Además de una adecuada y gradual exposición al sol como de un correcto uso de protección solar, la alimentación también ayuda a la consecución de un esplendido bronceado de una forma más rápida.

Vamos a ver que hay que comer para ponernos morenos. Todos ellos alimentos sanos y equilibrados. Sin correr riesgos innecesarios. De lo que se trata es que  aporten a la piel los nutrientes necesarios para conseguir un bronceado rápido.

Los alimentos que contienen vitamina C ayudan a la formación de colágeno en la piel y a su tonificación debido a sus características antioxidantes como, por ejemplo, los cítricos (naranja, limón o pomelo), el pimiento el kiwi o las fresas.

El aceite de oliva fortalece la dermis – Imagen de Pezibear

Los alimentos que contienen vitamina E fortalecen la dermis o la capa interna de la piel y protegen de las quemaduras, como el aguacate, el aceite de oliva o la soja.

Los alimentos ricos en vitamina B propician el mantenimiento y regeneración activa de la piel y se encuentran en las legumbres y los lácteos.

Los alimentos ricos en betacaroteno, que se trata de un nutriente que ayuda a fortalecer la pigmentación de la piel, funcionan como anti-envejecimiento y aumentan la producción de melanina, el pigmento que favorece el color dorado de la piel. Las contienen ciertas frutas como el mango, zanahorias, melocotones o tomates y hortalizas como las acelgas o espinacas.

Guía completa de los alimentos saludables

Amazon España: EUR 28,31

Amazon Reino Unido: £37.01

Amazon Estados Unidos: $43.25

Los alimentos con manganeso, por su condición de mineral que absorbe y filtra los rayos UVA, ayudan a la pigmentación de la piel como los frutos secos, las legumbres o los cereales.

Los alimentos con omega 3 evitan la deshidratación de la piel, las quemaduras y ayudan a un bronceado más acelerado. Estas grasas saludables se encuentran en el aceite de oliva virgen y en pescados azules como la caballa, las sardinas o el atún.

Beber dos litros de agua es aconsejable para una buena hidratación de la piel – Imagen de pxhere.com

Y ,por supuesto, el agua, que además de fortalecerlo, prolonga el bronceado y evita la escamación de la piel. El “tostado” será más duradero y además beber una cantidad entre dos y tres litros diarios contribuye a que el resto de nutrientes se absorban más rápidamente contribuyendo a la tonificación, pigmentación e hidratación de la piel.

Otros articulos de interés en Galakia.com:

Recomendaciones para progernos del sol este verano y disfrutarlo

Cremas de protección solar: las mejores y más eficaces

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *