Claves para tener una buena relación con tu gato

Cuando adoptas una mascota buscas por lo general una compañía amigable para nuestro día a día. Los gatos son unos compañeros excelentes, pero como ocurre con cualquier tipo de relación, la relación con tu gato hay que trabajarla y tener en cuenta no solo nuestras necesidades sino también las del gato.

Aprende a entender a tu gato

el lenguaje corporal felino

Los gatos tienen un rico lenguaje corporal

Los gatos tienen un lenguaje corporal muy claro, debes aprender a leer en él su estado de ánimo para saber a qué atenerte. Además, emite sonidos que te lo pondrán más fácil, ¿sabes que normalmente los gatos adultos desarrollan distintos tipos de maullidos para comunicarse con las personas?

Fomentando la buena relación con tu gato: ¡a jugar!

La mejor manera de empezar a relacionarte con tu compañero felino es a través del juego, algo que en general nos gusta a todos los mamíferos. Pero eso sí, debes, especialmente si el gato es cachorro,  establecer unas pautas. Procura no jugar con las manos o los pies, porque sus uñas y dientes se irán haciendo cada vez más fuertes y si se emociona puede llegar a hacerte daño.

 

 Busca juguetes especiales para gatos, por experiencia te digo que hay un mercado amplísimo y te acabarás aficionando hasta ser un verdadero experto. Eso sí, a la hora de la verdad nada va a superar como juguete favorito de tu gato a la típica caja de cartón y la pelotita de papel estrujado.

Lanza los juguetes lejos para que tu gato se ejercite y sienta la sensación de la caza y disfruta porque realmente jugar con un gato es divertido y hará que os sintáis más unidos y que por un momento logres olvidar tus problemas.

claves para tener una buena relación con tu gato

Una buena relación con tu gato se consigue con tiempo y paciencia

La paciencia clave para educar a tu gato

A los gatos no les van la agresividad ni los gritos. De hecho, si les golpeas o les gritas puede que nunca lleguen a confiar en ti. Sé paciente y premia las conductas positivas. Cuando haga algo bien dale un premio, díselo y dale suaves caricias.

Los juegos son importantes para los gatos

Jugar con tu gato te ayudará a crear una relación más sólida

Ganarte la confianza de tu gato es también una cuestión de tiempo y tranquilidad, a los gatos suelen agradarles más las personas tranquilas que no les presionan para que se acerquen e interactúen. Recuerda que son animales curiosos cuando algo les interese serán ellos los que se aproximen.

Acariciando a tu gato

Al principio a lo mejor le cuesta más y tendrás que ser tu quien lo busque, eso sí, no le agobies hazlo en sitios abiertos, donde no se vea obligado ni presionado. Acarícialo en zonas poco conflictivas, delante, detrás de la orejas y el mentón son normalmente sus zonas favoritas. A no todos los gatos les gusta que les toquen en cualquier sitio, debes tenerlo en cuenta, la barriga, las patas y la cola suelen ser terrenos conflictivos, si ves que empieza a mover su cola, echa las orejas para atrás y se inquieta déjalo tranquilo.

Respetando el espacio de tu gato

Odio cuando alguien me despierta de la siesta, es algo que le pasa a mucha gente. A los gatos también les pasa, son animales que necesitan dormir mucho y el sitio que escojan tiene que ser tranquilo y debemos respetarlos cuando están en él.

Igualmente molesto es que alguien entre al baño cuando estás haciendo tus necesidades, incomodar al gato en ese momento tampoco es buena idea. Entre otras cosas puede decidir que no le gusta una bandeja donde puede ser incomodado y tendremos un serio problema.

Debes saber también que a no todos los gatos les gusta que les cojan en el cuello, algunos prefieren tener sus cuatro patitas bien asentadas en el suelo todo el tiempo.

Si por algo el gato se enfada, bufa, mueve violentamente la cola y aplana las orejas lo mejor es que le dejes tiempo para que se calme por sí mismo.

Previniendo accidentes

Los gatos aprenden siempre en positivo

Los gatos aprenden si premiamos sus buenas conductas

Por naturaleza el gato necesita rascar, por eso debes disponer de un espacio donde pueda hacerlo, hay rascadores de muchas clases para ellos,  enséñale que ese es el sitio donde puede rascar y no en tus muebles.

También es importante que disponga de un sitio alto desde donde pueda observar y sentirse seguro.

Una de las sensaciones más reconfortantes del mundo es la de estar sentado en tu sillón favorito disfrutando del ronroneo de tu gato cómodamente instalado en tu regazo. Al llegar a este punto sabrás que sois los compañeros perfectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.