Calendario de vacunas para los gatos

El calendario de vacunas para los gatos normalmente lo establece el veterinario en función de diversos criterios. En cualquier caso, el dueño debe conocer algunos principios básicos.

Consejos básicos

Siempre se debe consultar al veterinario.

Para cuidar gatos de forma responsable, resulta sobre todo imprescindible conocer los consejos básicos de alimentación, los accesorios básicos para tenerlos en casa, etc. Pero cobra una importancia mayor saber también cada cuánto vacunarle y de qué, de cara a la adecuada prevención de las enfermedades. Vía subcutánea se le suministran los antígenos necesarios para crear anticuerpos en el organismo de la mascota, con el fin de que su sistema inmunológico cree las defensas necesarias para luchar contra las diversas enfermedades.

Aunque será el veterinario quien deba marcar las que se le deben poner, conviene tener unas nociones básicas de cuáles son las más importantes. El proceso comienza más o menos a los 2 meses, en cuanto el animal concluye el período de lactancia, pues antes parte de las defensas inmunológicas de la madre pasa a los cachorros, protegiéndolos durante un tiempo. A lo largo de su vida adulta se le tendrán que estar reforzando siempre algunas cada tres años.

Repasamos el calendario de vacunas para los gatos. Puede cambiar en función de la localización geográfica por enfermedades propias de cada zona.

Proceso previo a la vacunación del animal

Cachorro de gato.

Mientras no comiencen las vacunaciones, la mascota no debe salir de casa, ni interactuar con otras que pasen de visita. No se puede estar seguro de su nivel de defensas, por lo que conviene prevenir un posible contagio.

Al mes y medio se suele desparasitar al cachorro. Antes de iniciar la vacunación, se debe acudir al profesional de la salud animal. Auscultará al gato y le realizará una serie de pruebas, en función de su aparente estado físico. Si presenta síntomas que indiquen algún problema, posiblemente le haga más tests de lo habitual, incluso de enfermedades graves, como inmunodeficiencia o leucemia felina.

Se vacuna a todos los gatos, aunque no salgan de la casa de su dueño, porque algunas enfermedades se pueden transmitir por insectos, partículas de virus en el aire, o en la ropa de las personas.

Calendario de vacunas para los gatos

Éstas son las vacunas más recomendadas por los veterinarios. Algunos a veces han sido acusados de incluir alguna más, para aumentar sus honorarios, si bien por el código deontológico de los profesionales, no suele ser ni mucho menos lo más habitual. Conviene recurrir a uno de confianza.

  • A los 2 meses. Se le pone la primera dosis de la vacuna trivalente, que contiene las dosis contra la panleucopenia, el calicivirus y la rinotraqueitis. Test de leucemia e inmunodeficiencia.
  • A los 2,5 meses: Recibe la primera dosis de la vacuna contra la leucemia felina. No está considerada obligatoria, pero depende del estilo de vida del gato. Es decir, si sale demasiado a la calle conviene ponérsela.
  • 3 meses: Revacunación de la trivalente.
  • 3,5 meses: Revacunación de la leucemia.
  • 4 meses: Primera vacuna contra la rabia, no siempre obligatoria, depende del riesgo que tenga el gato de contraerla. A veces las leyes de las Comunidades Autónomas obligan a que se les administre.
  • 1 año. Refuerzo de la trivalente felina.

A partir de ese momento, se debe readministrar al gato cada una de estas vacunas: trivalente, rabia y leucemia. Se hace así para que los efectos se sigan conservando, a veces cada año. Otros veterinarios indican que se puede repetir cada tres sin problemas.

Algunos pueden incluir también vacunas contra la peritonitis infecciosa felina y para la clamidiosis. Si se va a viajar fuera de España con el gato, conviene informarse de si existe alguna que sea obligatoria en el país del destino.

¿Es mejor que el veterinario le visite a domicilio? A los gatos no les gusta ser trasladados, son muy suyos y a veces parecen estrellas de cine, por lo que cada visita a la clínica les suele estresar. Por esta razón, si es posible, es mejor para ellos que el profesional acuda a casa. Pero también resulta más caro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.