Cómo ganar más dinero con tu plan de pensiones

La jubilación es un tema de gran preocupación para buena parte de la población que ve con temor las informaciones que apuntan a que el sistema de pensiones de nuestro país será insostenible en el futuro. Por ello, vamos a dar algunos consejos para conseguir la mayor rentabilidad en nuestro plan de pensiones.

Por qué no contratar un plan de pensiones

Foto by BME

Los planes de pensiones son uno de los productos más vendidos por las entidades financieras y comprendiendo su funcionamiento no es para menos. Cuando decidimos abrir un plan de pensiones en nuestro banco, lo que tendremos es un fondo de inversión con características muy especiales como poder desgravarnos un porcentaje de lo que “metemos” cada año en el plan de pensiones. Sin embargo, ese dinero solo lo podremos recuperar en el momento de la jubilación o en supuestos muy contados y, por lo general, la gente hace una gestión pasiva del plan de pensiones y opta por planes muy conservadores.

Lo cierto es que, por diferentes motivos, considero los “planes de pensiones” uno de los peores productos financieros para los clientes de cualquier entidad financiera y uno de los productos más rentables para los bancos, que consiguen depósitos a largo plazo ofreciendo, en muchos casos, rentabilidades ridículas (no olvides nunca que para un banco no eres más que un número, que quien te atiende en una entidad financiera es un comercial y que el banco solo quiere una cosa: beneficios).

¿Cómo funciona un plan de pensiones?

Si tenemos o vamos a contratar un plan de pensiones, debemos pensar en que no deja de ser un fondo de inversiones y como tal debemos elegir dónde se va a invertir nuestro dinero. Hay múltiples opciones y lo normal es poder escoger entre:

  • Fondos de pensiones que invierten en renta fija o en renta variable: en ambos casos, debemos tener muy claro en qué tipo de renta o índice se invertirá nuestro capital y en qué porcentaje, pues muchos fondos asignan un porcentaje de la inversión en renta variable y otro en renta fija.
  • Fondos con rentabilidades garantizadas o limitadas: hay fondos de pensiones que garantizan una determinada rentabilidad y otros, referenciados casi siempre a índices bursátiles, que limitan la rentabilidad que se nos entregará.
  • Fondos con consolidación y sin consolidación: los primeros casi casi están desaparecidos del mapa bancario, pues lo que hacen es garantizar que al alcanzar determinados niveles, esos importes ya no se pueden perder. Lo normal, es que un plan de pensiones varía de valor a lo largo de su vida y en algunos momentos tengamos saldo positivo y en otros tengamos saldo negativo.

A fin de cuentas, un plan de pensiones no es más que un acuerdo por el que la entidad financiera invertirá nuestro dinero en determinados valores y nos devolverá una rentabilidad (positiva o negativa) por esas inversiones. Es decir, lo mismo que hace un fondo de inversión pero con supuestas ventajas (que no son tales) y múltiples desventajas.

¿Por qué no merece la pena un plan de pensiones?

Las razones por las que digo que un plan de pensiones no merece la pena son las siguientes:

Imposibilidad de recuperar lo invertido salvo en el momento de la jubilación o en situaciones muy concretas, lo que imposibilita usar ese dinero en caso de necesidad o aprovechar ese capital para aprovechar otras oportunidades de inversión.

Los bancos siempre recomiendan que cuanta más cercana está la edad de jubilación menos porcentaje debe invertirse en renta variable y al revés. Esto no es sino un absoluto y completo error. La decisión del tipo de activo para inversión no puede depender de la edad de la persona, sino del momento que vivan los mercados financieros y la economía mundial.

Vivimos épocas de cambios legislativos radicales y la normativa que rige los planes de pensiones hoy puede ser muy diferente a la que exista cuando nos jubilemos dentro de equis años. Si nuestro dinero está “atrapado” en un plan de pensiones, no lo podremos recuperar para buscar productos financieros con mejor tratamiento legislativo y fiscal y solo podremos rechistar cuando llegue el momento de recuperar nuestro plan.

Los bancos no informan de que es posible hacer una gestión activa de nuestros fondos de pensiones y dentro de sus limitaciones “jugar” con el tipo de fondo que tenemos. Para ellos lo ideal es captar tu dinero y que te olvides de él hasta el momento de la jubilación y no hay más que ver lo pesados que se ponen los bancos para captar dinero para los planes de pensiones olvidándose completamente de sus clientes una vez hecha la aportación.

Si ya tienes un plan de pensiones: ¿cómo ganar más dinero?

Si tenemos capacidad y tiempo de seguir la evolución de la renta variable, podremos mover nuestros planes de pensiones y alterar planes de renta fija con planes de renta variable y así maximizar el movimiento. No obstante, esto exige tener dedicación y tiempo y cambiar un plan de pensiones nunca será tan ágil como invertir en otros productos financieros como los ETF.

Tampoco debemos miedo a mover un plan de pensiones de una entidad a otra y aprovechar ofertas comerciales que nos reportarán una parte del dinero traspasado. Las limitaciones que tenemos a la hora de recuperar un plan de pensiones no implican que no podamos llevarnos nuestro dinero a otra entidad a través de un “traspaso de planes”.

Debemos analizar los diferentes tipos de planes que ofrece nuestra entidad y buscar aquel que más se adapte a nuestro perfil y a nuestra situación, pero como hemos comentado antes, no debemos caer en el error de pensar que por estar más cercanos a la jubilación el plan más conservador es el que más nos conviene.

Alternativas a los planes de pensiones

Afortunadamente hay vida más allá de los planes de pensiones y en los últimos años entidades bancarias y empresas aseguradoras están comercializando nuevos productos con ventajas fiscales similares a las de los planes de pensiones con ventajas más que interesantes.

Por ejemplo, disponemos de los denominados PIAS (planes individuales de ahorro sistemático) que son un producto híbrido que cubre determinados riesgos y que puede ser recuperado en el momento de la jubilación o los nuevos planes Ahorro 5 que no generarán pago de impuestos por las plusvalías siempre y cuando se mantengan durante al menos 5 años y cuya normativa obliga a garantizar, al menos, el 85% de la inversión realizada.

En definitiva, se pueden encontrar muy buenas opciones de inversión entre la infinita selección de productos financieros que tienen las entidades bancarias y las aseguradoras, pero debemos ser capaces de dedicar tiempo para analizar las características de cada uno y determinar qué producto nos interesa más, cuál nos rentará más y con cuál pagaremos menos a Hacienda, teniendo en cuenta que en un mundo tan cambiante, el producto que firmemos debe darnos la suficiente flexibilidad para cambiar nuestra inversión de la forma más sencilla y menos gravosa posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.