Cerrado por vacaciones ‘obligadas’

¿Es posible que un jefe te imponga cogerte unos días libres? Cualquier empleado español tiene enclavados en su mente los días que no va a aparecer por la oficina. Disfrutar de la satisfacción que supone dejar arrinconadas en el lugar más recóndito de tu mente las obligaciones que requiere un puesto de trabajo es un regalo. ¿Y los japoneses rechazarían este presente? A partir de ahora cuando firmen su contrato laboral puede que tengan que fijarse en la letra pequeña, porque a lo mejor refleja sus ‘vacaciones obligadas’.

El tiempo vacacional no entienden de culturas. Los empleados residentes en Japón no van a poder aferrarse a ninguna excusa para ‘no soltar el boli’. En España los trabajadores suelen tardar en desconectar cuando están de vacaciones, porque es difícil resistir la tentación de abrir el email ‘por si acaso’. Pero en Japón esa preocupación es extrema. Llevarse el trabajo a casa podría ser para ellos una tarea diaria adicional que incluyen en sus agendas, ya que un estudio realizado por el Instituto Japonés para la Formación en Política Laboral revela que no quieren ausentarse de su empresa debido al gran volumen de tareas por culminar. Parece que mirar cuántas horas les faltan para acabar su jornada laboral no conforma su concepto del trabajo. El Gobierno contempla con esta medida que los trabajadores no padezcan enfermedades físicas y mentales provocadas por exceso de trabajo.

Los empleados japoneses tienen 18,5 días de vacaciones cada año, pero su obsesión por el trabajo les impide disfrutarlos. ¿Dónde te vas de vacaciones? Seguro esta es una cuestión que ni se plantea a la hora del café. Si conversar con sus compañeros sobre los lugares que han visitado y las escapadas que tienen previstas no era una costumbre, en los próximos meses este tema se colará en las sobremesas. ¿Quién no exprimiría sus días libres? A partir de ahora los japoneses también van a tener que acostumbrarse a pagar el ordenador cinco días seguidos. No les van a sobrar días de vacaciones como hasta ahora. Además, tendrán que colaborar con su jefe cuando elabore el organigrama en los meses de estío para erradicar el ‘overworking’ en la compañía. Será una tarea más a la que no podrán hacer ‘oídos sordos’.

‘PAGAR POR TRABAJAR’

¿Destinar una parte del salario para cubrir una sanción por no marcharte de vacaciones? Esta es una de las situaciones a la que los japoneses pueden enfrentarse si no cumplen con la nueva legislación. Tendrán que pagar por trabajar si optan por aferrarse a su puesto de trabajo. Es raro pensar que cualquier persona tenga apuntado en su lista de propósitos del 2015 agotar sus días de vacaciones, pero los japoneses van a tener que revisar si lo han cumplido. Si responden a las cláusulas de su contrato a lo mejor a partir de ahora la expresión ‘trabajar como chinos’ empieza a caer en el olvido. En las oficinas de Japón también se enseñarán fotos de vacaciones y se enviarán WhatsApps para dar envidia a los compañeros mientras ellos están trabajando. Puede que ellos también empecen a cantar ‘es una lata el trabajar’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *