10 señales de que tu gato es feliz según los expertos

Son tan expresivos que casi siempre estarás seguro de su estado de ánimo. Pero a veces pueden entrar dudas. Analizamos 10 señales de que tu gato es feliz según expertos.

Consejos

Los gatos tienen su propio lenguaje.

Los mininos nos proporcionan muchas alegrías, gracias a ellos nuestro hogar gana en armonía. Pero conviene saber en todo momento si ellos también se sienten bien, pues en caso contrario es posible poner los medios para solucionar cualquier problema. Como saben muy bien los ‘gateros’ o apasionados de estos animales, se trata de mascotas bastante expresivas que tienen su propio lenguaje, por lo que por norma general se sabe cuándo está contento o no, si tiene estrés, y si lleva una vida saludable. Por norma general son criaturas vitalistas, capaces de frotarse contra ti, y después esconderse; si les pasa algo se nota enseguida.

Aún así pueden surgir dudas en diversas ocasiones, por lo que hemos recopilado 10 señales de que tu gato es feliz. Se trata de síntomas bastante comunes, si bien se debe tener en cuenta que cada ejemplar es un mundo.

10 señales de que tu gato es feliz

Afectividad

Los gatos necesitan contacto con humanos.

Éstos son los indicios y comportamientos que hemos seleccionado, a partir de opiniones de expertos y veterinarios.

1. Lo expresan a través de sonidos. Comenzamos con lo más evidente, si maullan con un tono muy agudo quiere decir que se sienten bien. Sin embargo, los maullidos graves simbolizan disgusto. En principio, también expresan su bienestar cuando ronronean, pero no siempre es así. Si lo hacen cuando se acurruca contigo en el sofá todo va bien. Pero cuidado, porque si emiten este sonido en momentos inapropiados, puede significar que se están consolando porque les ocurre algo malo.

2. La postura corporal de un gato desvela si se encuentra contento. Se sabe muy bien cómo se encuentran, sólo con observarles. Debería tener la cabeza hacia arriba constantemente, lo que quiere decir que se encuentra seguro, y apuntar con ella hacia delante cuando te vea, como invitación para que le puedas acariciar. La cola tendría que estar erguida hacia arriba o en forma de gancho. A la hora de meterse en la cama, mete las patas hacia abajo si se encuentra relajado. Al tumbarse de espaldas con las patas hacia arriba –mostrando la panza– está diciendo que se encuentra en casa.

3. Comen de forma equilibrada. Atención porque si sufre algún trastorno de alimentación significa claramente que tiene algún tipo de enfermedad. Si no come, malo. Pero si ingiere demasiados alimentos también puede ser un aviso de que se encuentra deprimido, ya que al igual que los humanos, pueden tratar de mitigar el sufrimiento con comida. En caso de cambios visibles en sus hábitos, conviene ponerse en contacto con el veterinario.

4. Lo expresan mediante los besos de gato. Los gatos tienden a expresar que se encuentran felices con nosotros mirándonos con los ojos entreabiertos, dejando caer los párpados de forma lenta y relajada.

5. Quieren jugar. Si nos piden sus juguetes favoritos y se pasan algún tiempo divirtiéndose con nosotros, podemos estar tranquilos. Según los científicos, los animales tienden a jugar solo cuando están satisfechas todas sus demás necesidades, pues se trata de una especie de lujo para ellos.

6. Te amasan. Si te tocan y hacen el mismo gesto que si estuvieran elaborando galletas están recuperando un gesto de la idílica etapa en la que eran cachorros. Los gatitos lactantes amasan a su madre para lograr que libere oxitocina, relajando a la madre y facilitando el flujo de leche. Lo vuelven a hacer en la edad adulta cuando se sienten bien.

7. Muestran interés en explorar su entorno. La curiosidad mató al gato, según el dicho popular, pero pese al riesgo de morir, en su estado natural estos animales no pueden evitar tener una enorme inquietud por investigar qué tienen alrededor. Si revisan los alrededores y se les ve interesados en las novedades, tu gato se siente feliz.

8. Se lamen. Si están limpios, es que se sienten felices. Como les ocurre también a las personas, si se abandonan, mala señal, pues quiere decir que han renunciado a sus hábitos de aseo, casi siempre porque les ha pasado algo. Si lamen a su amo se tiene que interpretar como todo un cumplido, pues sólo lo hacen con individuos con los que están muy unidos.

9. Buscan compañía. Si están en perfecto estado, no sólo querrán estar con nosotros, sino también con otros animales, salvo que tengan miedo o problemas de timidez.

10. Duermen lo suficiente. Depende de su especie y su edad, pero pueden pasar entre 12 y 16 horas en la cama. Cuando se encuentran mal, los gatos padecen insomnio, como nosotros. Dormir demasiado también puede ser un síntoma negativa, pues querría decir que se siente aburrido o solo. Si notas que ha alterado su comportamiento de repente, y pasa más tiempo que antes dormido, o menos, conviene visitar al veterinario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.