¿Tu bebé llora y estira el pecho? ¿Parece que se queda con hambre porque pide teta a menudo? Descubre entonces qué son las crisis de crecimiento, cuándo se producen ¡y algunos consejos para superarlas!

Tomaste la decisión de dar el pecho por todos los beneficios que aporta a tu hijo y a ti también, pero nadie te avisó que sería tan difícil. Porque, seamos sinceros, amamantar no es fácil: necesita de dedicación, empeño y paciencia. A veces los bebés se enganchan al pecho sin problemas, pero por lo general, existen problemas de postura que pueden derivar en las temidas grietas, noches sin dormir… y mucho más.

Ahora bien, has superado todo eso y cuando parece que la lactancia materna se está asentando, que tu hijo va ordenando un ritmo de tomas, de un día para otro comienza a demandar leche a cada rato y no conforme con eso, estira el pezón y llora como si no tuviese suficiente alimento. ¿Te suena? Seguramente se trate de una crisis de crecimiento. Descubramos juntos qué es…

¿Qué son las crisis de crecimiento?

Crisis de crecimiento y lactancia materna

Las crisis de lactancia son etapas normales al dar el pecho.

Las famosas y temidas crisis de crecimiento no son más que desajustes entre la oferta de leche de la madre y la necesidad del bebé. ¿A qué me refiero? Pues simplemente a que el bebé está creciendo a pasos agigantados y por este motivo, necesita más leche de la que tomaba hasta el momento. El problema es que el pecho no está generando esa cantidad de leche…

Y entonces… ¿hay que dejar la lactancia materna? No, por supuesto que no, sólo hay que tener paciencia: la generación de leche se produce a demanda, por eso el bebé solicita pecho a cada rato: cuanto más succione él, más rápido el pecho comenzará a aumentar la producción.

Por lo general, estas crisis se producen más o menos a la misma edad en todos los bebés y, aunque suelen ser muy angustiosas para las madres, así como aparecen, ¡desaparecen!

Close Discos de lactancia, 6 unidades

Amazon España: EUR 10,83

Amazon Reino Unido: £9.50

Amazon Estados Unidos: EUR 10,83

Cómo afecta el desarrollo del bebé a la lactancia materna

Como te decía, las crisis de crecimiento se deben al desarrollo del bebé: tu hijo crece física y psicológicamente y necesita más alimento. Estos lapsus problemáticos que pueden afectar a la lactancia se producen más o menos en la misma época en todos los casos (días más días menos):

  • Crisis de los 20 días: lo más preocupante de esta primera crisis es que a esta altura, la lactancia materna suele funcionar correctamente luego de la adaptación de los primeros tiempos pero luego, de un día para otro, las mamás sienten que sus pechos no están “tan llenos” y el bebé llora pidiendo más alimento. Así surge la duda: “¿tengo suficiente leche o mi hijo se queda con hambre?”. No te preocupes, luego de algunos días realmente agotadores, verás que tu peque mama sin problemas y ¡deja de quejarse! Esto se debe a que tu cuerpo necesita un tiempo para adaptar la generación de leche.
  • Crisis de las 6 semanas: sobre el mes y medio o los dos meses, la leche cambia su composición, variando su sabor, algo que puede generar disconformidad en los peques. Tranquila: ¡tu hijo se acostumbrará y la leche aumentará en cantidad!
  • Crisis de los 3 meses: quizá sea la crisis más famosa. ¿Por qué? Pues porque muchos de los abandonos de la lactancia materna se producen en este mes. Tus pechos parecerán “vacíos” porque tu cuerpo ha comenzado a generar la leche en el momento en el que tu bebé la solicita pero claro, no se trata de un grifo sino que la leche tarda unos minutos en bajar y esa espera, ¡pone nervioso a tu pequeño, haciéndolo enfadar!

Al empezar con la alimentación complementaria, sobre los 6 meses, es posible que sientas otra crisis de lactancia (que puede acentuarse si debes volver a trabajar. En ese caso, si deseas continuar con la lactancia materna, no te pierdas mi post sobre cómo conservar la leche materna) y lo mismo sobre los 9 meses, esta última relacionada con el miedo de tu hijo a alejarse de ti. No te preocupes, son etapas normales que todas las mamás que eligen amamantar deben pasar. Consulta con un grupo de lactancia si necesitas apoyo y compartir experiencias.

Consejos para sobrellevar las crisis de lactancia

Las crisis de lactancia son sumamente duras para las madres (lo sé por experiencia propia). No es bonito ver al propio hijo llorar, enfadado y desesperado. Una sienta que no tiene leche, que la lactancia ha llegado a su fin pero no es así: son etapas. Si estás convencida de que dar el pecho es lo mejor para tu familia, ¡continúa! Verás que toda crisis, como vino se irá…

Lo primero que debes tener en cuenta es que debes ser sumamente paciente. Paciencia, paciencia y más paciencia es mi primer consejo.

Luego: si tu hijo se niega a tomar el pecho, no lo fuerces. Él lo hará a su modo, cuando lo desee. Si ves que el problema es que el peque se distrae (algo que sucede mucho a partir e los 3 meses cuando comienzan a interesarse por el mundo exterior), intenta buscar un lugar calmado para darle de mamar: un salón a oscuras y en silencio es lo ideal.

Por último, intenta adelantarte a sus necesidades. Si tu hijo está hambriento, tendrá menos paciencia para esperar esos instantes que tarda en bajar la leche. Ponlo al pecho unos minutos antes del horario en que sabes que va a pedir.

Las crisis de crecimiento son etapas en la vida de todos los bebés, vívelas así: como simple etapas que pronto pasarán.

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Imágenes: Free images, aophotos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.