10 consejos para sacar mejores fotografías

Todo el mundo sabe apretar el botón y sacar cualquier instantánea, pero sólo algunos se toman en serio mejorar cada vez más. Para quienes se hayan propuesto de verdad convertirse casi en profesionales, pero todavía están en el nivel principiante, recopilamos 10 consejos para sacar mejores fotografías.

Las más vendidas

Cámaras digitales réflex.

Quienes han convertido la fotografía en su pasión, e incluso aspiran en que sea en el futuro un modo de vida suelen empezar por comprarse una cámara réflex de calidad, y aprender a manejarla.

Sin embargo, se trata de un arte que se aprende con el tiempo, sobre todo practicando mucho. Ofrecemos consejos básicos para fotógrafos principiantes, recomendados por los profesionales, que pueden ayudar a ir mejorando.

Recomendaciones para conseguir mejores fotos

1. Tener paciencia. Puede parecer básico, pero se trata de la sugerencia más importante. Existen fotos históricas que se han tomado al instante, por casualidad, pero no suele ser lo más habitual. Funciona mejor pensarse mucho lo que se va a hacer. Puesto que ya no se utilizan carretes, se tiende a sacar mucho material, a veces a lo loco, para después quedarse con lo mejor. Pero se ha perdido la costumbre de estrujarse el coco antes de darle al disparador.

2. Utiliza un trípode. Puede mejorar sustancialmente la calidad, porque aumenta la estabilidad y por tanto el objetivo enfoca mejor, obteniéndose una mayor nitidez. Conviene también utilizar el temporizador o un disparador a distancia, porque así se evitar mover la cámara al apretar el botón.

3. Aprende a manejar tu equipo y los principios básicos de composición. Conocer al dedillo cómo se utiliza todo, sobre todo la velocidad de obturación y el tiempo de exposición sirve para abrir un abanico de posibilidades. La composición fotográfica, tanto en un cuadro, como en foto fija y en el cine es la forma de ordenar lo que se ve dentro del encuadre. Existen una serie de principios básicos: identificar el centro de interés, rellenar el encuadre, etc., que conviene conocer porque pueden suponer la diferencia entre una buena y una mala imagen.

Análisis y características

Objetivo: captar fotos de calidad.

4. El valor de la sencillez. Lo que no suma resta. A veces se piensa que se tienen que sacar todos los elementos posibles para que nadie eche de menos algo en concreto. Pero es un error. Si se llena demasiado el encuadre se puede distraer la atención del elemento principal que se pretendía destacar. A veces, centrarse en una persona o un detalle resulta más revelador del conjunto que una instántanea demasiado recargada.

5. Buscar la profundidad. El ser humano contempla el mundo en tres dimensiones, lo que no siempre resulta fácil de representar en una fotografía plana. Ayuda sacar distintos objetos situados a diferente distancia. También las líneas que avanzan hacia el horizonte, por ejemplo las de un campo que ha sido arado, ayudan a pensar en lejanía.

6. Revisar el entorno. Cualquier persona que sin tener mucha idea se disponga a sacar una instantánea de un paisaje, un amigo, etc., saca su máquina, enfoca y ya está. Pero, ¿y si se puede retratar mejor lo que se desea desde otra posición, más lejos, más cerca, subiendo algún peldaño de una escalera cercana o lo que sea? Conviene mirar detenidamente alrededor y estudiar las posibilidades.

7. Pensar cuál es el objetivo más adecuado. Los novatos aún no han invertido demasiado dinero, por lo que suelen tener el objetivo que viene con el cuerpo y ya está. Pero con el tiempo conviene comprar alguno más, pues cada fotografía que se desea realizar puede requerir de uno distinto. Básicamente, si se desea captar un paisaje se tiende al gran angular, de poca distancia focal, pero si se pretende captar un detalle a distancia, se necesita un teleobjetivo. En medio, caben todo un abanico de posibilidades.

8. Llevar siempre suficientes tarjetas y baterías de recambio. No existe nada en el mundo más frustrante para un fotógrafo que tener la ocasión de realizar una foto determinada, y no poder hacerlo porque ya no queda espacio en la memoria.

9. Revisar el trabajo realizado. Se puede aprender mucho de los propios errores. Por eso conviene mirar con calma al final de la jornada lo que se ha hecho, pues a veces uno mismo se da cuenta de fallos que ha podido evitar. Las conclusiones ya no se olvidan para la próxima vez.

10. No parar de ver fotografías de otras personas. En realidad a quien le gusta esta disciplina le surge de forma natural descubrir constantemente las obras de otros autores. Resulta habitual que visiten webs especializadas, compren alguna que otra revista, y que en general se fijen en los logros que más les gusten. En todo momento conviene forzarse un poco a estar al tanto de lo que se está haciendo, sea para sumarse a las nuevas tendencias o para ir a la contra.

Cámaras réflex de iniciación a la fotografía tradicional

Conviene estudiar diversos modelos antes de comprar la primera cámarade fotos, pues desde ese momento, un aficionado puede invertir mucho dinero en objetivos que sólo serán compatibles con otros cuerpos de la misma marca. Como es bien sabido, las más comunes son Canon y Nikon. Recogemos dos buenos modelos para ir dando los primeros pasos.

Sugerimos la compra online a través de Amazon, por el buen servicio. Se puede realizar pinchando en los enlaces.

1. Nikon D3000.10.2 MP (Objetivo 18-55 mm VR). Una de las cámaras réflex más vendidas, porque se sigue utilizando cuando se tiene un nivel avanzado. A pesar de sus prestaciones, tiene un coste razonable. Viene de serie con un objetivo de 18-55 mm que da bastante de sí.

2. Canon EOS 700D EF-S 18-55 IS STM. Cámara réflex digital de 18.0 Mp. Una de las máquinas de Canon más recomendables para la iniciación, pues todas las funciones pueden automatizarse, pero con el tiempo se empezarán a utilizar manualmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.