Aceites faciales naturales: la revolución en cosmética

1

En los últimos tiempos, la utilización de aceites para el cuidado facial está en pleno auge. Las firmas de cosmética tradicional más importantes se han sumado a esta revolución, junto a marcas de cosmética natural que llevan ofreciendo estos cosméticos desde hace años.

En este artículo os mostraremos las cualidades de estos aceites, sus propiedades y algunos de los componentes naturales más importantes.

Propiedades de los aceites faciales

Tradicionalmente los aceites para el cuidado facial tenían mala reputación. Eran demasiado grasos y su consistencia no permitía una correcta absorción en la piel. Afortunadamente, sus nuevas formulaciones han conseguido aceites menos oleosos, permeables y que consiguen unos resultados fantásticos.

Los aceites faciales naturales son de origen vegetal y aportan, entre otras propiedades, la humedad necesaria para la piel del rostro. Otras propiedades son: alto poder antioxidante, aporte de vitaminas E y de ácidos grasos insaturados que mantienen la elasticidad de la piel. El aceite de Argán es, probablemente, uno de los que más propiedades y mejores resultados aporta, no en vano se le denomina el oro líquido de Marruecos.

Aceites faciales naturales con certificación

Es importante que el consumidor conozca la composición exacta de estos aceites. Muchas firmas mezclan  sus ingredientes de origen vegetal con derivados petroquímicos y es necesario un sello de certificación para saber que el producto que vamos a utilizar es absolutamente natural. Sellos como Natrue, Cosmebio, Ecocert nos avalan la calidad de dicho producto y su procedencia de origen natural. Laboratorios como Weleda y Dr. Hautschka son ejemplos de firmas con sello certificado y que cuentan con todas las garantías posibles.

Principales aceites faciales naturales

Aceite de Argán (Argania Spinosa): como hemos indicado anteriormente, es uno de los aceites más vendidos en la actualidad y su demanda no para de crecer. Orginario de la zona suroccidental de Marruecos, este árbol de entre 8 y 10 metros de altura proporciona unas semillas cuyo aceite favorece la desaparición de las arrugas y evita la desecación de la piel.

Pack de Belleza de Perla Micronizada y Argán

Amazon España: EUR 52,50

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: EUR 52,50

Aceite de Jojoba (Simmondsia chinesis):  su producción se encuentra en Estados Unidos, México, Argentina e Israel, entre otros países. Afín a la piel humana, es rico en vitamina E y provitamina A. Su acción hidratante suaviza y alisa la piel, y es el más indicado para pieles grasas.

Aceite de Rosa Mosqueta (Rosa moschata): un clásico. Planta originaria de Europa, se encuentra principalmente en el sur de los Andes. Chile y Argentina son los mayores productores de esta planta cuyo aceite es casi milagroso en el tratamiento de las cicatrices. Es un aceite rico en ácidos omega 6, omega 3 y linoléico, así como vitaminas A, C  y E. Retrasa los signos del envejecimiento prematuro, mejora las manchas de la piel y combate las arrugas. Ideal para pieles de más de 30 años, su utilización se recomienda en pacientes con psoriasis.

 

Aceite de Granada (Punica granatum): esta planta es símbolo de la belleza femenina desde hace siglos. España es el mayor productor europeo, aunque es en Egipto, Siria y Turquía en donde se produce en mayor cantidad. Este tipo de aceite es ideal para pieles de más de 40 años por su alto poder antioxidante que neutraliza los radicales libres. Posee un alto contenido en vitamina E, flavonoides y ácido púnico, este último poco habitual en otros vegetales. Algunos estudios han demostrado su eficacia reduciendo en más de un 35% las arrugas del rostro.

Aplicación de los aceites faciales naturales

Para que las propiedades de estos productos sean eficientes, lo ideal es aplicar estos aceites con la piel limpia y ligeramente húmeda. Lavamos nuestro rostro con jabón (preferiblemente natural) y lo dejamos ligeramente humedecido. Aplicamos unas gotitas en ambas mejillas, en la frente y en el mentón y masajeamos suavemente repartiéndolo por toda la cara. Al principio la sensación será algo grasa, pero en pocos minutos desaparecerá y se notarán sus efectos. Lo mejor es hacerlo antes de acostarse, para que sus efectos sean mayores.

Amazon España: -

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: -

Una Respuesta

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Haz la operación aritmética: *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.