Un gran negocio requiere de un buen local

El espacio en donde se alberga un negocio juega un papel fundamental para crear una imagen positiva, fresca y alentadora de la marca

La mayoría de las veces solo pensamos en lo exitoso que puede ser un negocio desde la perspectiva de los atractivo del producto o servicio que ofrecemos, pero en muchísimos casos, el secreto se basa en los confortable, interesante y agradable que puede ser un local para lograr el triunfo comercial esperado.

A veces, el simple hecho de estar en un local comercial nos crea una sensación de tranquilidad, lo que nos lleva a tomar con calma las decisiones correctas con respecto a las compras que queremos realizar.

En otras ocasiones, el ambiente es tan agitado, que nos vemos en la necesidad de tomar decisiones apresuradas y en la mayoría de los casos no siempre las más agradables.

En cualquiera de los dos casos, todo tiene que ver con la forma en que se dispone el inmobiliario en el local, los colores que se utiliza, la música para ambientar y hasta los olores que percibimos.

El punto está en analizar cual de los ambientes conviene más al tipo de negocio que se desea. Por ejemplo, si es un café, muchos piensan que es mejor que la gente consuma rápido y se vaya, dejando libre las mesas para otros clientes.

Pero también, un lugar lleno –aunque la gente sea la misma durante varias horas- crea la sensación de un negocio exitoso y atrae a las personas a visitarlo.

Mostrar lo que se vende

El mensaje que se da al exterior es lo que uno quiere que se conozca del negocio. Aunque no sean clientes, siempre es bueno que identifiquen el lugar y sepan a la perfección qué es lo que se vende ahí.

Así, tener un letrero grande y visible, con un diseño atractivo y tipografías claras y de acuerdo al concepto del local, será el primer paso para ganarse la atención de clientes potenciales, con lo que ya se tiene un avance en alcance del público sin tener que pagar grandes sumas por publicidad.

 

La magia del lugar

Luego viene la transformación interior. No basta con inmobiliario bonito o elegante, es necesario crear un concepto adecuado y que transmita lo que se quiere del negocio.

A veces, los lugares más placenteros y agradables están lejos de todo lujo y glamour, pero tienen un toque muy especial que es la esencia del local, del negocio y que hace que el cliente obtenga mayor satisfacción al comprar ahí.

Por tal motivo, es muy útil revisar consejos de decoración, visitar otros lugares, asesorarse de algún experto y determinar cuáles serían los materiales, colores y diseños adecuados para que el local sea una extensión del negocio y no se convierta en una apariencia alejada de calidez que quiere tener el negocio con sus clientes.

Todo en el interior tiene un por qué y una justificación, por lo que el cuidado en los aspectos técnicos como la ubicación de las conexiones de agua y luz; colocación del inmobiliario y las adecuaciones a paredes, muros y techo, en caso de ser necesario, son fundamentales para el proyecto.

Luego viene lo más interesante con los colores de las paredes y los  muebles; la iluminación, la distribución de espacios, la colocación de accesorios y mostradores; todo esto va a crear un ambiente agradable para el cliente.

Así, el proyecto no solo será la vista del negocio, sino que será al mismo tiempo el espacio en donde se gane la confianza y la fidelidad de los clientes, que siempre están en busca de lugares agradables para hacer las compras.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.