Individualización de los gastos de la calefacción central

En 2017 todas las instalaciones de calefacción centralizada deben medir el consumo por vivienda. Las comunidades de propietarios deberán contabilizar el consumo de calor en cada vivienda o local, mediante contadores o repartidores de coste antes del próximo 31 de diciembre de 2016

Según establece la directiva 2012/27/UE de la Unión Europea, referida a eficiencia energética, se obliga a los edificios con sistemas de calefacción central a instalar dispositivos de medición individuales.

Las viviendas y locales con mejor orientación y ubicación dentro del edifico podrán ahorrar en su recibo de la Comunidad, en el apartado de calefacción. También el hecho de tener contadores puede beneficiar a los propietarios que tengan su vivienda cerrada, pues podrán elegir tener la calefacción cerrada, sin que se les repercuta una parte proporcional de consumo.

¿En que consisten los repartidores de coste?

Las calefacciones centralizadas pueden tener diferentes sistemas de distribución y, en algunos casos, obligan a medir el consumo de cada radiador.

Los distribuidores de costes son aparatos que miden y registran el calor emitido por el radiador en un determinado período de tiempo.

Incluyen sensores de temperatura, pantalla digital y batería (de unos 10 años de vida), además de precinto de seguridad, como todos los contadores. Sirven para medir el consumo de cada radiador y todas estas mediciones tendrán que ser leídas a distancia para una eficaz gestión de los datos. Una vez recopilados estos datos, servirán de base para confeccionar el recibo periódico por este concepto.

Por otra parte, algunas instalaciones, en las zonas del sur y este de la península y en Canarias, serán dispensadas de su instalación, por corresponder precisamente a las regiones cálidas con baja demanda de calefacción.

El repartidor de costes será obligatorio, pero no así la válvula de cabezal termostático, siendo ésta un complemento ideal para el repartidor. La válvula de cabezal termostático permite ajustar el consumo a nuestra necesidad, para así ahorrar energía, que es el objetivo final de esta nueva obligación.

Válvulas con cabezal termostático ¿en que consisten?

Las válvulas de cabezal termostático se pueden comprar fácilmente en tiendas de bricolaje y nos permiten regular la temperatura que deseamos en una habitación concreta. La válvula ira cerrando el paso de agua caliente al radiador cuando la temperatura marcada se esté alcanzando y el radiador emitirá más o menos calor según sea necesario.

La temperatura del agua que sale de la caldera puede ser de hasta 80°C para calderas convencionales y radiadores. La temperatura del agua que vuelve a la caldera (temperatura de retorno), la consideramos de 60ºC, siendo éstos valores utilizados en el cálculo de la instalación. La diferencia entre las dos temperaturas es 20ºC, que coincide con temperatura ambiente considerada en los cálculos.

Humidificadores de Philips para evitar el ambiente reseco en invierno

De lo anterior resulta una temperatura media del radiador de:
(80ºC + 60ºC) / 2 = 70ºC

Siendo, por tanto, el salto térmico entre el radiador y el ambiente de 50ºC, según la siguiente fórmula.

∆T = (80ºC + 60ºC)/2 – 20ºC = 50 °C.

Radiador de aluminio
Radiador de aluminio con aberturas superiores
Radiador de hierro
Radiador de hierro fundido
Radiador de chapa o panel
Radiador de chapa o panel de acero

Con la válvula termostática no se varía la temperatura del agua del radiador, sino la mayor o menor entrada del agua en el radiador para conseguir la temperatura ambiente deseada.

Actualmente, se derrocha gran cantidad de energía debido a que no se utilizan equipos de regulación, ya que no se percibe el ahorro al ser repartido el coste igualitariamente entre los que consumen más y los que menos. Los usuarios no son conscientes de que mediante un termostato u otro modo de regulación, como las válvulas termostáticas, no sólo ahorramos, si no que también ajustamos la temperatura idónea para obtener el confort que queremos.

Honeywell THR840DBG - Termostato digital con función ECO

Amazon España: EUR 38,32

Amazon Reino Unido: £33.36

Amazon Estados Unidos: EUR 38,32

Contando con los repartidores de costes y válvulas con cabezal termostático, cada usuario podrá:
• Optimizar el confort de su casa
• Tener la información de su consumo de calefacción
• Considerar medidas de ahorro energético adecuadas al uso
• Sólo Pagar por el consumo propio

¿Cual será la inversión necesaria para la instalación de los repartidores de costes?

Las empresas que ofrecen estos servicios incluyen instalación de los medidores y servicio de lectura de datos, que es obligado por normativa. La inversión media puede rondar los 125 euros, si estimamos 25€/repartidor y lo multiplicamos por cinco radiadores de un piso medio de tres habitaciones con un baño.

Otra posibilidad es el  alquiler, pudiendo contratar a una empresa que se ocupe tanto del mantenimiento como de las lecturas.

Los datos de las lecturas de los repartidores se deberán enviar telemáticamente, así se simplifica su gestión.

¿Con que propósito se impone esta nueva obligación?

Al controlar los consumos de calefacción de forma individualizada, esto nos puede generar un ahorro de hasta un 35%.

Evitará los problemas actuales en las Comunidades de vecinos con viviendas que reciben más calor del que necesitan y otras en las que, por el contrario, se percibe más frío.

Se distribuye mejor el calor por todas las viviendas de la comunidad, adecuando la distribución a las necesidades diferentes según orientación o altura.

¿Existen ayudas para la instalación de válvulas termostáticas en viviendas?

En la Comunidad de Madrid, dentro de los diferentes Planes Renove que impulsa para la Eficiencia Energética y mantiene abiertos hasta el 30 de diciembre, facilita mediante subvenciones la instalación de repartidores de costes y válvulas termostáticas.

En su página web Ahorra En Tu Calefacción puedes consultar los detalles para acogerse a las ayudas.

Por cada repartidor de costes y válvula termostática mecánica el incentivo es de 5€, por la válvula termostática electrónica de 7€ y si esta última incorporase control remoto el incentivo ascendería a 12€.

No todas las instalaciones requerirán repartidores de costes, pues esto depende del tipo de calefacción centralizada

En el caso de que las viviendas o locales tengan un único punto de entrada del agua de calefacción, éstos dispondrán de un único contador de calefacción.

Si la instalación es en anillo, con un punto único de entrada al circuito, la contabilización de consumo se reduce a un contador, siendo el mismo procedimiento que con el agua caliente.

A continuación se ve un esquema de un tipo de instalación en anillo bitubular.

Calefacción en anillo bitubular
Esquema del sistema de calefacción en anillo bitubular (con circuito de retorno)

En el caso de inmuebles cuyo sistema de calefacción sea por columnas (o montantes), las cuales conectan verticalmente los radiadores de los distintos pisos, el tema se complica un poco. Pues será necesario instalar un repartidor de costes en cada radiador. Este sistema de medición del consumo será más costoso en su instalación y difícil en la lectura.

Rede bitubular con distribución inferior
Esquema de red bitubular con distribución inferior por columnas

Los sistemas con conexión vertical de radiadores requieren los repartidores de costes en cada radiador.

Lo que exige la normativa actual de Eficiencia Energética

En esta página del BOE se puede consultar la Directiva Europea 2012/27/UE de Eficiencia Energética

También está accesible el Proyecto de Real Decreto para transposición en España de la directiva europea, actualmente pendiente de aprobar.

Capítulo V. Contabilización de consumos de calor, frío y agua caliente sanitaria en edificios.
Artículo 14. Contabilización de consumos

Toda instalación térmica que dé servicio a más de un usuario dispondrá de algún sistema que permita el reparto de los gastos correspondientes a cada servicio (calor, frío y agua caliente sanitaria) entre los diferentes usuarios. El sistema previsto, instalado en el tramo de acometida a cada unidad de consumo, permitirá regular y medir los consumos, así como interrumpir los servicios desde el exterior de los locales.

En los edificios existentes que cuenten con una instalación centralizada de calefacción/refrigeración o estén abastecidos por una red de calefacción urbana o por una instalación centralizada que dé servicio a varios edificios, se instalarán  contadores de consumo individuales, que midan el consumo de calor o refrigeración o agua caliente de cada vivienda o cliente final.

En el caso de la calefacción, cuando el uso de contadores de consumo individuales no sea técnicamente viable, se utilizarán repartidores de costes de calefacción para medir el consumo de calor de cada radiador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.