Cómo hacer el juego del amigo invisible

Ya sea una reunión de amigos o como alternativa a los múltiples regalos que hay que hacer en Navidad, el amigo invisible se convierte en una buenísima opción para tener un detalle con los compañeros del trabajo o la familia. Sin embargo, hay que prestar atención a una serie de normas y consejos para tener éxito a la hora de llevarlo a cabo. 

¿Qué regalar en un amigo invisible?Qué levante la mano el que haya ido a una cena de Navidad y no haya tenido que hacer un amigo invisible. O que la levante aquel que ha sentido un escalofrío ante la interminable lista de regalos que tiene que hacer en Navidad… el amigo invisible se puede usar como una magnífica alternativa para tener un detalle con los compañeros de trabajo o para simplificar los regalos familiares, permitiendo hacer un único regalo (con el consecuente ahorro de tiempo y dinero) de más calidad.

El amigo invisible consiste en que cada persona compra un regalo dentro de un presupuesto previamente acordado entre los participantes y da al obsequio bien a un fondo, del que cada uno cogerá un regalo al azar, bien a una persona concreta que no debe saber quién ha comprado el obsequio. A continuación os cuento cómo hacer el juego del amigo invisible:

Normas para hacer el amigo invisible

Si hay acuerdo en hacer el amigo invisible debemos tener en cuenta los siguientes consejos:

Nominar a una persona que haga las veces de notario y de receptor de los regalos: esta persona tiene uno de los papeles más complicados, porque o bien no participa, o bien será la persona que tenga más información sobre quién ha regalado qué y a quién le ha tocado cada uno. Sus funciones pasan por realizar el sorteo entre los participantes, por recoger y custodiar los regalos y por entregarlos cuando llegue el momento.

Una vez fijado quién será el responsable de gestionar el amigo invisible, se deben fijar las normas para llevarlo a cabo. Resulta fundamental fijar un precio del regalo, siendo lo normal una cifra aproximada que oscile entre dos cantidades que todo el mundo pueda asumir. En el caso de hacer un amigo invisible en una empresa, hay que tener cuidado de poner un presupuesto que se pueda ajustar a todo el mundo, pues no cobra lo mismo el becario o un auxiliar que un directivo.

Si se decide hacer un amigo invisible nominativo, hay que hacer un sorteo en el que cada persona coge un papel con el nombre de la persona a la que debe regalar. La persona que escribe los nombres debe hacerlo de tal forma que no haya posibilidad de error o confusión, pues no hay nada más desagradable que llegar a la entrega de regalos y que alguien se haya quedado descolgado por un error.

También es importante determinar cómo se van a entregar los regalos. Lo ideal es que la persona responsable del amigo invisible los recoja de forma anónima y así nadie sepa quién ha llevado un regalo concreto. Al final es inevitable fijarse en el envoltorio del paquete que trae una persona y poner “nombre y apellidos” a ese amigo invisible. Otra opción puede ser acordar que los regalos deben llevarse con un único tipo de papel o llevarlos envueltos en una bolsa del mismo tipo para evitar identificar quién hace cada regalo.

Otro amigo invisible más cómodo, es aquel en el que no hay destinatario concreto. Cada persona compra un regalo y luego se hace un sorteo entre los presentes para ver qué paquete corresponde a cada uno. Esta versión provoca que se pierda la personalización de los regalos y que a la hora de hacer la compra se deba pensar con mente más abierta y elegir algo que pueda gustar a todo el mundo.

¿Qué regalar en un amigo invisible?

La mayor parte de los amigos invisibles se caracterizan por tener un bajo presupuesto y por tratarse más que otra cosa de comprar un detalle o una tontería a un compañero de trabajo. El que eso sea así, no implica que haya que ser cutres y regalar alguna baratilla de un bazar chino o que nos sobra por casa. Evitemos regalar un “pongo” (aquel regalo que nunca encuentra ubicación por hortera o birria, pero que nunca tiramos) y pensemos en regalos que puedan tener un recuerdo agradable en la persona que le toque.

El que se ponga un límite pequeño, por ejemplo entre 10 y 20 euros, no implica que no podamos hacer regalos buenos. Por ejemplo:

Un juego de diferentes tés o infusiones será un regalo genial para aquella persona que le guste disfrutar de este tipo de bebidas. Hay multitud de tiendas en las que podremos hacer una pequeña cesta con varias infusiones y estaremos dentro de un presupuesto ajustado y si no nos decidimos por ninguna de las infusiones que tengan, siempre podemos regalar algún accesorio para tomar el té como tazas o coladores que a buen seguro serán del gusto de esa persona como los que te sugerimos a continuación:

Bodum Assam Set Vasos térmicos, Centimeters

Amazon España: EUR 18,90

Amazon Reino Unido: £15.33

Amazon Estados Unidos: EUR 18,90

Emsa City Cup, Taza Termo, Acero Inoxidable, 0.2 L, 1 Unidad

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

El exprimidor de cítricos de Lekue: en plena moda de los gin-tonics, ¿qué mejor que un exprimidor como este fabricado por Lekue que permite extraer, como si de una fragancia se tratase, hasta la última gota de un limón o una lima para aromatizar cualquier copa o alimento? Veras que su precio es realmente económico y será un puntazo para quién lo reciba:

Lékué Exprimidor, Silicona, Verde, 2 unidades

Amazon España: EUR 13,77

Amazon Reino Unido: £14.25

Amazon Estados Unidos: EUR 13,77

Regalos delicatessen: no nos dará para grandes cantidades,  pero aunque tengamos un presupuesto ajustado se puede optar por regalar un buen aceite de oliva, una selección de chocolates… hay cantidad de tiendas que ofrecen productos delicatessen que a lo mejor no compramos a diario, pero que los usamos como regalo en un amigo invisible será una magnífica opción.

Regalos para el vino: aunque estuvieron de moda hace unos años, hay accesorios que el buen bebedor de vino sabrá apreciar y que pueden ser un regalo ideal para un amigo invisible. Eso sí, opta por marcas de calidad y de reconocido prestigio como Fackelmann, que tiene un magnífico sacacorchos automático a un precio magnífico:

Así pues, con un poco de organización y un poco de imaginación, el amigo invisible podrá ser un éxito, con regalos originales y de calidad que sean útiles para quien los reciba y con presupuestos realmente ajustados que encajaran en cualquier presupuesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.