Ágata, una piedra natural protectora

La joyería es un verdadero arte. Son innumerables las combinaciones que existen y sus creadores se convierten en unos verdaderos artistas. Así, metales preciosos y piedras naturales, entre otros,  se fusionan con otros elementos para sorprender al mundo y conseguir auténticas obras de arte como las que se muestran aquí. Y el ágata es una de esas piedras utilizadas que conquista no solo por su belleza sino también por la magia que oculta.

El ágata no es una piedra natural cualquiera. Sus diversos y llamativos colores, a veces opacos y otras traslúcidos, con bandas concéntricas parecidas a los círculos de un tronco de un árbol cortado cautivan a todos. De ahí que muchos artistas y orfebres la utilicen como pieza fundamental en sus creaciones convirtiéndolas en auténticas obras maestras. ¿O no te parece, por ejemplo, una verdadera maravilla esta taza de ágata con oro y rubíes de finales del siglo XVI- Principios del XVII?

Y es que el ágata además de ser una gema bonita y fascinante, un complemento ideal para todos los días o para ocasiones más especiales, es una piedra que guarda muchos secretos en forma de propiedades curativas. De ella se dice que, además de protegernos, sirve para asentar las energías y aportar equilibrio físico, intelectual y emocional a las personas, pudiendo incluso armonizar el ying y el yang, entre otras muchas más.

Ágata: concepto, características y curiosidades

El nombre de ágata se debe al río Achates (Sicilia), el lugar donde se encontró por primera vez. Perteneciente a la familia de los cuarzos, se trata de un tipo de calcedonia y está compuesta por millones de partículas cristalinas, más bien criptocristales. Según el editor de Cristales y Gemas, es una piedra semipreciosa que se encuentra en rocas eruptivas (pórfido) o también llamadas volcánicas.

Los principales yacimientos de ágatas se sitúan en Italia, Brasil, República Checa, India, Alemania, China, Estados Unidos y México.

En la antigüedad, se le atribuía el poder de la protección contra la epilepsia y los problemas mentales, además de ser usada como amuleto. Y como curiosidad te contaré que, según la mitología griega, el ágata rojizo contiene en su interior un sátiro protector, que proporciona bromas al dueño de la misma con el objetivo de alegrarle y alargarle la vida. Y en India, era utilizado para solucionar los problemas oculares.

Además de “como piedra protectora” es también conocida como “la piedra de la eternidad” y en este sentido se manifiesta Gemma Salas en su blog “El secreto de la felicidad” en el suplemento “Yo Dona” de El mundo.

Tipos de Ágata y propiedades de cada uno de ellos

Como se ha dicho anteriormente, esta gema además de ser utilizada en la joyería o en la decoración también es usada como amuleto, así como en terapias como la gemoterapia o la terapia de cristales, valga la redundancia, por las innumerables propiedades que se le atribuyen.

Ya se han ido enumerando los beneficios que aportan las piedras naturales (este artículo de Eltiempo.com los recoge de forma magistral) como la amatista, el jade, el ámbar, el lapislázuli o la perla y hoy es el turno de exponeros todo lo que puede dar de sí una piedra tan mágica como el ágata. Mejor con salud, nos acerca al mundo de los poderes de estos cristales mágicos y en especial habla el que ocupa este apartado. Hace una pequeña distinción entre los diferentes tipos de ágatas y a cada uno de ellos le otorga sus beneficios. Así, según esta publicación, existen las siguientes: “el amarillo, que relaja el sistema nervioso y provee de equilibrio emocional; el azul que proporciona serenidad, perseverancia e intuición; la cornalina que favorece la concentración y está relacionada con la sexualidad y al bazo; el ágata fuego que provee energía sexual y ayuda en problemas de la columna; el marrón que aumenta la energía; el lila que era usada para picaduras de insectos y el ágata verde, relacionada al corazón, el hígado y la vesícula“.

En este mismo sentido se posicionan también Shurya, Triple Luna, así como la publicación Espiritu Gaia, que además, esta última, aconseja que el ágata esté en contacto con el cuerpo y sobre todo con la parte afectada para que esta gema despliegue todos sus efectos. Y añade que el verde también proporciona alegría y activa la circulación y en cuanto a la marina, es la encargada de proporcionar la comunicación y la fidelidad.

O-stone Green Agate Bangle the Fir Tree 58-62mm Grounding Stone

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Dolors Abril, terapeuta de cristales, maestra de reiki japonés y tibetano y terapeuta de reiki, por su parte, recuerda que esta gema puede ayudarnos en dolores de cervicales, de estómago, ayudando a mejorar las digestiones, las mandíbulas y dientes y que es eficaz cuando tenemos náuseas. Y además, da una serie de instrucciones en cuanto a limpieza y disponibilidad de la misma.

Como puedes ver y tal como Hebe Bravo, colaboradora de Innatia, recoge en su artículo, a estas piedras se le relacionan con la vitalidad, la curación del cuerpo y la reanimación del espíritu, así como los chakras y sus extraordinarios poderes energéticos son muy beneficiosos a todo nivel. Además, recomienda que “tener un ágata rojo te acerca a tus anhelos y con este cristalito nada de lo que planees se te resistirá“.

Por todo ello, es quizás buena idea hacerse un autoregalito o regalarlo a tus seres queridos de cara a estas navidades que están cada vez más cerca.

Ágata, la piedra encargada de la armonización del ying y el yang

Y para finalizar con las características y beneficios del Ágata, te contaré que Ana Bravo Muñoz, de la publicación Lindanita, enumera una serie de bondades en este aspecto y a continuación cito solo algunas de ellas:

  • Trae a la luz información oculta
  • Facilita la aceptación de uno mismo
  • Estimula recuerdos,
  • Sana la ira
  • Es útil para traumas sensibles
  • Cura los ojos, al igual que la piedra luna
  • Tiene efecto limpiador a nivel físico y sensible
  • Distancia el temor y favorece una alta espiritualidad.

Advertencia: Las piedras naturales nunca se pueden utilizar como sustitutivo de tratamientos médicos convencionales

Tal como ya he dicho en apartados anteriores, como cuando hablábamos de la malaquita, los tratamientos con las piedras naturales son alternativas y en ningún momento hay que pensar que pueden ser usadas como sustitutivas de un servicio de atención médica o tratamientos médicos convencionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.