Crítica del capítulo 6×06 de Juego de Tronos – Sangre de mi sangre

Otra semana más tenemos el placer de presentarles las reflexiones sobre el último capítulo de la sexta temporada de Juego de Tronos, Sangre de mi sangre, que emitió Canal + Series a las 3 de la madrugada del lunes 30 de mayo, en estreno simultáneo con la emisión en Estados Unidos.

Ficha Técnica

  • Título original: Blood of my blood.
  • Director: Jack Bender.
  • Guionista: Bryan Cogman (basado en Canción de Hielo y Fuego de George R. R. Martin).
  • Productores: David Benioff y D. B. Weiss.
  • Productora: HBO.
  • Duración: 52 min.
  • Música: Ramin Djawaldi.
  • Montaje: Yan Miles.
  • Director de fotografía: Jonathan Freeman.

Si quieren ver el reparto y el personal al completo, pueden hacerlo en imdb.

Si quieren leer las críticas y análisis de los capítulos anteriores de esta sexta temporada de Juego de Tronos, pueden hacerlo pinchando en los siguientes enlaces:

Al ver el título de este capítulo, me vino a la cabeza la manera en que Ned Stark alguna vez se refería a Jon Nieve. Por tanto, las expectativas para este capítulo estaban altas. Sin embargo, las esperanzas de ver por fin la confirmación de la teoría más comentada por los fans han quedado en nada. Más bien ha sido un capítulo de transición, que aún así no deja de tener momentos interesantes. Pasemos a comentarlos sin más retardo. Spoilers are coming.

Más allá del Muro

Tiempo dedicado: 4:44 + 2:20 min aprox.

El capítulo arranca justo donde terminamos el anterior. Con Bran Stark (Isaac Hempstead Wright)  y Meera Reed (Ellie Kendrick) huyendo de los Caminantes Blancos. De nada han servido los sacrificios del capítulo anterior, todavía llorados entre los fans. Y Bran, tras unas visiones interesantes que ahora comentaremos, por fin vuelve a estar de mente presente con Meera y se le ve muy tranquilo cuando dice que les han encontrado, en contraste con el agobio y profunda tristeza de una Meera preocupada porque Bran no le haya respondido desde hace un rato y por haberle fallado justo cuando la ha necesitado. Pero está dispuesta a hacer el sacrificio final y llevarse unos cuantos por delante antes de caer. Sin embargo, en el último segundo (cómo no), aparece al rescate un misterioso jinete con ropajes de la Guardia de la Noche, al que en los libros conocemos como Manosfrías, aunque éste sea un tanto distinto.

Centrándonos en las visiones de Bran, estos momentos vienen a confirmar lo que sospechábamos en el capítulo anterior: que el Cuervo de Tres Ojos descargó en esos últimos momentos junto a Bran muchos conocimientos que ahora, suponemos, el chico tendrá que ir descifrando. ¿Veremos más momentos completos del pasado? En estos pocos fragmentos que se nos muestran de manera muy rápida, Bran ve:

  • las desgracias de su familia (la caída que le dejó paralítico, las muertes de sus padres y su hermano Robb, al Ned joven de la Torre de la Alegría);
  • muchos cuervos;
  • a los Caminantes Blancos en imágenes de capítulos anteriores (el bebé de Craster se convierte en caminante y Casa Austera), además de alguna que parecía nueva;
  • una mano sangrienta
  • a Daenerys y sus dragones volando, así como una sombra sobre lo que podría ser Desembarco del Rey (¿recuerdo de anteriores momentos de los Targaryen o visión futura de la llegada de Dany a Poniente? Yo apuesto por lo segundo, aunque esa imagen de la sombra también la habíamos visto ya en la cuarta temporada);
  • a Aerys II Targaryen (David Rintoul), más conocido como el Rey Loco, padre de Viserys y Dany, gritando “¡quemadlos a todos¡”, a sus piromantes llenando de fuego valyrio las galerías, que luego usaría Tyrion para salvar la capital del ataque de Stannis, y la explosión de éstas (el plan de Aerys era hacerlo estallar para matar a cuánta gente fuera posible cuando iba a caer la ciudad, pero se supone que no llegó a ocurrir por lo que se ve a continuación), y, por último, cómo Jaime Lannister mata por la espalda al Rey, para evitar que explote todo, y espera la llegada de los rebeldes sentado en el Trono de Hierro.

Pueden conocer más de cómo era Poniente bajo el reinado del Rey Loco leyendo el libro El Caballero de los Siete Reinos, de George R. R. Martin, que pueden encontrar tanto como novela como en formato cómic (Debolsillo); o El Mundo de Hielo y Fuego, un gran trabajo de investigación en el que colaboró George R. R. Martin, junto con los responsables de Westeros.org, ambos editados por Gigamesh.

El caballero de los Siete Reinos

Amazon España: EUR 14,25

Amazon Reino Unido: £18.31

Amazon Estados Unidos: $19.16

El caballero errante

Amazon España: EUR 12,30

Amazon Reino Unido: £16.15

Amazon Estados Unidos: $21.39

Mundo de hielo y fuego, El

Amazon España: EUR 43,70

Amazon Reino Unido: £54.48

Amazon Estados Unidos: $73.21

Juego de tronos visión Bran 6×06 Aerys II Targaryen Rey loco

Por fin vemos Aerys II Targaryen, el Rey loco, que ocupara el Trono de Hierro antes de la Rebelión de Robert || Juego de Tronos HBO

En la siguiente escena, penúltima del capítulo, se nos muestra el origen de uno de los personajes sobre los que circulan muchas teorías. En los libros le conocemos como Manosfrías, un caminante vestido con ropas de la Guardia de la Noche que ayuda a Bran a llegar con el Cuervo de Tres Ojos y a Sam a cruzar el Muro. Ya se le echaba de menos en la serie, aunque el personaje es probable que no sea el mismo, puesto que a raíz de una anotación de George R. R. Martin se puede pensar que no se trata de Benjen Stark (Joseph Mawle). En cualquier caso, tenemos de vuelta al tío perdido de Bran, que nos cuenta que los Hijos del Bosque le salvaron la vida cuando los Caminantes le habían dejado para morir, del mismo modo en que crearon a los zombis-polo. Esto nos plantea una cuestión: ¿Benjen mantiene el color de sus ojos y su personalidad porque hicieron otro tipo de hechizo (ahora buscaban un protector en vez de un destructor) o porque él es una buena persona y el Rey de la Noche no lo era?

Está bien tener de vuelta a otro personaje olvidado esta temporada. Al leer los libros siempre pensaba que tenía que ser él Manosfrías, aunque es cierto que en ellos comentan que Manosfrías lleva años muerto, por lo que no puede ser. Esperaremos a que el escritor nos lo revele en papel.

Los Gemelos

Tiempo dedicado: 2:15 min aprox.

Ya hemos comentado muchas veces el importante lío de tramas que tienen en la serie con respecto de los libros, que pudiera parecer nimio, pero que es responsable de rellenos, personajes que vagan en escenas que no les aportan nada. Éste es un gran ejemplo. Se nos intentan tapar los huecos relativos a los Frey, la Hermandad sin estandartes (mención que hace desear con la aparición de Lady Corazón de Piedra, aunque no parece probable), alguna que otra familia más y de Aguasdulces, de lo que nos enteramos en el capítulo anterior de boca de Meñique; en apenas dos minutos. ¿Por qué? Porque se han dado cuenta de que son necesarios para: las batallas por el Norte y el desarrollo de Jaime (el título del próximo capítulo parece indicar que estará centrado en él, ¿le harán por fin encontrar el norte que le hace atractivo en los libros o seguirá de rabieta en rabieta?

En cualquier caso, la escena nos deja la notable interpretación David Bradley, que recordarán de la saga Harry Potter, y al que llevábamos tiempo sin ver y podemos volver a ver al hermano de Catelyn, Edmure Tully (Tobias Menzies), que, parece, va a ser usado como moneda de cambio.

Cabe mencionar que en los libros Aguasdulces nunca cayó en manos de los Frey, puesto que el Pez Negro nunca abandonó la ciudad para acudir a la Boda Roja. Y allí aguantó hasta que llegó Jaime con las rebajas.

Colina Cuerno

Tiempo dedicado: 4:15 + 9:10 min aprox

Samwell Tarly (John Bradley)  y Elí (Hannah Murray) por fin llegan al hogar de la familia de éste. Sam, irónicamente muy nervioso, teniendo en cuenta por todo lo que pasó estando al norte del Muro; por ver otra vez a su padre, en el coche le confiesa a Elí que no le ha dicho toda la verdad a su familia sobre ella, para protegerla porque no se fía de su padre. La cálida bienvenida de la madre, Melessa Tarly (Samantha Spiro), que le encuentra un parecido al bebé con Sam; y la hermana, Talla Tarly (Rebecca Benson) de Sam, choca de forma brutal con la frialdad de la cena familiar. Talla va a ser obligada a casarse con un viejo, lo primero que le dice a su hermano nada más verle, y con lo que hubieran podido jugar más allá que una mención durante la cena de “nuestro padre podría aprender algo del tuyo”, dándole una escena a Elí con ella, también sometida a la voluntad de su padre, aunque de una forma mucho peor, que no dejan ver a la familia de Sam.

Durante la tensa cena vemos que Lord Randyll Tarly (James Faulkner), que en los libros forma parte del Consejo Privado de Tommen como Justicia Mayor, sigue sin respetar a su hijo, ni sus hazañas luchando, ni que le hayan elegido para ser el próximo maestre de la Guardia de la Noche. Todo lo que tiene que decir es lo penoso que es su hijo y la deshonra que le supone que sea estudioso y, encima, se haya enamorado de una salvaje. Entonces, insinúa que lo ha hecho todo para volver a casa y, como intentar oponerse a él y le destierra del lugar para siempre (“ésta es la última noche que pasarás en Colina Cuerno”) y dice que pondrá a Elí a servir en las cocinas. Sam asiste mudo a toda la parrafada que le suelta, y es Elí la que traiciona su coartada al defenderle, descubriéndose como salvaje. La madre entonces, se retira, afeándole su comportamiento a su marido.

En el momento siguiente, vemos a Sam despidiéndose para irse a preparar su partida pero, o por la cobardía de no querer separarse de Elí y el niño, o por el valor de rebelarse contra su padre, de reclamar para sí lo que por derecho le pertenecería de no haberse visto obligado por su progenitor a unirse a la Guardia de la Noche y de defenderlo si su padre, o su hermano, se lo intentan quitar. También puede ser que coger la espada Veneno de corazón sea un acto meditado: Sam sabe por boca de Jon que el acero valyrio sirve contra los Caminantes Blancos, por lo que lo coge sabiendo que le va a venir bien, además de porque sea su derecho. O quizás sólo es que Sam esté siendo impulsivo por una vez.

Hay que destacar que todos, a pesar de la brevedad, saben darle a sus personajes los matices necesario: llegamos a encariñarnos con la madre y compadecer el destino de la hermana, odiar y temer al padre y ver que Dickon Tarly (Freddie Stroma) es la imagen de hijo perfecto tallado por su padre, buen tirador y guerrero, pero es un “hijo del verano”, como suelen decir, ignorante de los peligros que aguardan más allá del Muro (y de todo un poco, al fin y al cabo es un noble acomodado, cuyo padre no parece muy preocupado en la educación). También hay que mencionar que el hogar de los Tarly nos pilla cerca, se trata del Castillo de Santa Florentina de Canet de Mar (Barcelona).

Desembarco del Rey

Tiempo dedicado: 3:43 + 6:27+  1:54 min aprox

Tommen Baratheon (Dean-Charles Chapman) vuelve al Gran Septo de Baelor para hablar de nuevo con el Gorrión Supremo (Jonathan Pryce) e intentar convencerle de que le perdone a su reina, Margaery Tyrell (Natalie Dormer), el paseíllo desnuda por las calles. Éste, para calmar sus dudas, le deja ir a verla, y allí podemos ver que la reina está muy cambiada. Ya no se opone ni se muestra decidida a resistir. Repentino cambio ante el cual no podemos más que levantar una ceja. Sabemos que está dispuesta a todo para ser reina, así que fingir arrepentimiento y pasar por el aro del Gorrión puede estar entre ello. Su hermano Loras le pidió que hiciera lo que fuera para que acabara su tortura, así que también puede ser que actúe movida por el amor hacia su hermano. Pero, ¿qué pasará cuándo vuelva a tener la sartén por el mango? También, al habar de su hermano, nos dice que deberá expiar sus pecados, ¿hará referencia a que será el caballero que defienda la fe en el juicio por combate de Cersei contra la zombiMontaña? Tommen también nota el cambio, pero quizás el ver la fe que ahora proclama su mujer, sea lo que le lleve a dar el siguiente paso…

Crítica Juego de Tronos 6×06 Jaime Lannister catedral Girona

Jaime Lannister en otro mal día de los que tiene últimamente en la serie Juego de Tronos || HBO

Llegamos a la gran escena del capítulo, rodada con la catedral de Girona como escenario. Los Tyrell y los Lannister ejecutan su plan para evitar el paseo de penitencia de Margaery. Mace Tyrell (Roger Ashton-Griffiths) va como digno comandante al frente del ejército de su casa, aunque más bien produce bochorno a propios y extraños (las reacciones de Jaime y Olenna en este capítulo dan buena muestra de ello).

Es una escena de detalles: las expresiones de Jaime Lannister (Nikolaj Coster-Waldau), cómo Olenna Tyrell (Diana Rigg) maneja todo desde un segundo plano, de forma discreta, con simples movimientos de abanico; o la mirada desafiante que el Gorrión Supremo le lanza a Jaime.

Pero el líder de la fe demuestra ir tres pasos por delante de todos y logra aún más influencia en la política del reino mediante la unión de corona y religión, reflejada en las armaduras de la Guardia Real. Sigue subiendo peldaños en una sed de poder que no sabemos hasta dónde llega (¿tendrá aspiraciones de ocupar también a la vez trono y máximo cargo eclesiástico como hiciera Baelor I Targaryen? Quizás no directamente, pero el poder parece tenerlo ya). Tenía todo planeado: decirle a Tommen que le iban a hacer el paseo, para que éste también lo dijera y provocar el ataque. Sin embargo, parece ser que no tenía intención de hacerlo, o que Tommen logró que lo cancelara a cambio de algo mucho más goloso, aunque lo más probable es que fuera lo que quisiera desde un principio y haya ocultado bien sus cartas. “Nos ha derrotado” sentencia Olenna.

Más dudas plantea que Jaime no supiera nada. Es el Lord Comandante de la Guardia Real. Él establece quién acompaña al rey y cuándo. ¿Cómo no iba a saber que Tommen estaba dentro? ¿No estaba enterado de todas las conversaciones entre Tommen y el Gorrión? Debería haber estado más cerca de su sobrino-hijo. El resultado es que paga por sus errores perdiendo su cargo por ofensas a la fe y se ve encargado con una nueva misión: tomar Aguasdulces. Lo que también genera más dudas: mientras Tommen habla, su Mano, Kevan Lannister (Ian Gelder) parece estar de acuerdo con la decisión y no habla en contra en ningún momento. Kevan estaba de parte del movimiento de los Tyrell, ¿significa esto fractura en la alianza o, por lo menos, entre Olenna y él? ¿Contra Mace Tyrell u Olenna no va a haber ninguna represalia?

La última escena del capítulo nos muestra una nueva rabieta de Jaime diciendo que va a matar a todos por décima vez esta temporada porque a alguien no le apetecía romperse mucho la cabeza con su trama. Es refrescante ver a Cersei Lannister (Lena Headey) ser la voz de la cordura y decirle a Jaime que cumpla con su deber. Y también tengo curiosidad por ver cómo le va a un Jaime con motivaciones radicalmente opuestas a las de los libros en Aguasdulces, así como ver un posible reencuentro con Brienne y ver cómo afecta el conflicto a la batalla por el Norte.

Braavos

Tiempo dedicado: 8:22 min aprox.

Cruzamos el Mar Angosto para reunirnos con Mercy (Maisie Williams), una chica que anda como Pedro por su casa por el teatro y que tiene como objetivo asesinar a la actriz protagonista. En el próximo libro que se publicará (aviso mini-spoiler) de Canción de Hielo y Fuego, Vientos de Invierno, ella forma parte del elenco y trabaja allí, de ahí que pueda moverse libremente.

Sabemos, porque ella lo dice, que ha visto la obra ya tres veces. Esto plantea varias preguntas: ¿por qué parece reaccionar por primera vez a la muerte de Joffrey (la verdad es que una risa no parece muy acorde con la primera reacción de enterarse de que una de las personas a quien más odiaba había muerto y no recuerdo que Arya se enterase de la muerte de Joffrey) o a la interpretación de Lady Crane (Essie Davis)? ¿Se fija por primera vez cuando le afea un espectador que se ría?

Arya parece dispuesta a cumplir con su misión, envenena el ron, pero entonces, tras una conversación con su víctima en la que parece enfatizar con Cersei, hasta el punto de saber exactamente cómo se sintió con la muerte de Joffrey, se echa para atrás y le salva la vida, delatando a la joven actriz, Bianca (Eline Powell). Todo bajo la atenta mirada de Waif (Faye Marsay), que obtiene el permiso de Jaqen H’ghar para ir a por Arya, que lo estaba deseando. Arya recupera a Aguja, y con ella puede que su identidad, tendremos que esperar a ver cómo se resuelven los acontecimientos. ¿Volverá Arya a vagar sin rumbo? Parece que su trama no termina de avanzar hacia alguna parte ahora, este giro me ha descolocado, cuando parecía que por fin iba a avanzar de forma significativa (según cómo acabe esto, puede que todo el desarrollo de Arya esta temporada acabe en nada).

Mar dothraki

Tiempo dedicado: 3:50 min aprox.

La escena que cierra el capítulo le corresponde de nuevo a Daenerys Targaryen (Emilia Clarke), junto con Daario Naharis (Michiel Huisman), que siguen de camino a Meereen, aunque no la hayan mencionado de momento, sólo tienen en mente Poniente ya, parece; y con los cientos de dotharkis que forman su ejército. La escena es la típica de dejarlo en alto para dejarnos con la boca abierta y ser el encanto de las redes sociales. Sin embargo, la escena aporta más bien poco al personaje.

Comencemos criticando la sutileza de los guionistas al tener a bien recordarnos, por si andamos mal de memoria, que Dany necesita cruzar el mar, con barcos para toda su tropa, y específicamente Daario le indica que necesita mil (calculado a ojo, oigan). Casualmente, en el capítulo anterior, veíamos a Euron Greyjoy pedir que le construyeran exactamente 1.000 barcos. Está claro el proceder, no hacía falta insistir como si el público fuera tonto.

Por lo demás vemos el reencuentro de Dany con su hijo descarriado: Drogon, el dragón negro. O más bien no. Vemos a Daenerys fardar de moto delante de sus colegas para endiosarse todavía más, haciéndoles a todos sus jinetes de sangre. El discurso motivador hubiera tenido mucho sentido en la escena final del capítulo 4 (o en el capítulo 5 como continuación). Con todo el pueblo dothraki reunido a su alrededor adorándola, les comunica sus intenciones y les anima a luchar con ella. No ahora con una columna de jinetes inmensa. Los últimos no se habrán enterado de nada. Estarán como los Monty Python en la escena del discurso de la montaña de La vida de Brian.

A mi juicio, la reaparición de Drogon hubiera sido más interesante si nos mostraran el momento en el que Dany se pone frente a él. Una Dany temorosa, no por su vida, sino por recordar que es el que se comía animales y niños, el que va y viene, rescatándola de la Arena, pero dejándola a merced de los dothrakis; porque no sabe muy bien cómo controlarle o, más bien, comprender cómo pedirle las cosas. Pero, a la vez, una Dany contenta por volver a ver a su hijo y decidida, con toda la fuerza y el carisma de ser otra vez una líder, a volver a montarle.

Por otro lado, no podemos dejar de mencionar que la escena no tiene mucho sentido. A partir de una ráfaga de aire, que sopla al contrario por lo que se ve en la arena, Dany sepa que está ahí Drogon. Podemos admitir que Dany presienta que su dragón está ahí, por conexión maternal, pero los demás deberían oír algo, un temblor de suelo o una atmósfera cargada, que era lo que se sentía en Tyrion cuando bajó a liberar a los otros dos, y no tarda tanto en volver Dany como para considerar que estaba lejos, aparte de que también deberían haber visto el despegue. Pero igual es mejor no buscarle mucho sentido a la fantasía y dejarla volar libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.