Bufones de Pría, capricho de la naturaleza en Asturias

Bufones de Pría, Asturias. Imagen by: Carolina Bassa

El Cantábrico frente a los Bufones de Pría, Asturias. Imagen by: Carolina Bassa

Llames de Pría, más conocidos como los Bufones de Pría es uno de esos lugares que hay que visitar para poder “vivirlo”. Si bien los Bufones de Pría aún no han sido declarados Monumento Natural, a pesar de las peticiones de los vecinos, no hace falta más que verlos para saber que es así. A pesar de haber más bufones en Asturias, en Pría es donde podemos encontrar mayor número de bufones.

Qué son los Bufones

Los bufones son una formación geológica, típicos de la costa asturiana. Son chimeneas naturales abiertas que se encuentran en los acantilados y están comunicados con el mar. Cuando el mar se encuentra en su máxima altura (pleamar), el agua choca contra los acantilados, subiendo por las chimeneas, como un géiser. Producen un sonido muy característico y atronador, como un bufido, de ahí su nombre. El agua saltando, el mar bufando y las vistas de los acantilados hacen que los Bufones de Pría sean un lugar mágico y poderoso.

Cómo llegar a los Bufones de Pría

Los Bufones de Pría están muy cerca de Llames, no confundir con Llanes. La mejor manera de llegar, o al menos la más directa, es desde la A-8 tomar la salida 319 (Pría,

La salida de una de las chimeneas de Pría. Imagen by: Carolina Bassa

La salida de una de las chimeneas de Pría. Imagen by: Carolina Bassa

Nueva, Cardoso). Una vez ahí, tendrá que coger la AS-263 dirección a Ribadesella y a unos 2 kilómetros  llegará a una desviación que se encuentra a mano derecha. Una pequeña carretera lo llevará hasta Llames de Pría por un maravilloso camino. Desde aquí deberá seguir las indicaciones a Guadamía.

Puede aparcar en el pueblo de Llames, sobretodo en los días de más afluencia. Otra opción es dejar el coche donde termina la carretera que sale de Llames, pero no hay mucho sitio. Con un todo terreno puede llegar hasta los Bufones. Es un trayecto con muchos baches y con grandes charcos en días de lluvia.

Los Bufones de Pría

El mejor momento para visitarlos será, sin duda, cuando el mar esté más revuelto. Es por eso que la mejor época es el otoño, sobre todo, cuando hay fuertes temporales, ya que es cuando el  mar “ataca” con más intensidad y los bufones son más altos. Según los lugareños, el ruido ensordecedor que pueden provocar, puede ser oído en algunos puntos de los Picos de Europa. Dicen que cuando “cuando sientas sonar el Pozu Pría, coge leña pa’l otru día”.

El espectáculo que supone ver el agua salir por entre medio de las rocas y el sorpresivo bufido del agua, lo dejarán boquiabierto.

Si tuviera la mala suerte de ir en un día en que el mar no bufe por entre las rocas, no se preocupe. Las vistas del mar Cantábrico y los acantilados, son también una postal digna de ser admirada.

Precauciones en los Bufones

Uno de los tantos agujeros la caliza de Bufones de Pría. Imagen by: Carolina Bassa

Uno de los tantos agujeros la caliza de Bufones de Pría. Imagen by: Carolina Bassa

Es aconsejable que no vayan niños menores de 5 años. Si va con niños mayores debe tenerlos controlados en todo momento. El acceso con carritos es imposible y los acantilados y los bufones pueden ser un peligro. Existen numerosos agujeros en la caliza, sin ningún tipo de señalización o protección. Si el mar está muy revuelto, tenga cuidado con el agua, nunca sabe con qué fuerza saldrá un Bufón.

Me resulta muy difícil describir lo que se siente en los Bufones de Pría. Si como yo tiene la suerte de visitarlos un día de mar revuelto, se podrá dar cuenta de que es algo muy difícil de describir. Lo mejor, es visitarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *