“¿A qué le tenemos miedo?”- Análisis del cine de terror junto a sus monstruos y villanos (Parte 5)

Continuamos con el breve análisis sobre los monstruos y villanos del cine de terror junto a su contexto social y político, esta vez, en los años 90.

Llegan los años 90 para el cine de terror, y aunque para muchos los 80 fue su década favorita, los 90 trae consigo una mezcla interesante de géneros, así como su distribución de forma más masiva. Vamos, que, los 90 fue una época divertida también para el Terror, además de ser otro de los momentos que más recuerdan los adolescentes en la producción de dicho género (y según a qué década y generación pertenecéis). Sin más preámbulos, echemos un vistazo a qué estaba ocurriendo en el mundo, y Estados Unidos, mientras tanto.

Si bien mencionamos que Estados Unidos mantenía la idea de capitalismo, consumismo, orgullo americano, y democracia (como ideas a seguir e influenciando en los medios de televisión), para su beneficio, se toparon con el fin de la Guerra Fría. No obstante, próximamente tendrían la Guerra del Golfo, liderada por el propio Estados Unidos, en contra de la República de Irak, aunque, algo que nadie se atrevía a mencionar es que el daño que causaron durante esos años, fue 8 veces mayor a la bomba de Hiroshima. Sin embargo, Estados Unidos se hace con el triunfo, bajo la presidencia de George H. Bush, y logrando sentirse orgullosos de ser poderosos y de hacer al ‘mundo un lugar más seguro’, como de costumbre, consiguiendo países importantes como aliados.

Hasta aquí llegaron los republicanos, puesto que el siguiente presidente, Bill Clinton, hace que los demócratas entren ‘pisando fuerte’. Bajo su presidencia, envía soldados a Somalia para dar ayuda humanitaria, se firma el Tratado START II que ayuda al desarme nuclear entre Estados Unidos y Rusia, favorece el acuerdo de paz entre Israel y la Organización para la liberación de Palestina, así como levantar el embargo económico a Vietnam, crea reformas internas como las trabas legales para el aborto, y las barreras aduanales entre México y Canadá, y favorece las relaciones exteriores con la República Popular de China (cosa que le dio varias críticas).

El mandato de Clinton también trajo varios escándalos a nivel político, así como el escándalo Whitewater, y a nivel personal, El caso Lewinsky; donde la gente cuestionaba su actitud anti-moral (y para nada, buen ejemplo de la “moral americana”). Pero, es gracias a las relaciones con el exterior por lo que varios países comienzan a desarrollarse con más rapidez, y ha tener la influencia de dicho país a nivel consumista (sobre todo, países latinoamericanos), quienes también empiezan a desear el American Lifestyle que vendían las pelis y la televisión de los 80.

A su vez, en un nivel económico, en Estados Unidos el desempleo disminuye, aumenta la producción nacional, y empieza una estabilidad económica para la Clase Media-Alta. A nivel social, los jóvenes comienzan a tener un ordenador en casa como si fuera común ya, así como el uso del internet. Todos poseen diferentes artilugios de tecnología, como el CD-Man y el teléfono móvil. Así es, la tecnología sigue avanzando, así como la ciencia, quien demuestra que es posible la clonación (la oveja Dolly), y el poder llegar al planeta Marte para su exploración. Además, poco a poco empiezan a verse personajes de ‘otras razas’ en las pelis de terror, cosa que no es para sorprendernos, después de que sabemos que Estados Unidos intenta demostrar tener buena relación con todos y que son ‘bienvenidos en América’.

Teniendo esto en cuenta, varios de estos elementos se verán reflejados en nuestras pelis.

psicópata

Llamada de teléfono en Scream, image by ew

Cine de terror – Años 90

En los 80, nos quedamos con el tema sobre el Cine Slasher, y todo aquello referente al terror desarrollado en los pueblos. Obviamente, los Slasher Killers siguen apareciendo en las producciones, como las populares Scream (Wes Craven), Sé lo que hicisteis el último verano (Jim Gillispie), y Urban Legend (Jamie Blanks).

terror

Slasher Killer (Scream), image by brooklynbased

Pero, ¿qué tenemos de diferente en estas pelis de subgénero? Primero, que podemos ver elementos mencionados anteriormente, como el hecho de que Scream se basa en un asesino en serie quien primero les acosa y asusta por el teléfono (el uso de tecnología, importante, y con lo cual, puedes ser localizado) para luego matarles. Eso sí, muchos de estos chicos y víctimas poseen casas enormes o con piscinas (otro reflejo de la estabilidad económica de la Clase Media-Alta) que se convierten en escenarios en los que, convenientemente, serán perseguidos (ya no solo en los pueblos). Básicamente, en estas pelis nos demuestran que los asesinos también habitan en las ciudades, y que, los protagonistas, pueden ser chicos con dinero, ‘pijitos’, o simplemente, americanos de buena vida. Y con esto, hablo en general. Obviamente, el código del Cine Slasher se mantiene, aunque Scream dio un giro en el tema de que, el asesino, resulta ser un chico conocido por el grupo (y no un psicópata desconocido). Como último dato, la máscara del asesino de Scream está basada en la pintura de El Grito, de Edvard Munch, y la cual pertenece a la corriente del expresionismo alemán (muy relacionado al terror como género).

terror

El grito, image by wikipedia

Por supuesto, las Final Girls siguen siendo más listas que el enemigo, y por ello, merecen vivir. Pero en esta época, y dado que hay varios géneros y subgéneros, también los protagonistas que sobreviven o se convierten en líderes, pueden ser aquellos que uno menos espera (como el nerd o loser del instituto, o aquel que quizás ha sido víctimas de burlas por otros personajes), y quienes también demostrarán valer más por su intelecto e interior, sobre todo, en el caso de los chicos más que las chicas.

terror

Protagonista víctima del bullying (The Faculty), image by dancaster

Como dije al principio del artículo, en esta época tenemos una mezcla de géneros. No solo tenemos a los asesinos en serie psicópatas y enmascarados, sino que también volvemos al tema de las Monster Films con producciones como Anaconda, Aracnofobia, y Temblores. Tenemos también pelis que retoman la mezcla de lo paranormal-fantasioso con temas de “casas embrujadas” como ocurre con pelis como La Maldición/La guarida, y La casa de la colina encantada.

Para los amantes del Terror Clásico, llega el remake y super producción de Drácula (Francis Ford Coppola), pero, esta vez, sin los mensajes que se usaban en los 50, pero sí con un Gary Oldman que sería popular después de este rol. Y ya que hablamos de vampiros, retomamos la mezcla de comedia-negra con el terror gracias a Robert Rodríguez, quien nos cautiva con su peli, Abierto hasta el amanecer; un film de vampiros con un twist cercano al Western y la Serie B.

terror

Drácula interpretado por Gary Oldman, image by laguiadelvaron

Sin dejar la ciencia ficción a un lado, está Mimic (Guillermo del Toro); quien mezcla este género junto al terror y el Monster Film con sus bichos-cucarachas mutantes creadas por el mal uso de la ingeniería genética. Y ya que hablábamos sobre R. Rodríguez, también realiza la producción de The Faculty, un instituto que será invadido por criaturas monstruosas-alienígenas. Pero la ciencia ficción mezclada con el terror también deja un hueco para sus toques psicológicos, como en el caso de Cubo (Vincenzo Natali), en la que los personajes deberán aplicar sus habilidades físicas y mentales para resolver un laberinto en forma de cubo que está lleno de trampas mortales.

terror

Personajes atrapados en el cubo, image by sciencefiction

Tocando el suspense y el terror psicológico, aquí entra el director Night M. Shyamalan, con la peli de El sexto sentido, que, nos deja al final con una reflexión casi filosófica sobre la muerte. Otro de los éxitos del momento, fue El proyecto de la bruja de Blair (Eduardo Sánchez); una peli grabada con cámara en mano, y la cual dio un giro al Cine de Terror bajo este código, y el cual influenciará a otros films en el futuro, puesto que el Terror se basa en lo que los personajes narran junto a sus vivencias, más que en un sentido visual de lo que se enseña en la imagen, sino creando terror por el hecho de que casi no se ve nada (más que la inquietud y sufrimiento de los personajes y la inestable cámara que crea la sensación). A su vez, Japón destaca con producciones como “The Ring” (Hideo Nakata), y Audition (Takashi Miike), las cuales marcan una pauta en su estilo de Terror.

terror

Poster de The Blair Witch Project, image by pottymouthproductions

Quisiera hacer una mención especial a otra de las películas que mezcló géneros y que causó un terror masivo en el espectador, y esa es IT (1990); peli basada en la novela de Stephen King. IT es género de terror en una forma global, pero mezcla también el drama con la ciencia ficción y el terror psicológico. Por si fuera poco, aquel payaso tenebroso y asesino fue bien caracterizado e interpretado por el actor Tim Curry (¿y quién no ha tenido pesadillas de pequeño con ello?). Pennywise (alias, el payaso) es un villano que al principio no estamos seguros si es un tipo de Slasher Killer, si es real, o solo producto de la imaginación de los niños (y luego, adultos). Pennywise en sí es un simbolismo, sobre todo, sobre la inocencia y la niñez que se pierde. Pero, sin olvidar que, siendo Stephen King, tiene el giro de que resulta ser un alienígena maligno. IT, o en concreto, la terrorífica idea de un payaso macabro y con la apariencia física de Pennywise, fue uno de los iconos más recordados y que, si ya teníais problemas o traumas con payasos, creó todavía más horror y odio hacia ellos después de asustar a muchos niños en la época.

terror

Pennywise en IT, image by earofnewt

Pero si hay un film que quiero destacar gracias a su villano, y quien será un ícono clásico en su tipo, es El silencio de los corderos (Jonathan Demme), donde nos presenta a un nuevo estilo de psicópata: el Dr. Hannibal Lecter.

Hannibal “El Canibal”

Hannibal Lecter es un villano y psicópata recordado por ser un intelectual, maestro de la manipulación, y ante todo, un asesino que también come los órganos de varias de sus víctimas. El silencio de los corderos nos lo presenta como un asesino en serie que fue capturado y quien vive en una celda de cristal mientras es vigilado, y se intenta que tenga el menor contacto posible con la gente, ya que es altamente peligroso. Su personaje es la doble cara de lo que Clarice Starling representa, y quien es la protagonista de la peli.

Hannibal se desenvuelve como ‘una serpiente que atrae a su presa’, seduciendo con la mirada y sus palabras; bajo una actuación maravillosa gracias al actor Anthony Hopkins. Siendo Hannibal uno de los mejores psiquiatras en su campo, para el es muy fácil hacer creer que existe la empatía, la sensación de comprensión, y así utilizar la manipulación sutil cuando entabla charlas. Sobre todo, es un personaje que entiende bien a los propios psicópatas y el cómo piensan, puesto que le es fácil analizar la profundidad y los terrores del ser humano, de una forma analítica, y tratar de comprender las emociones primitivas que nos llevan a matar o al porqué ansiamos la violencia. Si algo cambió Hannibal a la imagen de los psicópatas de los films, es que dicho personaje (basado en los libros de Thomas Harris) demuestra un alto coeficiente intelectual, además de comportamiento pulcro y educado, refinado, un gusto sofisticado en su manera de vivir y vestir, y con una atracción hacia las artes y todo aquello ‘bellamente hecho por el ser humano’. Por si fuera poco, su paladar es igual de fino, y practica el canibalismo como una especie de metáfora.

Hasta la fecha, no había aparecido ningún villano de su estilo, y por ello creó una gran influencia en la audiencia, y quien también será un ejemplo a seguir en psicópatas que aparecerán en pelis a futuro. Es un ícono de la cultura popular hoy en día, y su personaje también tiene una serie de televisión exitosa bajo su nombre: Hannibal (e interpretado por Mads Mikkelsen). Si Hannibal Lecter nos ha enseñado algo, es que todos somos presas del miedo, nuestros traumas, y nuestra incapacidad a relacionarnos o a saber actuar debidamente. Su ética y moral no carece de lógica a un nivel analítico, pero sí en su retorcida mente por la forma en que comete crímenes con ciertas metáforas y alegorías a seguir, bajo la intención de ‘venerar al hombre’ y “crear arte con el”, después de matarles.

Básicamente, Hannibal expone sus instintos y creencias con la actitud del psicópata que es, además de conseguir enmascararlo bien y saber adaptarse como todo un sociópata, puesto que carece de empatía y remordimiento, además de tener en claro el porqué lo hace. Creo que lo que más terror da al espectador, no es pensar en encontrarse con un psicópata asesino canibal e inteligente, sino el descubrir que todo lo que Hannibal dice tiene un punto de razón, y de ahí, el terror de si nosotros liberásemos ‘a la bestia’ que llevamos dentro también. En resumidas palabras, Hannibal cuestiona nuestra moral como seres humanos desde una perspectiva oscura, pero razonable.

terror

Hannibal Lecter en El silencio de los corderos, image by cinemablend

Como veis, los 90 desatacaron por la mezcla de géneros en el terror y una producción más frecuente a la hora de realizar films, dando también pie a varios actores que recordamos de nuestra juventud (incluso aunque no fueran buenos), y a varios momentos inolvidables en dichas pelis (y los cuales parodian luego en Scary Movie).

Este análisis continuará…

 

Os dejo con el trailer de “Sé lo que hicisteis el último verano” (subtitulado):

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.