10 consejos para fotografiar gatos

Todo el mundo adora las imágenes de estos animales. Sin embargo, no están dispuestos a posar como modelos a la primera de cambio, y el flash les agota. Recopilamos 10 consejos para fotografiar gatos.

Arrasan las imágenes y vídeos de mininos en redes sociales, o sea que aprovecha para conseguir seguidores. Resulta difícil encontrar a alguien que no les idolatre. Además, se trata de animales bastante fotogénicos por lo que tienden a salir bastante bien en las fotos. Por contra, son mascotas de enorme personalidad, así que no están dispuestos a posar. O sea que por norma general o se aprieta el click mientras están a su aire, o a ver quién consigue que se pongan en el lugar donde se supone que deben colocarse, si ellos tienen otros planes.

Pese a todo, a veces les miramos, y queremos conservar su recuerdo, así como enseñarles a los demás el encanto que tiene nuestro animal de compañía. Todo el que haya adoptado uno, sentirá en algún momento la necesidad de inmortalizarlo. Puesto que el resultado merece la pena, así que recopilamos 10 consejos para fotografiar gatos.

10 consejos para fotografiar gatos

Fotos y vídeos

Trucos y recomendaciones.

Las siguientes recomendaciones básicas son las que siguen profesionales de la fotografía, y expertos en gatos, que llevan años dedicándose a este menester. Seleccionamos las de efectividad probada.

1. Recurre a otra persona para que atienda al gato. Si se emprende la tarea de sacar fotos al gato en solitario, lo más probable será que se marche a otro lugar, o podría asustarse o incluso escaparse si se le ha sacado al exterior. Pero si nos ayuda algún amigo, éste puede distraerle, tratándole con cariño. Quizás deba recurrir a tácticas como utilizar juguetes para gatos, que logren que el animal permanezca en el mismo sitio. En último extremo, recurrir a las chuches.

2. Logra que el gato se acostumbre a la cámara. Si nunca se le fotografía, puede ser que al gato ésta le parezca un objeto extraño, así que se sentirá incómodo cuando se le apunte con ella. Pero resulta muy sencillo conseguir que la acepte con naturalidad, si se le graba con frecuencia, o si se la deja cerca de donde come o juega, para que se habitúe a ella. Eso sí, debe tenerse sumo cuidado, ya que las cámaras réflex por lo general son bastante caras, mejor que las vean, pero que no estén del todo a su alcance.

3. Mejor utiliza luz natural. Cada fotógrafo trabaja mejor con ella, o con focos, aunque por norma general, para retratar gatos resulta mejor salir al exterior que iluminar y conseguir que se quede quieto en una zona concreta. Los mejores momentos del día para hacer las instantáneas son el amanecer (mejor, porque habrá menos gente), desde que sale el sol hasta dos horas después, o el atardecer (que por contra tiene la ventaja de que no hace falta madrugar), que empieza una hora antes de que se ponga el sol. Por supuesto, esto no significa que no se le puedan sacar dentro logrando resultados óptimos. ¡Suerte!

4. No usar demasiado el flash. Aunque nos veamos obligados a trabajar bajo techo, no se debe utilizar muchas veces, pues acaba agotando a nuestro amigo. Además, los resultados suelen ser pésimos, sobre todo porque con él resulta imposible conseguir que los ojos de nuestro modelo queden naturales. En todo caso, mejor girarlo hacia el techo para que su efecto se diluya.

5. No fuerces demasiado a tu gato. Puesto que son animales muy especiales, puede ser que se consiga que vaya a un punto determinado, o que coja tal objeto. Pero no conviene propasarse, o sea que si ese día no está por la labor, mejor probar más adelante, ya que no se conseguirá nada, sólo molestar al felino. Descartar llevarle a lugares que odia especialmente.

Los gatos parecen saber hablar.

6. No les pongas disfraces. Salvo excepciones, la ropa les resulta tan incómoda como degradante, a veces cuando hace frío se dejan vestir, pero un poco a regañadientes. La naturaleza les protege con el pelo, y si se les pone algo encima, se podría bloquear la producción de sustancias en la raíz capilar que les ayuda a tenerlo saludable. Aparte de por no fastidiarle, que no esté a gusto se notará (para mal) en los resultados.

7. Para conseguir que se pongan en el sitio deseado estimula su enorme curiosidad natural. Es la única forma de llevarles a donde se desee. Aún así, a veces no responden, por lo que conviene tener mucha paciencia.

8. Enfoca primero a los ojos. Será lo primero que se mire en la foto, por lo que este detalle resulta importante. Además, estos animales quedan mejor si sus órganos de visión quedan nítidos.

9. Siempre ponerse a su nivel. Un punto de vista bajo muestra el mundo tal y como lo ven ellos, desde este ángulo parecerán auténticos cazadores. En cambio si fotografiamos desde arriba, los gatos no quedan del todo bien, parecen abatidos por las circunstancias.

10.  Idea un bonito marco. No sólo pienses en el gato, sino también en todo lo que va a salir alrededor, para añadirle profundidad de campo a la instantánea. Mejorará su calidad si se busca un fondo que contraste mucho con su pelaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Haz la operación aritmética: *