“52 martes”: Obra de estilo documentalista para una historia post-modernista

La directora Sophie Hyde realiza su segunda obra, llamada 52 Martes, llevándose el premio a la mejor dirección en el Festival de Sundance de 2014. Esta dirección es, sin duda alguna, lo más destacable de la película, a lo que se une su original narración. La eficaz dirección se centra en simular el estilo documental y lo adorna con un montaje muy rítmico y protocolario. Y es que en 52 Martes lo que más destaca es la estructura de la historia: cada escena corresponde a cada martes de cada semana durante 1 año en total. Sophie Hyde consigue un acabado llamativo y original, pero por contra, esa encorsetada estructura va socavando poco a poco el resultado final y acaba por doblegar lo que quiere contarnos. A pesar de ello, la historia consigue trasmitir los sentimientos de cada personaje a través de su dirección.

Se trata de la segunda película de esta directora australiana, Sophie Hyde, siendo 52 martes su primera obra no documental. Constata con esta obra más íntima su predisposición a contarnos historias que no veríamos en prácticamente ninguna cartelera de ningún cine comercial, se asienta en un estilo más realista con las mismas formas de un documental. La protagonista habla directamente de su miedos y cosas que no le dijo a su madre, estos miedos y desequilibrios aparecen cuando su madre comienza a cambiar de sexo (convirtiéndose en padre a lo largo de la película).

Sophie Hyde adorna su experiencia con una multitud de cortometrajes cortados por el mismo patrón. Parece que, como la protagonista de su filme, Sophie Hyde continúa puliendo su estilo y enfocando sobre los temas que quiere tratar. Aquí ha logrado un paso más, logrando un consenso general en el Festival de Sundance.

Sinopsis de 52 martes

Bille, una chica adolescente, nos va contando todas sus inseguridades acerca del proceso de cambio de sexo de su madre. A la vez, se nos muestra su evolución en la pubertad y relación con el resto de familiares.  La película se centra en las visitas de la hija a la madre cada martes de cada semana.

Crítica sobre 52 martes: lúcida dirección dentro de una obra que abarca demasiado

La película nunca consigue ceñirse en ninguno de los temas a tratar, a saber: el cambio de un sexo a otro, la aceptación de la nueva realidad y la asimilación de la pubertad. Sophie Hyde nada entre los 3 temas y nunca termina por centrarse en alguno. Pero sabemos que la protagonista es la hija de la madre transexual, eso quiere decirnos que el tema central no va por ahí, así que es un tema más tangencial. A lo largo de la película nos vamos dando cuenta que la tesis principal sobrevuela sobre la aceptación (o no) del cambio de género de la madre; nos adentramos en las relaciones y conflictos que esto conlleva. Además, la directora, tiene la habilidad de ofrecernos la perspectiva de cada miembro familiar.

52 martes

Imagen de News and views: Protagonista y madre

Nos ofrece un paralelismo entre esa aceptación de la identidad de la madre con la llegada a la pubertad de la protagonista, pero, no funciona como debiera. No existen los suficientes elementos que cohesionen estas dos perspectivas por lo que el paralelismo resulta algo forzado. Además, faltan líneas de diálogo que logren enriquecer esa tesis inicial. Amaga con profundizar y trascender, pero siempre se queda en ese amago.

Y es que a veces parece querer ir más allá del límite e ir más allá. Hay cortes que nos hablan hechos trascendentales que ocurrieron ese año (2014), pero no parece que logre conectar eso con la trama principal. Se muestran guerras, hambrunas, el Espacio exterior así como alguna detención de algún personaje famoso reciente; pero creo que lastra el conjunto total en lugar de aportar. Lo que sí consigue Sophie es darle una estructura sólida a la obra, señal inequívoca de tener las ideas muy claras, también logra mostrarnos un estilo propio que pocos consiguen,  porque tampoco cae en la excesiva sensiblería de otros. El resultado es una obra íntima, realista, comedida, pero insuficiente.

52 martes

Imagen de Sophie Monks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.