’13 Reasons Why’, relato de una muerte anunciada

13 Reasons Why o Por 13 razones, es una serie de Netflix de drama y misterio adolescente. Basada en la novela de Jay Asher, la serie es creada y adaptada por Brian Yorkey y fue emitida el 31 de marzo de 2017. Siendo una de las series más polémicas hasta la fecha, 13 Reasons Why cuenta con una temporada con 13 episodios, y una segunda temporada que se estrenará en 2018. 

Sinopsis de 13 Reasons Why

En 13 Reasons Why tenemos a Clay Jensen, (Dylan Minnette) un estudiante de 17 años que encuentra una caja anónima en la entrada de su casa. El paquete contiene varias cintas grabadas de Hannah Baker (Katherine Langford), una chica que recientemente se suicidó en su instituto.

Para su sorpresa, las cintas contienen la narración de la joven en la que desvela las razones de su suicidio, y la instrucción de que las cintas solo han sido exclusivamente entregadas a las personas que la motivaron a ello.

13 Reasons Why: problemas realistas en la adolescencia

13 Reasons Why es una serie que juega con dos tiempos: nos narra el pasado atormentado y complicado de Hannah Baker, y el presente de Clay Jensen, una vez Hannah ha muerto y se encuentra escuchando las cintas.

La historia cuenta las vivencias de Hannah dentro del instituto como también fuera de el. Vemos su relación con sus padres, con sus amigos, con los chicos, y una serie de eventos que poco a poco la llevan a experimentar vivencias de mal en peor.

13 Reasons Why no se trata solo de una serie de adolescentes que trate temas de forma superficial o que nos arrastre a la melancolía, en realidad, pretende dar un retrato más realista de los problemas actuales en las escuelas e institutos, más el comportamiento de los adolescentes en la sociedad y las posibles causas de ello (por educación, influencia, o imagen social).

En la serie tenemos diferentes personajes que conocieron a Hannah, y quienes ejercieron un tipo de influencia negativa, o que llegaron a hacerle daño en diferentes niveles. Es así como podemos ver que uno puede sufrir de diferentes formas: psicológica, verbal, o física.

El tema del bullying es más conocido que nunca. Incluso existen campañas contra ello y cómo denunciarlo, debido a las altas cifras de jóvenes que sufren por ello y las consecuencias que tiene. Los casos polémicos de adolescentes suicidándose por esta causa ha ocurrido en muchos países.

Los adolescentes sufren mucho de presión social, y es eso justo lo que la serie trata. Nos muestra diferentes casos en los que Hannah, y otros personajes, actúan según la presión social, o lo que te propone un amigo, o lo que otros esperan de ti, o por influencia.

El bullying tiene muchas caras y puede transformarse en acoso escolar, insultos, agresión física, incluso de forma gráfica (insultos escritos y dibujos), y además, todo el tema del uso de las redes sociales para dar rienda suelta a esto.

13 Reasons Why se empeña en mostrarnos todas estas facetas que, al fin y al cabo, llevaran a una joven a tomar la decisión de quitarse la vida. Después de todo, querer suicidarte es cuando ya no encuentras salida o te rindes ante la vida porque no piensas seguir sufriendo por ello (o así lo ven), y esto es algo que normalmente afecta más a los jóvenes.

La gente joven es más impulsiva, tanto por las hormonas como por su pensamiento. Incluso una joven atractiva e inteligente como Hannah toma la decisión definitiva de acabar con todo el dolor y ‘asco’ de sociedad en la que pareciera que vivimos.

13 Reasons Why no es una serie que te deje una sensación repulsiva, quizás un poco depresiva pero no al nivel que muchos creen, sino que más bien nos deja con cuestiones y reflexiones sobre el mundo en el que vivimos, la sociedad que hemos creado para el futuro y lo que están viviendo muchos jóvenes hoy en día. Es un tema delicado y que más bien nos hace pensar en ¿porqué somos así? ¿Por qué tratamos a otros así? o ¿Qué hecho yo para ser tratado así?

En general, una serie en la que puedes identificarte en diferentes posturas puesto que no tienes que ser el acosado o el que acosa. No todo es blanco y negro. Muchas veces realizamos actos que no sabemos que hieren a otros, o no pensamos en las consecuencias, o somos egoístas, o creemos que hacemos lo correcto pero no sabes cómo afecta a terceros, o somos nosotros víctimas de otros que son así.

Todos hemos vivido diferentes experiencias en nuestra vida y esta serie propone varias de ellas que pueden ser un tanto ‘escalofriante’ cuando te das cuenta que a lo mejor habéis participado en una, sufrido una, o simplemente haber visto algo así y nunca haber hecho nada.

13 reasons why

13 Reasons Why, de Netflix

13 Reasons Why: 13 razones y 12 involucrados

Retomando el guión de la historia, en 13 Reasons Why tenemos 13 cintas, 13 lados grabados, 13 razones, y 12 involucrados.

Cada episodio es un lado de las cintas. Y sí, 12 involucrados, no 13, porque uno de ellos tiene 2 lados de cinta dedicados a su persona y caso.

Nuestro protagonista, Clay, es el más afectado al oír las cintas puesto que no solo trabajaba con Hannah y era su amigo, sino también porque estaba enamorado de ella. Por otro lado, Clay no entiende porqué su nombre aparece en la lista y las cintas, puesto que las cintas son entregadas a aquellas personas que le dieron motivos a Hannah para quitarse la vida.

Es interesante que cada episodio esté dedicado a un personaje y ver qué relación tenía con Hannah y con los demás personajes involucrados en sí, y ver cómo termina siempre por convertirse en un hecho decadente y triste pero siempre reflejando un caso diferente, como hablaba anteriormente.

Lo sorprendente es ver que no todos los involucrados son alumnos o compañeros de Hannah, cosa que le da un twist a la historia (y sin ánimo de hacer spoiler más allá).

13 reasons why

Clay Jensen de 13 Reasons Why

Las razones pueden no parecer suficientes si las vemos por separado, pero en conjunto, se convierten en un golpe duro para la chica en diferentes niveles además de para el autoestima. También nos hace reflexionar en cómo nos relacionamos con los demás, quién es realmente un amigo o quién no, en quién confiar, etc.

El tema de la historia gira en el hecho de que los involucrados poseen las cintas mientras se está llevando acabo un juicio sobre la muerte de Hannah. La familia Baker se niega a creer que Hannah haya decidido quitarse la vida sin motivos aparentes, y desean indagar en la escuela y con sus abogados para cuestionar qué ocurre realmente en el instituto y la actitud de dichos alumnos y amigos. Por lo mismo, la señora Baker encuentra una lista en la habitación de Hannah en la que aparecen los nombres de los chicos de las cintas, y los citan a todos para testificar sobre su relación con Hannah y si tienen idea del porqué se suicidó.

Ahora el grupito de estudiantes tienen un debate moral entre si decir la verdad, sacar a la luz las cintas narradas por Hannah, o mentir y salvar su imagen y reputación puesto que esto les dañaría como personas, a sus familias, y a su futuro escolar. Obviamente, Clay quiere decir la verdad y que los demás hagan lo mismo, tanto si son juzgados culpables por inducirla a Hannah al suicidio (de cierta forma)o por bullying, o por los cargos que sean, o a lo mejor poder salir limpios del caso pero sin mentir. También es cierto que mentir en un juicio es un delito, y si cualquiera de ellos se acobarda y confiesa, o alguien tiene una copia de las cintas, todos serían gravemente condenados.

13 reasons why

Zach, de 13 Reasons Why

Es por ello que Clay se convierte en el enemigo del grupo (no quiere mentir). Si uno confiesa, todos caen, y los demás no piensan caer solos ni permitirlo.

13 Reasons Why: el otro lado de las cosas

Aunque todo gire entorno a Clay y los chicos de las cintas, también los adultos forman una parte importante de la historia, ya que sus puntos de vista son distintos a los de los jóvenes.

Tenemos por ejemplo, a los profesores del instituto. Profesores que varios de ellos están desconectados de los alumnos, o los consejeros que siempre dicen ‘si tienen un problema, acercaos y hablemos’ (¿acaso creen que un joven realmente va a ir siempre a contarles sus problemas?), básicamente, vemos también qué relación tienen con el alumno. Por más que lo intenten, muchos jóvenes no se interesan en compartir sus emociones puesto que ni siquiera lo hacen en casa, y ¿qué podría un profesor hacer por ti? Dirían muchos.

Otro detalle es el hecho de que el mundo del profesorado y del alumno no se mezcla más que por el hecho de que imparten clase. Cuando investigan el caso de Hannah Baker, los profesores se sorprenden al entrar a los baños de los alumnos y ver como están llenos de insultos (zorra, puta, lesbiana, perra, fulanita es una….etc), y no solo en el baño de las chicas. Todo esto se considera un tipo de bullying o agresión al autoestima de las personas.

Y lo típico, los profesores solo tienen una vaga idea de cómo era el alumno según su comportamiento, o lo que escribía en sus deberes y tareas, etc. pero nadie nunca ‘veía nada raro’.

Tocando la misma línea, los padres de Hannah tampoco veían nada ‘extraño’ en ella más que en los últimos días. Hannah es una chica inteligente, guapa, culta, sarcástica pero agradable, buena hija, y buena trabajadora…¿cómo iba a querer suicidarse? Sus padres no lo entienden, y más el hecho de que no hayan visto señales de ello.

He ahí otro tema, la depresión y lo que uno refleja o no. Un padre no siempre sabrá cómo se siente su hijo ni cómo piensa o qué es capaz de hacer, en términos generales. Y es un horror luego descubrir que tu hija se encerraba en el dolor y buscaba ayuda de formas más simbólicas más nunca directas. Es hasta cuando realizan la investigación que sus padres se dan cuenta de todo aquello que pudieron ser señales del camino al suicidio que Hannah seguía.

Por si fuera poco, el Sr. Baker es un padre que prefiere enterrar el pasado y no darle más vueltas por el dolor, pero la Sra. Baker (Kate Walsh) es quien se empeña en creer que hubo gente que afectó la vida de Hannah y desea encontrar a los culpables.

13 reasons why

Poster de 13 reasons why

13 Reasons Why: recepción general

13 Reasons Why obtuvo buena recepción social por parte de jóvenes y adultos. Tuvo buenas críticas en diferentes revistas de prestigio y se considera una serie ‘esencial’ para el adolescente, que incluso varias escuelas se plantean en enseñarla como parte de las campañas y consciencia anti bullying.

La serie siempre abre con advertencias para la audiencia debido al contenido, además de un número y página web a la que puedes acceder si buscas ayuda o si sufres de un caso similar.

Para los más sensibles, la serie contiene escenas de sufrimiento, violación, temas de suicidio y depresión. La serie puede verse por menores de edad pero se recomienda bajo discreción y guía de un adulto para entender los temas de la mejor forma posible.

Es una serie dirigida a jóvenes y menores con el fin de crear una reacción en la sociedad y motivarlos a denunciar estos casos o si sufren de ello, y buscar ayuda. Porque el problema es cuando uno se guarda las cosas y vive con el sufrimiento sin contárselo a nadie (por miedo, verguenza, o creer que todo cambiará). Fuera de eso, también funciona como un ‘wake up call’ para alertar a los adultos de estos problemas y cómo saber llevarlos.

La depresión no siempre es fácil de detectar por otros ni por la persona misma, y puede conducir por caminos que afectan vuestra vida y la de otros.

Entre los productores ejecutivos se encuentra la actriz y cantante, Selena Gómez, quien ha llamado la atención por ello, y quien participa en muchas campañas anti bullying juvenil.

La serie en general no está mal. No es una serie que ‘enganche’ en sí, y el guión flojea en ciertos momentos, pero es una serie que está bien producida y que desvela críticas y problemas importantes en la sociedad y no se pierde nada en echar un vistazo y hacer consciencia de ello.

Los actores que hacen de estudiantes no es que sean particularmente buenos, pero tampoco es que lo hagan mal. Kate Walsh (Grey’s Anatomy) sin embargo, hace un buen papel como Olivia Baker, madre de Hannah. Katherine Langford no lo hace mal y tiene cierto carisma y empatía, pero su co-star Dylan Minnette le hace la competencia en interpretación.

Muchos se preguntan porqué una chica como Hannah querría suicidarse si es una chica ‘cool’, culta, inteligente, atractiva y quien da la sensación de ser fuerte y que el mundo le da igual. Pero creo que ese es el punto de su personaje; el demostrar que cualquiera puede suicidarse sin importar su intelecto o físico. ¿Por qué hay que creer que el que se suicida y sufría de bullying y acoso escolar es siempre el ‘nerd, el friki, el feo, el anti social, o el…¡equis!’? Este problema lo puede sufrir cualquiera, no existe un perfil como tal.

Algo que me chirrió fue ciertas cosas del personaje de Hannah. Vale que narra de forma profunda, simbólica y directa también, con muy buenos puntos de vista y análisis de sus ‘compañeros’, y por lo mismo es un tanto…demasiado. O sea, la chica tiene solo 16 años o así, y su personaje narra y habla como una chica de 25 que ha experimentado mucho y que es capaz de hacer análisis profundos debido a ello. Además que Hannah tiene ‘demasiada personalidad’ como personaje. No sé, a ratos uno esperaría una narración más de ‘su edad’ con todo y que sea una chica culta, diferente, y que le gusta escribir. En fin, opinión personal.

13 Reasons Why es una serie que está bien para ser analizada y comprendida, pero como entretenimiento como tal, ya es un gusto personal.

Os dejo con un trailer de la serie:

Por trece razones

Amazon España: EUR 16,10

Amazon Reino Unido: £19.95

Amazon Estados Unidos: EUR 16,10

13 Reasons Why (A Netflix Original Series Soundtrack)

Amazon España: EUR 7,99

Amazon Reino Unido: -

Amazon Estados Unidos: EUR 7,99

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.