoplús es una recreación del publicista francés Jaques Séguéla, quien fuera asesor del expresidente François Miterrand. Y no es la primera vez que personas reales se pasean por las páginas de Astérix. Ya vimos a un joven Jacques Chirac en Obélix y Compañía.

Redwífix

Astérix y Obélix saludan a Redwífix, fuente de información de la aldea | Viñeta de Didier Conrad

Siguen presentes los juegos de palabras con los nombres, aunque en el original dan más de sí por la fonética, vemos cómo los galos recurren a Redwífix para informarse. Por último, también tiene algo más de presencia un personaje muy querido por los fans dejado de lado en Astérix y los PictosIdeáfix, el perro ecologista, cuya ausencia fue una de las principales críticas al citado cómic, aunque tampoco es que en este nuevo destaque especialmente.

Todas estas influencias y costumbres que se mantienen del espíritu clásico son de lo mejor y más agradecido para un fan de Astérix que lo lleva leyendo desde que tiene uso de memoria, pero también tienen su inconveniente. Es triste que los nuevos autores se vean atados y no se atrevan a romper más con las fórmulas y formas de Gosciny y Uderzo. De hecho, cuesta distinguir el trazo de Conrad del de Uderzo porque el primero está empeñado en imitar al segundo (aquí pueden ver un vídeo del ilustrador dando vida a Bonus Promoplús en la web del Huffington Post francés). Sin embargo, este El Papiro del César se siente más cuidado, con más fondos de viñetas dibujados, en sustitución del monocromo que se empleaba en muchas de Astérix y los Pictos.

Pero el mantenimiento de las personalidades de los personajes principales (la tozudez de Obélix y su ingenuidad con atenerse a su horóscopo, frente a la serenidad e inteligencia de Astérix) sigue funcionando como el primer día y algunos de los secundarios recuperan sus roles con fuerza (Panorámix el de guía, consejero y cabeza pensante de los galos; las mujeres de la aldea su carácter fuerte e independiente; y se juega con el nombre Asurancetúrix, derivado de “seguro a todo riesgo” en francés “assurance tous risques”).

Mensaje SMS

Un ejemplo de crítica a la comunicación moderna en El Papiro del César | Ilustración de Didier Conrad

El Papiro del César contiene muchas reflexiones y referencias sobre la comunicación en el mundo actual, desde una ardilla que dice siempre “tuit” hasta las palomas como forma de comunicación rápida que sustituye a los carros de bueyes; aunque la premisa de Wikileaks pasa sin que los autores aporten una reflexión interesante al debate.

Pero, sobre todo, este número 36 de Astérix supone un sentido homenaje a toda la labor de Gosciny y Uderzo, rozando de pasada la idea de que las historias pasan de generación en generación y en el proceso mutan, como si fuera una promesa de que empezarán a buscar su propio estilo en la colección en próximas entregas. Veremos si en su tercera obra al frente de la colección, que si se sigue la norma de un episodio desarrollado en la aldea y uno de un viaje, a Astérix y Obélix les tocará hacer las maletas; cumplen con esa promesa y cogen las riendas para llevar la colección por su propio camino.

Comprar El Papiro del César

Si están buscando regalos comiqueros para estas Navidades, apúntense este tomo de Astérix y Obélix y seguro que les interesa la lista de cómics para adultos elaborada por Cristina Cuenca en este artículo de Galakia. Pueden encontrar El Papiro del César en las siguientes tiendas:

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.