Los chupetes nocturnos de Avent permiten encontrarlos en la oscuridad sin necesidad de encender la luz. Son chupetes para bebés de hasta seis meses y tienen tetina de silicona y tapones de protección para preservar la higiene.

Comprar chupetes que brillan en la oscuridad de Philips Avent

Chupetes nocturnos de Philips que brillan en la oscuridad. By Amazon

El chupete, ese gran aliado, también de los padres, cuando los pequeños parecen inconsolables. El chupete (o pacificador, por su término en inglés pacifier) es el compañero ideal durante los primeros meses (o años) en la vida de nuestros hijos y romper esa relación no siempre resulta fácil. Pero hay que hacerlo: el uso del chupete a partir del año se asocia con episodios de otitis media y no eliminarlo antes de los cuatro años puede derivar en problemas dentales (elevación del paladar y mala colocación de los dientes). Según la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria hay que reducir el uso del chupete en torno al primer año del bebé y dárselo al pequeño sólo para dormir y ante situaciones de tensión emocional. Sin castigos ni burlas, y mucha paciencia, conseguiremos que nuestros hijos lo dejen de lado. Pero entonces, ¿para qué ofrecer a un bebé el chupete si tiempo después le vamos a privar de él?

Los beneficios del chupete durante el primer año: evitar la muerte súbita

La Asociación Española de Pediatría aconseja el empleo del chupete durante el primer año de vida pues ayuda a reducir el riesgo de muerte súbita, la principal causa de mortalidad en los bebés de hasta 12 meses en países desarrollados. Además, el chupete parece mitigar el dolor ante situaciones de estrés o dolorosas y ayuda al bebé a calmar el llanto y conciliar el sueño. Por regla general, un bebé que utiliza el chupete para dormir en las siestas y por la noche puede volver a dormirse más fácilmente que el bebé que no lo usa.

Comprar chupetes para dormir que brillan en la oscuridad

Los chupetes nocturnos Philips Avent (para bebés de cero a seis meses) permiten localizarlos fácilmente sin necesidad de encender la lámpara de la habitación o rebuscar en la cuna. Estos chupetes brillan en la oscuridad; por supuesto no llevan pilas, pero previamente tiene que darles la luz.

Las tetinas son de silicona (este material no absorbe olores ni sabores ni se deforma), anatómicas (imitan la forma del pezón materno en el momento de la succión) y planas (quizá esto no guste a todos los bebés) y desde Philips aseguran que “respetan el desarrollo natural del paladar del bebé, de sus dientes y encías”. Para mantener la higiene, los chupetes nocturnos incorporan capuchones encajables.

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Chupete seguro: bebé feliz, padres felices

Como norma general de seguridad, los chupetes no pueden ser desmontables ni tener puntas o bordes cortantes. Sí deben tener orificios para que circule el aire y el disco al que va sujeto la tetina ha de ser lo suficientemente grande como para imposibilitar que el bebé se lo trague. Nunca hay que ofrecer al bebé un chupete artesanal ni colgárselo al cuello con una cadena.

Se aconseja cambiar de chupete con frecuencia, especialmente si el niño tiene dientes, así como limpiarlo habitualmente pero sin obsesionarse. Hay diferentes manera de hacerlo: con agua, con agua y jabón o con el esterilizador.

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Un adulto no debe chupar el chupete para limpiarlo si no posee una buena higiene bucal, está resfriado o fuma.

Los expertos recomiendan esperar a ofrecer el chupete al bebé que toma pecho hasta que la lactancia esté bien instaurada (entre las dos y las cuatro primeras semanas del nacimiento). Aunque cada bebé es un mundo y la decisión de ofrecer el chupete o no, de los padres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.