¿Cómo saber si se sufre una depresión y distinguirla de la tristeza?

Cuando una persona sufre una enorme tristeza muchas veces duda si debe correr al médico, o es que simplemente atraviesa una mala etapa. Analizamos cómo saber si se sufre una depresión, fijándose en los síntomas más importantes.

En muchos momentos de la vida, todas las personas se sienten desmotivadas y desganadas. Cabe la duda de que se sufra una depresión, lo que haría necesario acudir al médico para que diagnostique la enfermedad. Pero quizás se trate únicamente de una reacción lógica, aunque algo exagerada, a algún problema. ¿Qué se debe hacer? ¿Se puede distinguir entre depresión y una simple (relativamente) tristeza? Hasta que una persona no está segura del problema que tiene, no puede poner los medios para superar esta situación.

En todo el mundo, existen 121 millones de individuos que han conocido o padecerán esta dolencia. Una de cada seis personas la sufrirá a lo largo de su vida. ¿Cómo saber si se sufre una depresión? Para ayudar a personas en esta situación, recopilamos los principales síntomas de los desórdenes anímicos.

Síntomas de la depresión, que permiten reconocer la enfermedad

Trucos para reconocer los síntomas

¿Cuándo acudir al medico?

Existen una serie de indicios que deberían hacer sonar las alarmas. Éstos son los síntomas de la depresión más comunes.

1. Tristeza prolongada en el tiempo. Es normal que se tenga este sentimiento en determinados momentos de la vida, sobre todo si se ha pasado por un mal momento, como en el caso de la pérdida de un ser querido. Pero si pasa el tiempo, y persiste puede ser señal de que algo no va bien.

2. Abulia o falta de voluntad. Este síntoma deja a quien lo sufre completamente incapacitado, al quitarle las ganas para afrontar la vida diaria. Se sentirá completamente desmotivado para ir al trabajo, tomar cualquier decisión, e incluso para  llevar a cabo acciones sencillas, como peinarse o tomar una ducha, por lo que resulta habitual encontrarse a pacientes de depresión desaseados.

3. Exceso de fatiga. La persona se siente cansada sin haber realizado ninguna actividad física intensa. Ha perdido la vitalidad habitual.

4. Trastornos de la alimentación. O aumenta de forma considerable el apetito o todo lo contrario, el afectado no tendrá deseo ninguno de ingerir alimentos, con las nefastas consecuencias para la salud que estos desequilibrios traen aparejados.

5. Insomnio. Resulta bastante habitual que los deprimidos tengan dificultades para conciliar el sueño.

6. Sentimientos suicidas. Por suerte, éstos sólo aparecen en casos extremos. Pero son bastante peligrosos, pues podrían llevar a tentativas de acabar con la vida.

¿Quién puede sufrir una depresión?

En realidad, todo el mundo puede ser diagnosticado con esta enfermedad en cualquier momento, independientemente de su raza, posición económica, etc. No afecta sólo a los adultos, los niños no se libran. Al parecer afecta más a las mujeres, que según los estudios podrían tener el doble de posibilidades de sufrirla. El riesgo todavía es mayor para ellas en el caso de dar a luz, sobre todo si son madres primerizas.

Aumentan las posibilidades en el caso de personas que vivan solas, sufran un exceso de estrés, o trabajen de noche. Además, están más expuestos en períodos como el regreso a la rutina después de las vacaciones, la época de más frío y oscuridad, y temporadas asociadas a la alegría, como Navidad, que puedan despertar recuerdos del pasado. Las investigaciones han puesto de manifiesto que existen causas genéticas, por lo que algunas personas heredan genes que les hacen firmes candidatos a deprimirse.

¿Cuándo acudir al médico?

Se recomienda que en caso de duda se pida cita en el facultativo. No basta con leer libros y artículos sobre el tema. El diagnóstico debe realizarlo un profesional. Cuidado en el caso de estar en contra de la utilización de psicofármacos, pues a veces se recetan con buen criteri0, por necesidad, pero otras se abusa de ellos, lo que resulta bastante poco recomendable, ya que tienen peligrosos efectos secundarios, y además producen adicción. Por supuesto, jamás debe uno autorecetárselos o comprarlos por internet sin receta médica; jugar con este tema puede traer consecuencias nefastas.

En caso de duda se puede realizar un test de depresión online. Los resultados no son definitivos, pero sí que pueden indicar que es necesario pedir cita en la consulta.

Según el código CIE-10, lista para reconocer la enfermedad de la Organización Mundial de la Salud, el facultativo la diagnosticará depresión cuando se ha padecido un estado de ánimo depresivo, de duración no inferior a dos semanas; la situación no se puede atribuir al empleo de sustancias psicoactivas o a la presencia de algún trastorno mental orgánico; y disminuye o desaparece el interés y la capacidad de disfrute por las cosas que anteriormente resultaban placenteras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.