En Sicilia, durante las fiestas navideñas, el buccellato ocupa un lugar central en la tradicional mesa de los dulces. Esta rosca de masa rellena con higos secos comienza a consumirse en la fiesta de la Inmaculada Concepción, el 8 de diciembre, y gracias a su larga conservación se puede gustar por varios días.

El buccellato, además de ser exquisito, decora las mesas de Navidad con su cubierta glaseada espolvoreada con azúcar impalpable y fruta abrillantada. Como para desearlo más, a través de sus ranuras asoma sugestivamente el suculento relleno. Si  para estas Navidades, ¡no podéis dejar de probar el buccellato!

Historia del buccellato navideño de Sicilia

El nombre buccellato (en dialecto siciliano, cucciddatu) deriva del latín bucellatum, que significa “pan para mordisquear”, por su blandura. Su origen es muy antiguo, con antecedentes romanos. La buccina era la trompeta de los legionarios romanos de cuya forma redonda derivó la buccella, un pan en forma de rosca que los emperadores romanos distribuían entre en pueblo por medio de sus emisarios, llamados buccellati.

La leyenda siciliana del dulce tradicional de Navidad

En la zona de la capital de Sicilia, Palermo, el buccellato se recubre con “colitas” de azúcar multicolores que recuerdan a la cola del diablo.

La leyenda popular cuenta que estos elementos decorativos representan simbólicamente a unas figuras mitológicas que aparecen un una pintura del palacio de la Zisa (Palermo). Dicen que en este palacio se escondía un gran tesoro de monedas de oro custodiado por numerosos diablos que impedían apoderarse de ellas. Así es que se relaciona a las colitas de azúcar (diablos) que custodian el relleno (las monedas).

El relleno del buccellato siciliano

higos desecados al sol

Higos para el relleno del buccellato. Imagen por Marcuscalabresus

Los ingredientes del relleno de este dulce navideño pueden variar según la región de Sicilia, pero básicamente se compone de higos secos, pasas de uva, almendras, cáscara de naranja y trocitos de chocolate. El buccellato casero está recubierto con azúcar impalpable; en cambio el de confitería o panadería se decora con frutas abrillantadas y pasta glaseada. Las formas también pueden cambiar (medialuna, bastón) o ser presentado en monoporciones.

La higuera está muy difundida en Sicilia y hasta pueden crecer espontáneamente. Los frutos se recogen en verano y se secan al sol sobre tablas de madera. Los higos se hilvanan en hilos de cáñamo para poder colgarlos y así alcanzar el desecado.

Receta del buccellato

Ingredientes para la masa:

  • 1 kg de harina 00
  • 300 g de azúcar
  • 250 g de manteca de cerdo
  • 3 huevos
  • 150 ml de leche
  • 1 sobre de levadura
  • cáscara rallada de naranja
  • vainilla
  • jugo de naranja

Ingredientes para el relleno

  • 400 g de higos secos
  • 100 g de pasas de uva
  • 150 g de nueces o pistachos
  • 150 g de almendras
  • 150 g de zuccata (mermelada de zapallo)
  • 200 g de chocolate en pedacitos
  • canela
  • vino Marsala

Kaiser Gourmet Juego 3 moldes para Hornear, Gris

Amazon España: EUR 17,95

Amazon Reino Unido: £20.00

Amazon Estados Unidos: EUR 17,95

Paso 1

En un bol colocar la manteca con el azúcar. Agregar los huevos de a uno (2), la harina, la cáscara rallada de naranja o limón y la levadura. Retirar del bol y trabajar hasta obtener una masa lisa y homogénea. Envolver con película adherente y colocar en frigorífico 1 hora.

Paso 2

Para preparar el relleno poner en una cacerola los higos secos, 1 huevo batido, las pasas de uva, las almendras, el resto de frutas secas y el vino Marsala. Mezclar enérgicamente y poner a calentar a fuego mínimo por 10 minutos. Apagar el fuego y dejar enfriar. Luego agregar la mermelada de zapallo y mezclar.

Paso 3

Extender la masa hasta que tenga 1,5 cm de espesor, formar un rectángulo y poner el relleno a lo ancho como formando un tronco. Luego se enrolla la masa y se moldea en redondo hasta obtener la forma de corona. Se corta ligeramente la masa en forma transversal hasta ver apenas el relleno (el video muestra cómo se pellizca la masa).

Diluir la mermelada restante en dos cucharadas de agua caliente y pincelar la superficie del buccellato. Colocar en horno a 180° C, cocinar 25 minutos, retirar del horno y volver a pincelar con la mermelada. Terminar la cocción con otros 5 minutos. Para decorar se pueden poner cerezas en almíbar, frutas abrillantadas, frutas secas. O simplente dejar que la mermelada brille por sí sola.

Se aconseja servirlo frío con un buen vaso de vino zibibbo.

El buccellato es un producto reconocido oficialmente que ha sido incorporado a la lista de productos agroalimentarios tradicionales italianos (P.A.T.) del Ministerio de Políticas agrícolas, alimentarias y forestales (Mipaaf).

Naturalmente, en Sicilia no faltan otros dulces natalicios como los nucatoli, que son biscochos muy sencillos hechos solo con harina, azúcar, agua, almendras, cacao y canela. Otro dulce típico es la cubaita, muy similar al turrón, a base de sésamo, miel y almendras que se sirve en pequeños pedazos espolvoreados con azúcar impalpable.

 

La cucina siciliana. Ediz. spagnola (Arte della gastronomia)

Amazon España: EUR 10,00

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: EUR 10,00

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.