Alimentos en el embarazo, qué comer y qué evitar

La dieta en el embarazo debe incluir una variedad de alimentos que aporten al bebé los nutrientes necesarios para su correcto desarrollo. También son importantes los suplementos de ácido fólico y hierro. Y cuidado con los alimentos “prohibidos” en el embarazo.

Alimentos en el embarazo que debes tener en cuenta

Una dieta sana en el embarazo es vital para el desarrollo del bebé. BY Jeshoots

Mientras esperamos el nacimiento de un hijo debemos cuidar lo que comemos pues la dieta de la madre influirá en el desarrollo del bebé. Además, una dieta equilibrada en el embarazo ayudará a perder los kilos después del nacimiento del bebé y recuperar la figura previa al embarazo. Y aunque el médico es quien mejor aconsejará sobre qué alimentos comer, existen unas pautas a seguir.

Alimentos embarazo

Una buena dieta en el embarazo es aquella que contiene variedad de alimentos: frutas, vegetales, legumbres, cereales, carnes, pescados (cuidado con los que contienen grandes cantidades de mercurio), lácteos y grasas de buena calidad (las encontramos en los frutos secos, aceite de oliva y algunos pescados).

No hace falta comer por dos (como muchas veces oímos) pero sí se debe comer de cuatro a cinco veces al día: tres comidas principales y un almuerzo y una merienda. Las cenas, mejor si son ligeras, al contrario que el desayuno, que debe ser fuerte para empezar bien el día.

  • Una dieta equilibrada para una mujer embarazada:
    Verduras: dos veces al día como mínimo.
    Frutas: dos o tres piezas diarias (al igual que las verduras, perfectamente lavadas).
    Legumbres: dos o tres veces por semana, lo mismo que la patata, el arroz o la pasta.
    Carne-pescado-huevos: tres o cuatro veces por semana. Cuidado con los pescados de gran tamaño como el atún o el pez espada que contienen cantidades importantes de mercurio. Se recomienda comer los de menor tamaño que siempre deben haber sido congelados alrededor de cinco días antes de su ingesta para evitar el parásito anisakis.
    Pan integral: de una a tres rebanadas al día.
    Aceite de oliva: al menos una cucharada al día.

Y sí, si estás embarazada y todo va bien puedes permitirte un capricho esporádico, siempre con sentido común.

En cuanto a las bebidas: la única necesaria es el agua y es muy importante intentar beber alrededor de dos litros diarios. Cuidado con los excesos de cafeína o té; el alcohol está prohibido pues todo lo que ingiere la madre llega de la placenta al bebé a través del cordón umbilical. El alcohol no sólo puede provocar malformaciones, retraso mental o trastornos de por vida al bebé, también puede causar un aborto espontáneo.

En caso de diabetes gestacional la dieta estará estrictamente supervisada por un médico, pues es necesario un mayor cuidado en el reparto de los alimentos.

100 MEJORES ALIMENTOS PARA EL EMBARAZO

Amazon España: EUR 216,14

Amazon Reino Unido: £131.30

Amazon Estados Unidos: $25.00

Alimentos “prohibidos” embarazo

Durante el embarazo hay que tener cuidado con una serie de alimentos. Es el caso de las verduras crudas que deberemos lavar muy bien antes de comerlas (existen productos como la Amukina para la desinfección de verduras). Fuera de casa es mejor evitarlas si no tenemos la certeza de que están perfectamente lavadas.

Cuidado también con las carnes crudas o poco hechas si estás embarazada y no has pasado la toxoplasmosis (parásito transmitido por los gatos). Por este motivo atención también con los productos de charcutería (las lentejas no podrán acompañarse de chorizo), los patés o foie-gras. Los filetes de carne deben estar muy bien cocinados para evitar la toxoplasmosis.

También hay que evitar la ingesta del pescado crudo y marisco crudo. Lo mismo ocurre con los huevos crudos y los lácteos sin pasteurizar. La denominada “comida basura” te hará engordar sin aportar ningún nutriente.

Ácido fólico en el embarazo

El ácido fólico debería empezar a tomarse (siempre bajo supervisión médica) entre las cuatro y ocho semanas previas al embarazo. Su carencia se relaciona con espina bífida, labio leporino y fisura palatina, anemias y enfermedades cardiovasculares.

Los expertos recomiendan no ganar más de 12 kilos en el embarazo. Por eso hay que controlar el peso y combinar, en la medida de lo posible, la buena alimentación con el ejercicio moderado pues la actividad física beneficia a la madre y al bebé. Por supuesto hay que evitar ejercicios bruscos y los de alto riesgo (aerobic, montar a caballo, buceo…) también hay que eludir saunas y jacuzzis y realizar ejercicio sólo si se está cómoda.

Si estás embarazada tu alimentación y estilo de vida juegan un papel fundamental en el crecimiento de tu bebé así que cuídate mucho, así cuidarás de él o ella desde antes de nacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.