10 consejos para ser una persona positiva a partir de ahora

El desarrollo del pensamiento positivo es una inversión constante de felicidad por medio de una actitud que puede cambiar tu vida para siempre a través de una transformación de tus creencias. Diez pasos sencillos para embellecer tu existencia con emociones agradables, nuevas posibilidades y una nueva actitud.

10 consejos para ser una persona optimista

Cada etapa de la vida tiene sus retos y dificultades. Sin embargo, en Galakia queremos acompañarte en ese proceso realista del optimismo porque esta actitud puede cambiar tu vida para siempre.

¿Cómo alimentar la semilla del optimismo y el amor propio? Este proceso de transformación personal depende, principalmente de ti.

A continuación, compartimos diez consejos básicos y lecturas recomendadas que pueden inspirarte en este momento.

10 consejos para ser una persona positiva

1. Elige la opción correcta. Entre las distintas opciones posibles que te planteas en una situación determinada, elige ser feliz. Es decir, toma esta decisión consciente porque esta actitud te beneficia de manera directa.

2. Aprecia este momento. Rompe con esa tendencia de distraerte del presente por medio del futuro o el pasado. A partir de ahora, pon en valor este instante que está ocurriendo y del que tú eres protagonista. ¿Te comportas de verdad como tal o asumes un rol de actor secundario?

3. Confía en que todo fluye. Es cierto que tú no puedes controlarlo todo, sin embargo, sí te implicas en la consecución de tus objetivos, si te ocupas de tus asuntos cotidianos y trabajas por tus metas, entonces, confía en que todo fluye poco a poco. Verás cómo se abren nuevas puertas que no habías imaginado.

4. Aprende de los grandes maestros del optimismo, déjate influir por el ejemplo de aquellas personas cercanas que tienen una actitud admirable desde tu punto de vista. En ese caso, puedes mantener conversaciones con algunas de esas personas para que, a modo de mentoring, te transmitan algunas de sus enseñanzas.

5. Mientras algo es posible, existe espacio para la esperanza. Especialmente, cuando se trata de un objetivo constructivo por el que quieres luchar y trabajar. Es decir, no confundas esta esperanza con el autoengaño sino con el propósito firme de hacer posible esa meta que tanto anhelas.

6. Lenguaje de optimismo. Integra en tu conversación cotidiana más palabras que representen la filosofía del optimismo. ¿Crees que tu discurso habitual tiene un tono pesimista u optimista? Reflexiona al respecto y comienza a construir un lenguaje de esperanza. Tu pensamiento influye en cómo afrontas la realidad, pero tu lenguaje también crea tu realidad porque es un reflejo de tu propia forma de pensar.

7. Haz algo distinto que no hayas hecho hasta ahora, afianza un nuevo hábito enfocado a construir este optimismo en tu vida. Por ejemplo, anota cada día en tu diario un mensaje de gratitud por algunos de los momentos ocurridos en ese día. Si cada día te comportas de un modo previsible según un esquema previo, entonces, es difícil que puedas abrir la puerta de nuevos horizontes.

8. Relativiza. La causa de tu pesimismo no se encuentra en la realidad misma, sino en la lectura que tú haces de esos datos cuando dramatizas o te anticipas de manera negativa ante los acontecimientos.

9. Momentos de desconexión. No es un buen síntoma vivir a la espera de que llegue el próximo sábado. En realidad, la felicidad es igual de valiosa en lunes o en domingo. Por tanto, elabora una lista de cuáles son tus momentos de desconexión, qué instantes te hacen sentir bien en el día a día. Esta lluvia de ideas te ayuda a poner en valor instantes que tal vez pasan desapercibidos para ti.

10. Regala optimismo. Si has visto una comedia en el cine que te ha encantado, no dudes en compartir la sugerencia con las personas de tu entorno. Si un amigo está pasando por un momento de dificultad, dedícale tu tiempo por medio de la escucha activa. Refuerza la autoestima de los demás a través del elogio sincero.

Este optimismo que regalas a los demás vuelve a ti con más fuerza.

Libros recomendados para practicar el optimismo

Sin duda, la lectura también es un excelente hábito para fomentar el optimismo ya que, además, gracias a estos textos de autoayuda y crecimiento personal tienes la oportunidad de coleccionar frases célebres, mensajes de superación que te gustan especialmente. En ese caso, puedes escribir estas frases en un cuaderno para volver a releerlas a modo de consulta.

Cualquier momento del año es propicio para la lectura, sin embargo, con la proximidad de las vacaciones, el refugio de un buen libro se convierte en un bien todavía más especial. En una compañía que te regala introspección y vitalidad. Estos son algunos de los libros que pueden impulsar tu propósito de optimismo vital.

Este libro de Martin Seligman, uno de los máximos referentes de la psicología positiva, te permite adentrarte en lecciones vitales por medio de un lenguaje sencillo.

 

 

El optimismo no surge como el resultado de una fuerza exterior sino que irrumpe en tu vida cuando a nivel interno realizas un cambio de actitud. Este libro de Patricia Ramírez te invita a conseguirlo.

 

 

Aunque las dificultades de la vida son complejas, el camino hacia el optimismo es claro, sencillo y directo: la ilusión. ¿Quieres reilusionarte con tu presente? Este libro es terapéutico para lograr este propósito.

 

 

Eduardo Punset es uno de los grandes mentores del conocimiento y en esta obra comparte tesis muy interesantes sobre el optimismo.

 

 

El libro Lo único incurable son las ganas de vivir da voz al testimonio de superación incondicional de Desirée Vila Bargiela, una gimnasta de élite que sufrió un accidente que marcó un punto de inflexión en su carrera deportiva y en su vida. Sin embargo, su historia es un gran ejemplo. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.