¿Cómo se sabe si mi gato está en celo?

¿Cómo se sabe si mi gato está en celo? Básicamente, el gato macho está dispuesto a aparearse siempre, y las gatas hembras en los meses de calor, aunque puede resultar un poco más complejo saber si tu mascota se encuentra en ese momento. Te ayudamos a reconocer los síntomas.

Gatos machos y gatas hembras

Trucos y recomendaciones.

Pese a tener un carácter solitario, se distinguen por ser más fogosas que otras mascotas. Lo malo es que la época de celo es complicada para ellas y también lo es para las personas con las que comparten su vida, pues lo ponen todo perdido, se vuelven difíciles de tratar e incluso pueden huir.

A veces, pueden entrarte dudas, cuando tu animal se comporta de forma extraña. Si no tienes mucha experiencia con estos animales o acabas de adoptar a un gato por primera vez, puede que te cueste saber si tu mascota está en celo. Recopilamos trucos y recomendaciones para saberlo con facilidad.

¿Cuándo entra un gato en celo?

Los gatos tienen su propio lenguaje

Los gatos duermen muchas horas.

Los gatos machos alcanza la madurez sexual cuando llegan al año de vida. A partir de entonces estarán casi siempre dispuestos a aparearse, aunque para ello deben encontrar a su alrededor a gatas que también estén en celo, y atraviesan ciclos de mayor o menos intensidad. Su época álgida es de septiembre a marzo.

En el caso de las gatas el primer celo suele surgir a partir de los ocho o los diez meses, aunque depende de cada ejemplar. Por ejemplo, influye su peso, ya que si no gana los suficientes kilos no entra en la pubertad. También tiene que ver la raza, pues por ejemplo las siamesas y de pelo corto lo logran antes que las persas o de cabello largo. Si están rodeadas de machos lo conseguirán antes, y también si viven en un lugar cálido, o un piso en el que no pasen frío.

¿Cómo se sabe si mi gato está en celo?

Sugerencias

¿Qué debo hacer si mi gato se vuelve agresivo?

Existe una serie de síntomas con los que se puede saber fácilmente si tu mascota está en fase de reproducirse.

En el caso de los gatos machos, tu casa empezará a oler mal. Lo pondrán todo perdido de pequeñas cantidades de orina con feromonas, que atraen a la hembra sexualmente. Tenderán a escaparse y vagabundear en busca de algún ejemplar del sexo opuesto. Además,durante la época de celo están más agresivos, sobre todo con posibles rivales, por lo que puedes encontrártelos con arañazos si han salido a dar una vuelta.

En cuanto a las hembras, el llamado ciclo estral de la gata se compone de cuatro fases:

  1. Proestro. Dura uno o dos días en los que modifica su comportamiento, pues orinará frecuentemente, vocalizará, frotará la cabeza y el cuello contra los objetos, rodará por el suelo, y estará más cariñosa que nunca. Además, el apetito de la gata aumentará sensiblemente.
  2. Estro. Periodo de receptividad sexual, en el que se produce la ovulación al final. Dura entre cuatro y seis días si el animal se aparea, y si no, puede llegar a catorce. Se distingue porque emite un maullido agudo y estridente para llamar al macho.
  3. Metaestro. Periodo de desarrollo inicial del cuerpo lúteo.
  4. Diestro. Fase de inactividad sexual, tras la ovulación, que dura de tres a dieciséis días si no ha habido cópula, y dos meses si la gata ha sido fecundada por un gato, por lo que se ha quedado en estado de gestación.

Finalmente, se produce el Anestro, la fase final de reposo, cuando los ovarios descansan sin crear hormonas, pero no forma parte del ciclo, ya que su llegada significa precisamente que la gata ya no está en celo.

El problema es que puede resultar complicado soportar la fase de celo de un gato. Conviene tener mucha paciencia, aunque a veces conviene consultar con el veterinario la posibilidad de esterilizarlo, para evitar el riesgo de que se escape y le atropellen, y de que se pelee y le transmitan alguna enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *