Cine de Superhéroes: La tendencia de moda en Hollywood

4

Los antecedentes del cine de superhéroes remontan desde la década de los cuarenta, mucho antes de convertirse en uno de los géneros más populares y redituables en taquilla.

Superman (1978), Richard Donner

Superman (1978), brideofblacula tumblr

En “La Tarea del Héroe: Elementos para una Ética Trágica” (1982), el intelectual español Fernando Savater definió al héroe como  alguien que “logra ejemplificar con su acción la virtud como fuerza y excelencia”. A lo largo de la existencia de mitos y leyendas, su figura intenta presentarse como aquel con altos valores, destacadas cualidades como la sabiduría y una inusual conducta correcta que lo obliga en muchas ocasiones en acudir al auxilio del más necesitado.

El ensayista Joseph Campbell, en su obra más destacada “El Héroe de las 1000 Caras” (1949), hace también hincapié al respecto al proponer la existencia de la línea antológica del viaje por el que atraviesa el héroe, quien después del inicio de su camino atravesará por una serie de etapas en las que el hallazgo de un mentor y las trifurcaciones que lo llevarán a aprender de la vida serán importantes para alcanzar la resolución espiritual.

Si bien el concepto de “superhéroe” es inexistente en el diccionario de la Real Academia Española, cuenta con mucho de los rasgos que identifican al héroe, añadiéndole habilidades sobrehumanas o conocimientos avanzados de la ciencia que usan para combatir contra lo que consideran actos incorrectos e intolerables, atravesando también por una modificación constante en su bosquejo a lo largo de las décadas, desde el hombre con moral hasta el atormentado antihéroe sofocado por la adversidad.

La consolidación del “superhéroe” en el cómic

El precursor del superhéroe se presentó con el “Nyctalope”, aparecido en la novela “Le Mystère des XV” (The Mystery Of The XV) en 1911. El imaginario del escritor francés Jean de la Hire concibió a Leo Saint- Clair, un héroe que tiene la capacidad de ver en la oscuridad y un corazón artificial que lo mantiene con vida, además de darse a la tarea de enfrentar a ambiciosos dictadores, científicos locos y extraterrestres que amenazaban a la humanidad.

Como palabra, el superhéroe nació en 1917 durante un programa radiofónico y fue registrada en 1979 por DC y Marvel (cada una siendo propietaria del 50% de los derechos de uso), su competencia forzada a utilizar los identificables sinónimos de “superhumanos”, “metahumanos” o “mutantes”.

A su vez, el cómic sería el responsable de popularizar el concepto por la subsecuente aparición de editoriales como All Star Comics durante la década de los cuarenta. La temática del héroe con poderes fuera de lo ordinario regresaría con “Superman”, creación de Jerry Siegel y Joe Shuster publicada por primera vez en 1938 por DC, representando también al primer superhéroe emblemático de Estados Unidos: uno clásico y con una moral inquebrantable, necesario para aliviar en los lectores las dificultades en tiempos de trifulcas como los vestigios de la crisis económica desatada en 1929.

Antecedentes del cine de superhéroes: Los seriales

La primera aparición de un filme inspirado en los superhéroes fue en 1941 con “Las Aventuras del Capitán Marvel” (The Adventures of Captain Marvel), serial conformado por doce episodios basado en el cómic homónimo de C.C Beck y Bill Parker, en el que el hombre en cuestión, Billy Batson, tendrá que convertirse en el citado héroe con el fin de vencer al Escorpión, el villano que planea hacerse de un arma poderosa en contra de la humanidad.

Con la aparición de “Batman” en 1939 por parte de DC, surgió un interés en recrear al personaje de Bob Kane y Bill Finger en un serial de 1943 dividido también en capítulos. La trama, confeccionada por el propio Kane, el hombre murciélago combatía a un espía japonés en Ciudad Gótica.

El cine serial también fue el vehículo inicial para que las proezas de “El Fantasma” (1943) del imaginario de Lee Falk, la creación de Joe Simon y Jack Kirby conocida como “Capitán América” (Captain America, 1944) y “Superman” (1948) alcanzaran cierta popularidad, cada uno con un aproximado de 15 capítulos.

Posteriormente, el sucumbe de la producción de seriales pasaría a una etapa televisiva en la que afianzó un renacimiento para los superhéroes en el formato, uno que incluso en tiempos actuales logró prestigio por el cuidado en su confección.

Primeras películas de superhéroes en el cine: De Superman al primer churro de Spiderman

Batman: La Película (1966)

Batman: The Movie (1966) thelineofthecentury tumblr

Los primeros filmes oficiales basados en superhéroes recurrieron al formato en blanco y negro, siendo “Superman and the Mole Men” (1951) el debut formal del héroe de Metrópolis en el cine con la que contó con la realización independiente de Lee Sholem y con George Reeves protagonizando al Hombre de Acero.

El éxito de la serie televisiva de Batman en la década de los sesenta devino en “Batman: The Movie” (1966), una adaptación singular en la que prevaleció el tono cómico y un tanto paródico característico del formato televisivo, preservando a los actores representativos del programa: Adam West como el héroe murciélago y Burt Ward como Robin.

Diabolik 1968

Diabolik (1968) krebstar3000 tumbr

No obstante, menores filmes alejados de las editoriales consolidadas de la época como Marvel y DC vieron la luz como alternativas al cómic estadounidense, como el antihéroe y bandido de origen italiano “Diabolik” (1968) y “Mr. Freedom” (1969), una sátira francesa en la que el héroe buscará arreglar las cosas de acuerdo a Dios, sin importar el costo de sus actos en su lucha contra el comunismo.

Personajes de DC prosiguieron con apariciones de una manera gradual que aumentarían su popularidad. Para los setenta, Superman fue objeto de un segundo intento por recrear su lucha por la justicia bajo la batuta del realizador Richard Donner, siendo Christopher Reeve quien interpretaría a Clark Kent en “Superman” (1978). Para muchos identificada como el génesis del cine de héroes modernos y la primera en ofrecer calidad con los efectos realizados en la época y una trama sólida, tendría una serie de secuelas en 1980, y 1983 aunque exitosas, fueron incapaces de lograr el buen nivel de su predecesora, una tendencia reflejada en “Superman IV” en 1987, que debido a su fracaso ante la audiencia la franquicia fue clausurada. No obstante, Superman tendría una serie de reboots en 2006 y 2012 que resucitaron su aceptación ante un público más joven.

Antes de alcanzar la fama mediática en la década de los dos mil, la primera versión cinematográfica de “Spiderman” en 1977 se convirtió en uno de los más desalentados infortunios del género, al tratarse de un filme de serie B con dudosos efectos especiales como el gastado truco de los cables mientras se cuelga de las telarañas. Sus secuelas, “Spiderman ataca de nuevo” (1978) y “Spiderman: El Desafío del Dragón” (1979) pasaron con más pena que gloria, quedando como un triste recuerdo la primera saga del héroe creado para Marvel por Stan Lee y Steve Ditko.

La raquítica presencia de superhéroes en el cine de los ochenta

Los años ochenta sirvió como un eslabón en el cine de superhéroes para comenzar a ofrecer propuestas en las que los prototipos heroicos no necesitaban de utilizar trajes en látex. En 1982, la aparición cinematográfica de “La Cosa del Pantano” (Swamp Thing) de Len Wein y Bernie Wrightson publicado por DC, dio un giro alejado del heroísmo usual, con más predominio al terror que a la acción en manos del realizador Wes Craven.

Walt Disney Pictures, mucho antes de adherir a su imperio a Marvel Movies, hizo un fallido intento por producir cintas de superhéroes a través de la infantil “Condorman” (1981), un plano relato sobre un caricaturista que se convierte en su propia creación, el héroe homónimo del título, para auxiliar a la CIA contra el villano ruso Krorov.

Batman (1989), Tim Burton

Batman (1989) thelineofthecentury tumblr

En un tono de comedia simplista y en un corte independiente, “Finalmente Héroe” (1980) ofreció uno de las primeras cintas en las que presentaba a un individuo carente de super habilidades que intenta fungir como un héroe en circunstancias inesperadas y peligrosas, volviendo atractiva la premisa sobre la posibilidad de portar anónimamente un disfraz para impartir justicia, aunque se sufrieran complicaciones en el camino.

Con la entusiasta aceptación generada por el Superman de Christopher Reeve, el realizador Tim Burton, acompañado por el oscuro score de Danny Elfman, rescató al personaje de Bruce Wayne para reintroducir a Batman en 1989 con un estilo gótico y oscuro alejado de la comicidad de la serie sesentera, haciendo hincapié en personajes más sólidos, con un héroe más serio y taciturno interpretado por Michael Keaton. Así, logró la revitalización necesaria para que en las siguientes décadas perdurara el interés por adaptar cómics famosos, reflejado en la bien lograda secuela, “Batman Regresa” (Batman Returns, 1992).

The Toxic Avenger (1984)

El Vengador Toxico strongbabyoxtumblr

Como alternativa para todos aquellos fans de los héroes ofrecidos por la amalgama de editoriales de cómics, “El Vengador Tóxico” (The Toxic Avenger, 1984) de Lloyd Kaufman, ganó un estatus de culto y tres secuelas. A su vez, representó un cambio bastante excéntrico y drástico en el género, más aproximado a la esencia gore, la comedia negra y a las películas B con la bizarra transformación de un “bulleado” conserje a una horrenda y poderosa criatura que combatiría el crimen en su ciudad natal.

No obstante, una serie de notorios fiascos se sumaron en el intento por recrear de manera fidedigna y respetable las peripecias de los héroes editoriales, como el relato de la prima de Superman, “Supergirl” (1984), el sarcasmo del antihéroe de Marvel de “Howard, el Pato” (Howard, The Duck, 1986) y “The Punisher” (1989) con Dolph Lundgren como el castigador en cuestión, más fiel al cine de acción ochentero que a la propia tragedia del cómic.

El oscurantismo en el cine de superhéroes en los noventa

Si bien el interés por filmes de superhéroes crecía paulatinamente, la labor en la realización de sus adaptaciones decayó en calidad. El caso más sonoro ocurrió con Joel Schumacher al tomar bajo su mando a Batman tras la partida de Tim Burton. “Batman Eternamente” (Batman Forever, 1995) resultó una caricatura de Bruce Wayne, con una complejidad tornada plasticidad y un estilo próximo a la payasada que evidenciaban falta de conocimiento del personaje, mismo caso ocurriendo con “Batman y Robin” (1997), secuela que agravó las fallas de su predecesora.

Una camada de superhéroes pasó al olvido en su intento por gozar de éxito, aunque con el tiempo adquirieron un llamativo cultismo. Proveniente de un programa de radio de 1930 que inspiró entrega de cómics de Street Magazine en 1931, “La Sombra”, de Walter B. Gibson, tuvo diversas adaptaciones desde seriales en los cuarenta hasta un filme de serie B en 1946. Su versión de 1994, aunque con una destacada confección visual, su argumento tambaleó por su trivialidad.

El primer intento cinematográfico de “El Fantasma” (The Phantom, 1996) y su habilidad para comunicarse con los animales pasaron desapercibidos por lo acartonada que resultó la personalidad del héroe a pesar de contar con un estudiado empeño de Billy Zane como el heróe en cuestión. Desde su primer publicación por Pacific Comics en 1982, “Rocketeer” interesó a Walt Disney Pictures para una adaptación. Estrenada en 1991, el héroe del Jet Pack de Dave Stevens que surcaba los cielos en tiempos de la Segunda Guerra Mundial logró recrear la usanza del cine de los cuarenta, aunque imperando su incapacidad en ofrecer con tiempo un desarrollo oportuno en su pelea contra los nazis.

Darkman (1990), Sam Raimi

Darkman (1990) skullgrin140 tumblr

Otros superhéroes corrieron con un destino aún más desalentador durante los noventa. “Capitán América” (1991) representó también una debacle en la que el exceso de libertad en el argumento y una introducción distanciada a la del origen del héroe de Joe Simon y Jack Kirby la convirtieron en un lanzamiento destinado en directo al VHS. El tieso retrato del origen de habilidades y mutaciones conllevó a que el primer filme de “Los Cuatro Fantásticos” (Fantastic Four, 1994) recayera en el modelo de serie B, incapaz de lograr un estreno comercial en su época por el resultado, uno risible por la ausencia de una concepción visual acertada.

Mystery Men (1999), con Ben Stiller

Mystery Men, retropolska tumblr

Excepciones como la originalidad de Sam Raimi en la creación de su propio acomplejado superhéroe deseoso de venganza en “Darkman” (1990) y la irreverencia de un perdedor en “La Máscara” (The Mask, 1994) dieron un toque de aire fresco a los superhéroes en el intento por salir del convencionalismo del papel. Otros más adquirieron un estatus de culto alejados del clasicismo de Marvel o DC, como el mito de Brandon Lee y el aspecto pesadillesco de “El Cuervo” (The Crow, 1994), la repulsiva pero apreciada “Spawn” (1997), la absurdez en “Mystery Men” (1999) y el combate contra los vampiros por un hombre de color experto en espadas en “Blade” (1998), significando esta última la primera producción realizada por Marvel Enterprises.

El cine de superhéroes en el siglo XXI: De reflexiones, hombres comunes y accidentes fortuitos

La diversificación de propuestas de superhéroes fue evidente ante el inminente incremento de producciones por parte de Twentieth Century Fox con la franquicia X-Men y de Sony Pictures cuando tuvo en sus manos a Spiderman. Las propuestas: algunas de ellas con héroes menos convencionales y otros más apegadas a la realidad moderna.

La afición del realizador mexicano Guillermo del Toro por “Hellboy”, el héroe demonio de Mike Mignola publicado en 1994 por Dark Horse Comics, lo llevó a consolidar la añorada versión cinematográfica en 2004, preservando el ingenio y la complejidad emocional del génesis del protagonista, así como el atributo gótico que enaltece su entorno y cada una de sus acciones, aspecto mismo constatado en su secuela, “Hellboy: El Ejército Dorado” (Hellboy: The Golden Army, 2008).

Sin embargo, no todos lograron afianzar una notoriedad estimulante. Con el éxito obtenido con la fidedigna recreación noir de Robert Rodriguez en “Sin City” (2005), el propio creador del cómic, el estadounidense Frank Miller, intentó emular el estilo visual en “El Espíritu” (The Spirit, 2008). Basada en el cómic del llamado “padre de la novela gráfica” Will Eisner, aunque evocando a la propia oscuridad visual del material, fue incapaz de trascender debido a la incoherencia en el desarrollo de la trama.

Watchmen (2009), Zack Snyder

Watchmen (2009), omarmahmoud114tumblr

Después de alcanzar una notable aceptación por su trascendente epopeya “300” (2007), el realizador Zack Snyder incursionó en la meca de los superhéroes en “Watchmen” (2009). El universo alterno que narra el clímax de la Guerra Fría en los ochenta y la investigación de la trágica muerte de un superhéroe logró un séquito de seguidores por la fidelidad a la visión de Alan Moore y Dave Gibbons, su estética visual y por conformar a un grupo amoral, carente en su mayoría de poderes sobrenaturales que enfrentan a sus propios demonios personales. A pesar de la construcción de profundos personajes guiados por intereses propios, fue criticado severamente por la complejidad argumental y el lento ritmo llevado para narrar los detalles del cómic.

Con dosis de violencia en la que la importancia de la divulgación de actos consolida a su autor en tiempos de internet, “Kick- Ass”, de Mark Millar y John Romita Jr, publicado por Icon Comics en 2008 hizo notarse gracias a su versión cinematográfica de 2010, una en la que el dinamismo en su estilo, la comodidad con las palabras altisonantes y la presencia de adolescentes consagrados como “superhéroes” urbanos y sin habilidades anormales lograron afianzarla en el género. El mérito la llevó a una secuela en 2012 que no corrió del todo con la misma suerte que su antecesora.

Super (2010), James Gunn

Super (2010) turtleswithflipflopstumblr

La parábola del héroe callejero que busca limpiar las calles de maleantes y gángsteres continúo en pequeñas cintas independientes como la comedia sobre un imperceptible obrero que adquiere su identidad de héroe por las noches en “Defendor” (2009), el humor negro en la iluminación divina de un perdedor para convertirse en un superhéroe en “Super” (2010) o la aproximación a la rutina de una pandilla de superhéroes en “The Specials” (2000).

Otras más abordaron la reflexión con respecto a la ambivalencia ética entre el bien y el mal. M. Night Shyamalan, cuando se encontraba en la cúspide y alejado de ridiculeces creativas, ofreció el interesante y paulatino descubrimiento de la función real de un hombre indestructible en “El Protegido” (Unbreakable, 2000). Josh Trank, antes de caer en desgracia por el reboot de Los Cuatro Fantásticos en 2015, demostró una chispa de ingenio con su opera prima, “Poder Sin Límites” (Chronicle, 2012), sobre tres adolescentes que adquieren poderes por la exposición a un residuo subterráneo, sus vidas saliendo de control por sus complicaciones.

Situación Actual del cine de superhéroes: Marvel, DC y la era dorada

Batman vs Superman (2016), Zack Snyder

Batman vs Superman (2016) PeliculasenAudioLatino FB

El universo cinematográfico creado por Marvel Studios con “Iron Man” (2008) perpetuó una serie de fases en la que el desfile de algunos de los superhéroes más reconocidos de su línea editorial (Thor, Capitán America y Hulk por mencionar algunos) aseguró estrenos anuales que afianzaron un emporio en la materia. Después de la trilogía de Batman bajo el punto de vista oscuro y realista de Christopher Nolan y la irregularidad de “El Hombre de Acero” (Man of Steel, 2013), Warner Bros dio inicio a la propia línea cronológica de DC con “Batman vs Superman” (2016), estando en sala de espera las odiseas individuales de The Flash, Shazam, Aquaman, La Mujer Maravilla y la postergada Liga de la Justicia. Twentieth Century Fox prosigue con la saga de X-Men e incluyó a “Deadpool” (2016) en sus filas.

Con el caudal de fans de los cómics acumulado por muchos años, la aparición de cintas de superhéroes provocó una moda efervescente, generando atención a quienes son ajenos a la compra de ejemplares, la vasta colección existente de algunas historias y a su conocimiento sobre ellas, reflejado en la mercadotecnia y en las altas remuneraciones en taquilla por parte de un tipo de entretenimiento desdeñado en el pasado por las masas. El tiempo será el encargado de definir por cuánto tiempo proseguirá la tendencia.

La tarea del héroe (Biblioteca Fernando Savater)

Amazon España: EUR 88,99

Amazon Reino Unido: £147.00

Amazon Estados Unidos: EUR 88,99

Heroe de las mil carasn.e. (Antropología)

Amazon España: EUR 160,70

Amazon Reino Unido: £127.56

Amazon Estados Unidos: EUR 160,70

Crow [Collector's Edition] [Blu-ray] [Reino Unido]

Amazon España: EUR 17,98

Amazon Reino Unido: £7.99

Amazon Estados Unidos: EUR 17,98

Batman Vs. Superman

Amazon España: EUR 9,78

Amazon Reino Unido: £6.99

Amazon Estados Unidos: EUR 9,78

4 Responses

  1. El Despotricador Cinéfilo

    Uno de los artículos más interesantes y curiosos que he leído. Muy bien documentado. Acabo de descubrir esta web y la seguiré a partir de ahora. Saludos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.