La caléndula es una especie de planta muy extendida. Conoce la forma de sembrar caléndulas y los requisitos que estas plantas ornamentales tienen.

Las caléndulas son unas plantas que pueden alcanzar los 50 centímetros de altura y cuyas flores toman tonos que van desde el amarillo al rojizo, siendo el anaranjado muy habitual. Originarias de la zona mediterránea y Asia Menor, las caléndulas se han convertido en unas plantas ornamentales muy extendidas en jardines y casas de todo el mundo. Estas flores tan conocidas toman también otros nombres como son maravillas o flamenquillas.

En qué época del año hay que sembrar caléndula

La caléndula es una planta resistente. Puede sobrevivir a heladas débiles y los requerimientos de humedad no son muchos, por lo que también es algo resistente a la sequía. Además, es una planta que necesita de los rayos solares directos por lo que debe estar en zonas soleadas o en áreas de semi-sombra.

Esta planta se puede sembrar principalmente en dos épocas del año: la primavera y el otoño. En primavera los meses ideales para plantar caléndula son marzo y abril, mientras que en otoño son septiembre y octubre. Si la caléndula se ha plantado a comienzos de primavera ésta florecerá en verano y otoño y si se han plantado las caléndulas en otoño las flores aparecerán en primavera. En lugares en los que el invierno no es muy crudo y apenas se registran heladas, es posible que florezcan durante esta estación si se han plantado en otoño.

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Cómo sembrar plantas de caléndula

Cómo plantar caléndula

Descubre cómo sembrar caléndulas – CC-by J.P.Calbera

Para sembrar caléndulas hay que hacerlo en macetas o directamente en la tierra del jardín. Se tomarán las herramientas de jardín necesarias y las semillas de caléndula se conseguirán en viveros, tiendas especializadas o incluso se pueden comprar semillas de caléndula a través de internet. Una vez escogida la variedad de caléndula que se va a utilizar, la siembra se realizará colocando varias semillas cada 20 centímetros aproximadamente. En una maceta se rellenará primero las dos terceras partes de la misma con tierra para colocar las semillas encima y rellenar después el resto con más tierra, regándola, pero sin echar exceso de agua. Y es que lo que sí hay que tener en cuenta es que en la tierra no se pueden producir encharcamientos, ya que es una planta que no necesita mucha humedad. Eso sí, durante los meses estivales hay que regarla regularmente pero evitando que el agua se acumule en exceso en el macetero o en la tierra del jardín. Se puede mezclar la tierra con algo de arena para aumentar la permeabilización.

Si la siembra de caléndulas se ha realizado en una maceta o macetero que no es muy grande o en un semillero, habrá que transplantarlas una vez alcancen una altura de unos 4 ó 5 centímetros y colocarlas en una maceta más grande o en el jardín directamente.

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Consejos para cuidar caléndulas

Una vez que la planta tiene espacio suficiente crecerá hasta que se produzca la esperada floración y se pueda disfrutar de la maravillosa vista de estas flores, pero los cuidados de la caléndula no deben disminuir una vez que las flores han salido. Unos cuidados que incluyen:

Cuidados de la caléndula

Cuidados de las caléndulas o maravillas – CC-by-sa H.Zell

  • No dejar que la caléndula se exponga a temperaturas inferiores a -4 ºC.
  • La tierra debe drenar bien. No debe exponerse a lugares húmedos.
  • El riego de las caléndulas tiene que realizarse de forma regular, especialmente durante el verano, pero evitando encharcamientos.
  • No necesita grandes cantidades de abono, aunque es recomendable que durante la floración de la caléndula se abone la planta cada 2 ó 3 semanas.
  • La caléndula necesita, tal y como se ha comentado, zonas soleadas aunque tolera la semi-sombra.
  • Cortar los tallos y flores que se marchiten para que el resto de la planta pueda coger más vigor.

Posibles enfermedades de las caléndulas

En cuanto a los posibles parásitos y enfermedades de la caléndula se incluyen hongos y pulgones. Los hongos pueden provocar manchas en las hojas, moho gris, filamentos blanquecinos sobre las hojas o pústulas pardas. Para tratarlos se pueden usar fungicidas. También es bueno, tal y como se ha comentado anteriormente, evitar que la planta esté en ambiente húmedo, lo cual puede resultar útil especialmente contra el moho gris.

Además, hay que realizar tratamientos contra pulgones y larvas minadoras, sobretodo si se observa que los elementos de la caléndula, como tallos, hojas o flores, aparecen deformados.

En definitiva, las caléndulas son unas flores que dan una alegría y un colorido particular al jardín por lo que son muy recomendables para colocarlas en él. También pueden cultivarse en macetas en casa pero teniendo en cuenta los consejos para cuidar estas plantas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.