Consejos para comprar una cámara digital réflex

Comprar una cámara digital réflex no es una tarea fácil. Escogerla bien, sobre todo si es la primera, puede determinar el inicio de la pasión por la fotografía (o que se termine odiándola).

Te gusta la fotografía, pero hasta ahora no habías dado el paso de sustituir la cámara del móvil (o la que te regalaron para tu Primera Comunión) por una más profesional.  Como es bien sabido, la cámara réflex permite ver con exactitud la imagen que se va a sacar, sin error, en un visor, a través de la imagen del objetivo reflejada en un espejo.

Si se escoge la máquina equivocada, puede resultar frustrante, pues se puede sufrir un enorme desencanto que dé pie a abandonar esta actividad artística. Además, el cuerpo es sólo la inversión inicial, pues resulta adictivo comprar objetivos y otros accesorios, para sacar mejores instántaneas, por lo que cuando se cambie el mismo, tendrá que ser por uno con el que los complementos resulten compatibles o habrá que comenzar de cero. En resumen, conviene pensárselo mucho antes de adquirir el primero.

Recopilamos algunos consejos para comprar una cámara digital réflex, que pueden resultar muy útiles, sobre todo para la primera vez.

Y recuerda el dicho más extendido entre los aficionados y profesionales del gremio: “Si tienes tiempo y dinero, dedícate a la fotografía y dejarás de tener ambas cosas”.

¿Qué marca de cámara réflex escoger?

Cámara réflex

Nikon.

Uno de los mejores consejos para comprar una cámara réflex es que en realidad todas las marcas que se dedican a ellas fabrican modelos de primera calidad. Las compañías que se dedican a este sector, por línea general, cuidan sus productos, a diferencia de lo que ocurre con las compactas, que se pueden encontrar de todo tipo (a veces auténticas basuras).

Aunque existen muchas firmas de reconocido prestigio en este campo, como Sony, Pentax, Olympus, en general los profesionales recomiendan decantarse por Canon o Nikon, sobre todo porque se trata de las más extendidas. De esta forma, resultará más sencillo alquilar objetivos, pedir prestado algún material a un amiguete, o adquirirlo de segunda mano. Los profesionales hablan de “la sensación en las manos”, que básicamente consiste en sentirse cómodo con un determinado aparato en la mano, porque el diseño resulte más manejable o por razones indeterminadas. Es decir, que existe un modelo para cada usuario.

Otros elementos en los que fijarse a la hora de comprar una cámara réflex

Existen otros factores a tener en cuenta, antes de adquirir. Por ejemplo, las prestaciones del modelo, por ejemplo si incorpora Live View, se puede ver en la pantalla LCD lo mismo que en el visor, lo que resulta bastante útil, pues aunque se utilizará por regla general el segundo, el monitor puede resultar decisivo para cuando se debe colocar la cámara en posiciones complicadas. El flash integrado no es crucial, pues como mucho llegará a metro y medio, y siempre se puede adquirir en cualquier momento uno externo.

La resolución, a partir de los 10 megapíxeles, no resulta tan importante, pues todas las que se venden hoy en día la superan, y con ella se pueden imprimir fotos de forma aceptable a tamaño A3. Cuanta más tenga, mejor, pero si por ello se eleva el precio de la cámara, no merece mucho la pena desembolsar dinero de más.

Conviene fijarse en el objetivo que viene de serie. Suelen ser de poca calidad, pero aún así a los usuarios que vienen de una compacta les sorprenden muchísimo las fotos que se pueden sacar con ellas. Uno de entre 20 y 60mm puede ser suficiente para la iniciación. Con el tiempo acabará comprándose objetivos de primera categoría, aunque éstos suelen tener un precio prohibitivo, que a veces duplican el de la propia cámara.

Algunas sugerencias de cámaras para principiantes de precios inferiores a los 1000 euros

Para concluir, sugerimos algunos modelos para principiantes. Siempre serán más caras que las cámaras compactas, pero no conviene invertir mucho cuando todavía no se tiene un nivel avanzado, por lo que no hace falta gastarse una cantidad desorbitada. Recomendamos la compra online a través de Amazon, por la calidad y rapidez del servicio. Se puede hacer pinchando en los enlaces.

Canon EOS 1200D . Cámara réflex digital de 18 Mp (pantalla 3″, estabilizador óptico, kit con objetivo EF-S 18-55mm f/3.5 IS II), negro. Se vende por unos 350 euros. Se trata de un modelo de buena calidad muy útil para adentrarse en el mundillo.

Nikon D3300. Cámara réflex digital de 24.2 Mp (Pantalla 3″, estabilizador óptico, vídeo Full HD), negro – kit cuerpo con objetivo Nikkor AF-S DX 18-55 mm f:3.5 VR II. Cuesta unos 440 euros, pero la relación calidad-precio es excelente.

Sony SLT-A58K. Cámara réflex digital de 20.0 Mp (pantalla de 3.0″, objetivo(s) 18-55mm f/3.5, zoom óptico 3.0x, estabilizador de imagen óptica) color negro – kit con tarjeta SD 8 GB, con funda LCS-AMB y lente 18-55 mm. Muy completa para el nivel básico, y no tiene nada que envidiar a los productos de las dos compañías más reconocidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.