El Increíble Hulk es mucho más que una bestia irracional de pantalones morados que deambula por los EE.UU. Hubo un tiempo en que era gris y surgía solo de noche, ha viajado al futuro, lo han exiliado a otros planetas e incluso ha aplastado héroes por una causa justa. Descubre lo que las películas han obviado hasta ahora.

Hulk o la Masa es un coloso con la piel y el cerebro de un aguacate que quiere estar solo. Sin embargo, los débiles humanos siempre le acosan con bombas, ejércitos y superhéroes con mallas…y fracasan. Las balas y obuses rebotan en su piel inhumana mientras que sus puños aplastan a mutaciones nacidas de la ciencia, la tecnología o la genética sin esfuerzo. De nada sirve tomar ventaja. Apuñálalo y se curará en segundos, túmbalo y te aplastará con una nueva fuerza que crece en proporción a su ira. Y una cosa más: no busques agotarlo porque el gigante de jade jamás se cansa.

Tarde o temprano el Increíble Hulk saldrá victorioso. Tras la batalla dejará heridos, muertos y ciudades reducidas a escombros. Se marchará, la ira amainará y el monstruo nacido en el corazón de una bomba gamma se transformará en su auténtico yo: Bruce Banner. Un reputado científico siempre en busca de la cura imposible que sofoque a su bestia interior y representación física de la ira y las emociones que reprimió en su infancia y adolescencia.

Pero la trayectoria en los cómics del gigante de jade es mucho más que esto. Nuestro goliat verde ha estado sometido a grandes cambios desde su primera aparición en 1962 por la editorial estadounidense Marvel Comics. Ha vivido en otros planetas viajado al futuro, conocido a otras mujeres (sí, hay vida más allá de Betty Ross y la Viuda Negra). Ni siquiera nació con piel verde gamma.

Grisáceo y nocturno

Hulk gris

Hulk Gris, el original / C Marvel Entertainment

Hubo un tiempo en que muy pocos sabían que Hulk y Banner eran la misma persona. Durante sus primeras semanas de existencia, la bestia era gris y solo surgía al anochecer. Era más pequeño y menos corpulento en sus comienzos pero con el mismo afán destructivo. Banner se encerraba cada anochecer en una cámara submarina con la esperanza de dejar atrapado al retorcido reflejo de sí mismo y proteger al mundo de su amenaza. Es un tiempo de orígenes, de cómo nació Hulk, de cómo el adolescente Rick Jones se convirtió en su amigo y confidente.

A su vez, en este volumen, que cuenta con el guion de Jeph Loeb y el dibujo de Tim Sale, conocemos cómo la incipiente relación amorosa entre Betty Ross y Banner se complicaba con la aparición del monstruo. Y asistimos al comienzo de la eterna guerra del ejército estadounidense contra Hulk. Una persecución que es liderada por el padre de Betty, el general «Trueno» Ross. «Hulk Gris» es una buena oportunidad para descubrir los orígenes del jekyll y Mr. Hyde moderno si aún no los conoces.

Un héroe «saltatiempos»

Hulk Maestro

El Maestro, el villano del futuro/ C Marvel Entertainment

El futuro es un yermo donde la vida fracasa. Diversas guerras atómicas han hecho del mundo un desierto donde los escasos supervivientes mueren lentamente. Solo una ciudad se alza entre las ruinas: Dystopía, la última de todas. En ella la esclavitud se ha restablecido y el Maestro, su fundador, la dirige.  La radiactividad en el ambiente no hizo otra cosa que fortalecerlo y volverlo loco. Este sátrapa pervertido dirige con mano de hierro la ciudad mientras la resistencia, en un intento por detenerlo, trae al titán verde de nuestra era. Un Hulk que ha conseguido mantener en equilibrio sus diferentes personalidades para gozar de la misma fuerza que su encarnación más salvaje y la inteligencia de Banner.

Si esta premisa no basta para llamar tu atención espera a leer lo siguiente. Alerta spoilers: el Maestro no es otro que el Hulk del futuro. ¿Cómo vencer a un enemigo con la moral pervertida y más fuerte que tú? El enfrentamiento no decepciona (da dolor de cuello) y el final del villano es muy apropiado. La pena es no contar con más páginas para entender mejor el contexto y la historia que se esconde en la superficialidad de este «Futuro Imperfecto». Pese a que la historia se desarrolla con demasiada rapidez, la obra merece la pena con tal de ver el enfrentamiento moral y físico entre Hulk y su versión corrompida.

Exiliado y sin mente

Hulk la encrucijada

Hulk, un animal atrapado en La Encrucijada / C Marvel Entertainment

Aunque La Masa ha realizado diferentes heroicidades a lo largo de su carrera- como sujetar una montaña con sus hombros para salvar a sus compañeros- nunca ha sido un superhéroe al uso. Siempre ha sido una bestia incomprendida que lo único que deseaba era que le dejasen en paz. Pero hubo una vez en que el titán verde se convirtió en el monstruo que siempre le acusaron ser. Ocurrió en el Increíble Hulk nº 299 cuando su otro yo, Bruce Banner, se suicidó.

El científico había disfrutado varios números atrás de una vida sin la personalidad de Hulk pero con el control de su cuerpo. Situación que aprovechó para encontrar el amor y relanzar su carrera como investigador. Pero lo perdería todo y, antes que compartir su existencia de nuevo con su salvaje alterego, prefirió someterse totalmente a él. La mente de Banner se fue para no volver y se llevó consigo los restos de humanidad y de dominio del lenguaje que La Masa siempre había conservado.

Para detener a la nueva amenaza, el Dr. Extraño, maestro de las artes místicas, lo arrancó de la Tierra para exiliarlo a La Encrucijada, un nexo de realidades que le permitirían cruzar diferentes mundos hasta encontrar uno que le satisfaga, pero nunca la Tierra. Comenzaría así en noviembre de 1984 (El Increíble Hulk nº 300)  la menos convencional de las historias escritas sobre el salvaje esmeralda. Un periplo, relatado por el guionista Bill Mantlo y dibujado por Sal Buscema y Mike Mignola, en el que Hulk se convertiría en el huésped de un parásito alienígena, el divertimento de un niño extraterrestre gigante o incluso en el esclavo sometido a base de  latigazos por  unos crueles trasgos. Las aventuras de Hulk durante«La Encrucijada» se convirtieron en relatos autoconclusivos, cada uno con su propia historia y moraleja (el valor de la amistad, la traición…).

La nueva y feliz vida de Banner, así como su caída hacia el salvajismo y su exilio a La Encrucijada es lo que leeremos en esta obra de Marvel Comics. Y con un extra muy importante: viajar a la trágica infancia de Bruce para descubrir por qué decidió reprimir sus emociones. La única falla del recopilatorio es no incluir la aventuras de Hulk en el evento «Secret Wars» donde se puede ver con más detalle la regresión al salvajismo del piel verde.

El Espartaco de un planeta alienígena

Planeta Hulk

«Cicatriz Verde», el gladiador de Sakaar / C Marvel Entertainment

Los débiles humanos nunca aprenden. Hulk los ayuda, sostiene montañas bajo sus hombros, repele invasiones alienígenas pero no dejan de temerle y engañarle. Me exiliaron en el pasado en La Encrucijada y ahora de nuevo me expulsan de la Tierra porque soy una amenaza para la Tierra. Y ni eso hicieron bien. En lugar de mandarme al planeta que habían escogido, Richards (el Plastic-Man de los Cuatro Fantásticos), Iron Alcohólico Man, Dr. Extraño (el traidor que me exilió a La Encrucijada), y el mudo inhumano de Rayo Negro me mandaron a Sakaar. Un planeta donde tuve que aplastar con toda mi fuerza solo para sobrevivir. Debilitado, fui arrojado a la arena de combate que anegué con mi sangre. Encontré aliados y una causa por la que luchar: derrocar al Rey Rojo.

¿Qué por qué interesarse por «Planeta Hulk»? La pregunta es: ¿quién no quiere ver a un Espartaco con sangre gamma que se convierte en gladiador, luego el libertador y que se queda con la chica? Por favor, si hasta dejé de hablar de mí mismo en tercera persona y  gané apodos nuevos: La Cicatriz Verde, el Destructor de Mundos, Holku….¿Flaquezas? Bueno, digamos que en la lucha contra el Rey Rojo no me preocupé de entender las diferentes culturas y religiones de las razas alienígenas que habitan Sakaar. El enclenque de Banner es el que se preocupa por esas cosas. Y sin mí no habría durado ni un minuto en ese planeta.

Hulk y Banner aplastan juntos

World War Hulk

Hulk aplasta a los «héroes» / C Marvel Entertainment

Hulk y Banner. Banner y Hulk. Siempre enfrentados. Siempre queriendo deshacerse uno del otro cuando son caras de una misma moneda. Pero no siempre. El desenlace de Planeta Hulk les hizo compartir el dolor y la rabia por la pérdida. Y también una causa: aplastar a los «héroes» que le exiliaron y mataron su mundo. Y esta vez no está solos: le acompañan sus aliados y aquellos que sobrevivieron a la destrucción de Sakaar.

El titán verde es más poderoso que nunca ya que nunca ha estado tan enfadado. Y como todo buen fan de La Masa sabe: cuanto más se enfada Hulk, más fuerte se vuelve. Conscientes de ello, los héroes de la Tierra sacarán su mejor armamento ¿Iron Man con armadura Anti-Hulk? Lo tienes. ¿Tropas pertrechadas con munición de adamantium, el metal más indestructible del mundo? Dalo por hecho. Eso sí, aquí no busques más profundidad que los puños de Hulk aplastando chicle fantástico.  Se enfrentará a los Vengadores, Los Cuatro Fantásticos y a cualquier supertipo que se interponga en su camino. Es tiempo venganza, ha llegado «World War Hulk».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.