10 trucos para que la comida dure más en el frigorífico

¿Te germinan los vegetales en el frigorífico? ¿La carne tiene color verde? ¿De los huevos ha salido un pollito? Milagros no se pueden hacer para que los alimentos se conserven ‘ad aeternum’, pero sí existen diversos trucos para que la comida dure en el frigorífico al menos un poquito más. Organizarse y dedicarle tiempo a este electrodoméstico son las claves.

No deben mezclarse

Verduras y frutas.

El que más o el que menos ha abierto alguna vez la nevera en busca de aquella manzana que tenía desde hace tiempo, y se la ha encontrado llena de moho. ¡Horror!

En tiempos en los que se precisa apretarse el cinturón para llegar a fin de mes, no se puede andar tirando comida que se ha estropeado. Por supuesto, se debe planificar mucho la compra. Contra menos tiempo pasa desde que entra algo en casa hasta que se cocina, mucho mejor.

Pero también ayuda poner en marcha una serie de trucos de la abuela y consejos para retrasar en la medida de lo posible que se deterioren los productos más perecederos en el frigorífico.

Principales trucos para que la comida dure más en el frigorífico

Consejos y recomendaciones de compra

Frigorífico Bosch.

Es uno de los electrodomésticos que más se deben cuidar. Para evitar que la nevera se convierta en un campo de gérmenes, se deben seguir diversas reglas.

1. Control de la temperatura. Lo más importante que se debe tener en cuenta es que ésta no tiene que cambiar, ni se puede romper la cadena de frío. Nunca se deben superar los cuatro grados centígrados. En el caso de las verduras, frutas y hortalizas, nunca será inferior a cero grados.

2. Organizar los alimentos según donde corresponda. Muchas veces se llega con prisas, y se coloca la compra de cualquier manera. ¡Mal hecho! Las diferentes zonas de la nevera están concebidas para los diversos tipos de contenido. La parte baja es la más fría, por lo que se coloca en la misma lo más delicado, sobre todo el pescado y la carne. En la parte media se almacenan los lácteos. Arriba, la zona menos fría, van los huevos y alimentos envasados. En los cajones se meten las frutas y verduras. Por último, las puertas deben albergar sobre todo las bebidas, también salsas y mantequilla, pero nunca nada que sea sensible a las alteraciones, como la leche.

3. No meter nunca alimentos calientes. Para enfriarlos, el aparato deberá gastar más energía, y mientras lo consigue, se producirá alguna variación en la temperatura que puede afectar a los alimentos. Además, dará calor a todo lo que tenga al lado, que se echará a perder antes.

4. No taponar las salidas de aire del electrodoméstico. Si ocurre esto por error, los efectos pueden ser un poco catastróficos.

5. Tener en cuenta la duración de los alimentos. Cada uno de ellos se mantiene en perfecto estado un tiempo determinado. Por ejemplo, la carne de pollo no aguanta más de dos días, la de ternera, cordero y cerdo, de tres a cinco días (en el congelador durarán meses). Los fiambres y embutidos aguantan de tres a seis días y los huevos tres semanas. La mantequilla, de tres a cuatro semanas. Ante cualquier duda, hoy en día se puede consultar con rapidez en Google.

Otros consejos a tener en cuenta

Trucos de la abuela

Consejos y recomendaciones.

Existen algunas recomendaciones más que se deben recordar:

6. Mantener limpio el frigorífico. Resulta esencial ocuparse de que siempre esté inmaculado, pues en caso contrario aparecerán bacterias, que dañarán todo lo que pillen. Si se derrama cualquier cosa, conviene pasar un trapo cuanto antes, y todo lo que se haya echado a perder se debe tirar a la basura de inmediato.

7. Nunca mezclar frutas con verduras en el mismo cajón, ni colocarlas demasiado juntas. Las primeras emiten un gas, etileno, que dañan mucho a las segundas.

8. No utilizar tuppers de plástico. No acaban de conservar bien los alimentos. Resulta mucho más recomendable utilizar frascos de cristal.

9. Limón. Contiene vitamina C, así que al poner unas gotas, sobre todo en las frutas, se consigue que tarde más en oxidarse.

10. Planificar la compra. Al abastecerse de productos, conviene tener en cuenta qué se va a comer cada día, para no comprar de más, de tal forma que no acabe sobrando nada. A veces ayuda incluso escribir en un papel la lista de la semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *