Antonio Fraguas, Forges, un legado inolvidable

Recientemente nos dejó el dibujante Antonio Fraguas, Forges; pero su obra, desarrollada a lo largo de más de cincuenta años no va a quedar en el olvido. En su carrera encontramos, más de 30 libros, películas y medio siglo de viñetas publicadas en varios periódicos, donde han quedado reflejadas las contradicciones políticas y sociales del último medio siglo. Blasillo, Mariano y Concha, y tantos otros personajes del universo forgiano se han quedado huérfanos, pero arropados con el cariño de los seguidores de este genial humorista gráfico.

“Hacer de la actualidad un ‘chiste serio’”, este era uno de los objetivos que quería conseguir un joven Antonio Fraguas cuando comenzó su carrera allá por los años setenta. Su primera viñeta vio la luz en el diario Pueblo en mayo de 1964. Desde entonces colaboró con las principales revistas de humor, como Hermano LoboLa CodornizEl jueves, y en diarios de información general como Diario 16El Mundo o El País. Los personales de estas viñetas reflejan la vida cotidiana en clave de crítica social y le valieron a su autor diversos galardones como el Premio Nacional de Periodismo Pedro Antonio de Alarcón (2013) o las Medallas de Oro al Mérito del Trabajo (2007) y al Mérito de las Bellas Artes (2011) o el Premio a la Libertad de Expresión de la Unión de Periodistas (1979). Además fue catedrático de Humor por la Universidad de Alcalá de Henares (1997) y Doctor Honoris Causa.

En 1984 colaboró con TVE en Y sin embargo te quiero, dirigido por Guillermo Summers. Una de sus últimas apariciones públicas en TVE fue en el programa Pecadores Impequeibols (2014). En la radio participó en programas como Protagonistas, de Luis del Olmo, La ventana, de Javier Sardá y Gemma Nierga, o No es un día cualquiera de Pepa Fernández en RNE. Forges dirigió además dos películas: País, S.A. (1975) y El bengador gusticiero y su pastelera madre (1977) y cuatro series humorísticas de televisión.

En su obra escrita ocupan un lugar fundamental el costumbrismo y la crítica social donde abundan los álbumes sobre historia de España en cómic o la informática para torpes, hasta alcanzar la treintena de libros. En 2014 y con motivo del 50º aniversario de la publicación de su primer dibujo se editaron El Libro (de los 50 años) de Forges, un recopilatorio y Coloréitor: El Libro Antiestrés De Forges.

Un estilo muy característico

Varias características definen el estilo de Forges, entre ellas unos bocadillos de gruesa línea negra, sus “forgendros” llenos de palabras imposibles y sus personajes con ojos saltones y nariz grande. Con estos personajes, creó una extensa iconografía de personajes y situaciones cómicas que reflejan la idiosincrasia de la España contemporánea:

  • Mariano, un burgués frustrado casado con una gordísima mujer llamada Concha, que representa a la represiva conciencia.
  • Las viejas que manejan informática y comentan la actualidad.
  • El funcionario profundo.
  • El jefe potentado y gilipollas que explota a sus trabajadores.
  • El político corrupto que utiliza su puesto para enriquecerse.
  • El pretensor de ventanilla.
  • El descolgado que cierra bares.
  • El matrimonio sepultado, que siempre habla en una cama inmensa.
  • Los náufragos en una isla aburrida que tienen que combatir la soledad con una hipertrofia de la fantasía.
  • El poderoso reaccionario que encuentra explicación a lo que sucede en algún complot.
  • El yuppi americanizado e idiota.
  • El alienado por el fútbol incapaz de prestar atención a la realidad que lo rodea si no tiene que ver con este deporte.
  • Los becarios que llegan a su primer trabajo.
  • El niñato pijo e imbécil que depende de papá y mámá.
  • Don Quijote y Sancho Panza, como intérpretes de la cotidianeidad.
  • Los Blasillos que representan la España rural y eterna.
  • El médico que atiende a toda clase de pacientes.
  • El oficinista cabreado y subversivo.
  • La eterna pareja.

Una jerga muy peculiar

Pero Forges no sólo nos ha hecho reír con sus viñetas, sino que nos ha regalado un lenguaje que perdurará en el tiempo. Porque si las imágenes era importantes para Forges, no lo eran menos las palabras, con las que creó una jerga muy utilizada por los españoles, ¿quién no ha empleado la palabra “bocata”? El dibujante dio una nueva función al sufijo –ata recogido por La Nueva Gramática de la Academia. Así nacieron vocablos como “sociata” (para mencionar a los socialistas), “cubata” (cubalibre), “tocata”  (tocadiscos) o “drogata” (drogadicto), algunas recogidas en el diccionario de la RAE. También aplicó otros sufijos para ampliar su vocabulario. Por ejemplo, utilizaba -amen para designar un colectivo, como “porramen”: “conjunto de porros fumados por un grupo parlamentario necesarios para votar afirmativamente determinados proyectos de ley que, curiosamente, son infumables”, tal y como lo define El libro de los 50 años de Forges.

Probablemente sus expresiones más destacables sean las aféresis, palabras en las que se suprime algún sonido. Con esta técnica, Forges creó varios vocablos uniendo dos términos: “mosanda”, “sodicen”, “soparece”, “tontolculo”; y en sus famosas interjecciones: “¡dremía!”, “¡vadiós!”, “¡recojostiójonos!”

También ironizaba sobre los anglicanismos. El dibujante se reía de la creencia de que el uso de palabras inglesas aporta prestigio. Para ello, Forges empleaba la versión españolizada del sufijo ingés -able, convertido en -eibol en palabras como “formidéibol”.

Una de las últimas palabras añadidas a su divertido vocabulario es “gurtélidos”, un juego de palabras que une la trama Gürtel a la terminación -élidos, presente en los nombres científicos que designan especies de animales, para referirse a los implicados.

Después de una extensa carrera jalonada con decenas de premios, sus personajes más icónicos son reconocidos por varias generaciones y con ellos, y un humor incisivo e inteligente,  el dibujante madrileño reflejó su visión de la vida y retrató viñeta a viñeta la historia de la democracia española.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.